Receta: Pan con queso parmesano y tomillo sin amasado

pan-queso-parmesano-tomillo
Pan con queso parmesano y tomillo

Un pan sin excusas. No importa que nunca hayas hecho pan o que no te guste amasar. Da igual si no tienes mucho tiempo libre o si no usas masa madre. Esta receta es anti fallos. Y apenas hay que tocar la masa con las manos, ¡de verdad!

Quise probar estas recetas de pan sin amasado publicadas en Say Yes To Hoboken. El resultado distaba mucho de cómo debía quedar el pan, así que hice varias pruebas y adapté las cantidades hasta que quedó un pan perfecto, con corteza crujiente y miga bastante húmeda. Es una receta que admite muchas variaciones. Se pueden añadir semillas y especias, o prescindir de todo eso y hacer un pan blanco. A vuestro gusto :)

Pan con queso parmesano y tomillo

INGREDIENTES

410 g. de harina panadera o harina normal.
410 g. de agua templada.
2 g. de sal (media cucharada de café).
2 g. de levadura seca de panadería (o 10 g. de levadura fresca).
50 g. de queso parmesano rallado o en polvo.
1 cucharada sopera de tomillo seco.
1 cucharada sopera de semillas de sésamo.
*2 lonchas de queso (opcional).

PREPARACIÓN

En un bol mezclamos la harina, la levadura seca, la sal, el queso en polvo, el tomillo y las semillas de sésamo. Después añadimos el agua templada y mezclamos con una cuchara de madera hasta que todo esté bien integrado. La masa no tiene que quedar lisa y perfecta, solo bien mezclada. Cubrimos el bol con film transparente o un trapo y lo dejamos reposar fuera de la nevera de 12 a 24 horas (para el pan de la foto: hice la mezcla la tarde anterior y lo horneé a media mañana del día siguiente). Deja el cuenco en un sitio donde no lo tengas que mover.

Al día siguiente, verás que la masa ha crecido muchísimo y que ya no tiene la pinta del día anterior: ahora es casi lisa y está llena de burbujas de aire. Vuelca la masa sobre una superficie bien enharinada (en esta parte no te cortes añadiendo harina a la mesa) y con cuidado, aplana un poco la masa para quitar algo del aire. Si vas a añadirle trozos de queso, es el momento. Lo que yo hice fue partir las lonchas en trocitos, añadirlos sobre la masa, plegar la masa sobre sí misma, añadir más trocito y volver a plegar. Así el queso queda dentro del pan. Luego le daremos forma redonda a nuestro pan y lo volveremos a dejar reposar en el cuenco (colocando dentro un trapo bien enharinado para forrar el cuenco) o en el banetton, 30 minutos más. Mientras tanto, precalentaremos el horno a 240º, calor arriba y abajo, sin ventilador.

Coloca el pan sobre papel de hornear y mételo en el horno 20 minutos. Después, baja la temperatura a 210º y hornea 30 minutos más. Ahora viene la parte más complicada: ¡dejar que enfríe antes de comerlo!

Pan con queso parmesano y tomillo
Pan con queso parmesano y tomillo

Ya veis que no puede ser más fácil. Para no tener masa madre es un pan con mucho sabor, incluso en su versión blanca. La corteza es crujiente y gruesa, así que aguanta muy bien unos cuantos días (aunque aquí duró un día y medio, jajaja). Creo que a partir de ahora esta receta será una de mis básicas para hacer panes rápidos que admiten muchas variaciones.

¡Probadlo y me contáis!

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu