Tres semanas con El Camino Del Artista

Leyendo El Camino Del Artista de Julia Cameron

Cuando este libro llegó a mi vida, hace más o menos un año, no estaba preparada para él. Fue la primera vez en la que me di cuenta de que todo tiene su momento. Parece una tontería, al fin y al cabo, sólo es un libro, ¿no? Pues no. Es mucho más que eso.

El Camino Del Artista es un libro muy especial, una suerte de manual con el que despertar nuestra creatividad. A través de tareas semanales y de mucho trabajo de introspección, el libro de Julia Cameron nos enseña a rehabilitarnos como artistas. Y cuando digo artistas, me refiero a todos los que tenemos (o nos gustaría) tener profesiones relacionadas con el arte en cualquiera de sus formas. Yo incluso iría más allá, y recomendaría este libro a cualquiera que tenga una mínima inquietud creativa, aunque aún no sepa cuál.

Semana 8 de El Camino Del Artista

El libro se divide principalmente en doce partes, estructuradas en semanas. Cada semana debemos leer el capítulo que corresponde, reflexionar sobre él y hacer las actividades y ejercicios que se proponen. Así que como veis no es un libro que se pueda leer en una tarde y ya está. Antes de empezar hay que tener claro que nos comprometemos con el proceso, por lo menos, durante doce semanas.

Además, hay otro par de actividades importantísimas: las páginas matutinas y la cita con el artista.

– Páginas matutinas: todas las mañanas, nada más levantarnos, escribiremos (a mano) tres páginas. Escribiremos sobre cualquier cosa, desde la lista de la compra al enfado que tuvimos ayer con una amiga. Plasmaremos en ellas lo que tengamos en nuestra cabeza. Estas páginas son innegociables, las haremos sí o sí mientras dure todo el proceso.

– Cita semanal con el artista: para poder ser creativos, tenemos que dedicarnos tiempo. Por eso, todas las semanas haremos algo especial con nosotros mismos. Durante al menos dos horas, haremos algo que nos apetezca mucho, y lo haremos solos, no puede venir nadie más.

Os voy a contar por qué abandoné la primera vez que utilicé el libro. Era duro. Me dolía por dentro, me hacía pensar en cosas de mi vida en las que no quería pensar. No tenía fe en que fuera a funcionar. Y no voy a mentir, ahora que he vuelto a empezarlo, esta vez con el propósito firme de llegar hasta el final, también duele. De momento voy por la Semana 3 (semana que empiezo hoy porque tuve que repetir la Semana 2), y he descubierto muchísimas cosas de mi mundo interior que desconocía. Cosas que son clave en todo lo que he hecho en mi vida creativa.

Me rebelaba contra las páginas matutinas (que me costaban horrores) y no hacía más que poner excusas para dejarlo o para reforzar mi pensamiento de que no iba a funcionar. Así que lo dejé apartado, aunque nunca llegué a guardar el libro. Todo este tiempo estuvo a la vista, en mi mesa. Teníamos una cuenta pendiente.

El Camino Del ArtistaEl Camino Del Artista

Pero hace unas semanas, comentando en las redes sociales que iba a empezar de nuevo con el programa, descubrí que no estaba sola. Y que no era la única a la que le costaba mucho seguir a solas con el proceso (ya os he dicho: duele). Así que entre Ana y Edel decidimos formar grupo y hacerlo juntas, para poder ir compartiendo la experiencia y motivarnos a completarlo. Ellas van mucho más avanzadas que yo, pero no importa, lo que cuenta es poner puntos en común, llegar hasta el final, ¡y no abandonarlo!

Yo estoy encantada, la verdad. Para mí el formar un grupo significa que no voy a dejarlo otra vez, y estoy aprendiendo mucho de ellas. Es curioso ver como las tres hemos sentido cosas parecidas en cada semana, teniendo en cuenta que no nos conocemos personalmente, lo que me hace pensar que el programa de El Camino Del Artista funciona. No sé si mi creatividad aumentará o no, pero por lo menos voy a probarlo. Por ahora, con lo que he descubierto sobre mí, me basta.

El Camino Del Artista Q&A

Por todo lo que he escrito arriba, no voy a recomendar este libro a nadie. Quiero decir, no voy a animaros a que lo compréis y empecéis enseguida. No porque no me esté gustando la experiencia, no es eso. Pero ya habréis llegado a la conclusión de que es un libro que hay que seguir, con el que hay que cumplir ciertas obligaciones y estar dispuesto a escarbar hasta el fondo. Y puede que muchas no estéis listas para eso como me paso a mí. Es más, he escrito esta entrada expresamente para las que me habéis preguntado por él, para las que decís “lo dejo para cuando tenga tiempo”. Que sepáis que con este libro eso no vale, porque nunca tendrás tiempo de dejar libres al menos doce semanas de tu vida. Hay que hacerle espacio en ella, simplemente.

Sin embargo, si al verlo te ha llamado la atención, si no te importaría levantarte más temprano para escribir las páginas matutinas, si hay algo dentro de ti que dice a gritos que lo necesita, entonces es que estás preparada para empezar El Camino Del Artista. Entonces sí te recomiendo que lo busques y que empieces ya mismo.

Contraportada de El Camino Del Artista

Ahora que estoy en mi tercera semana no puedo dejar de pensar en la barrera psicológica de la Semana 8, que es donde me quedé la vez anterior. ¿Qué pasará cuando llegue? ¿Serán las cosas diferentes? Puede que intentar llegar hasta esa semana sea mi mayor motivación :)

Sé que muchas de vosotras habéis completado El Camino Del Artista, y que seguís utilizando las páginas matutinas. Me encantaría conocer vuestra experiencia, saber qué semanas os costaron más… en definitiva, ¡cualquier consejo que podáis darme me vendrá muy bien!

Y yo espero no dejarlo esta vez y poder contaros más sobre él dentro de unas semanas.

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu