Qué es un armario cápsula y cómo crear uno

Un armario minimalista

Voy a empezar a hablar de minimalismo con un tema que seguro os va a interesar (o por lo menos, os va a llamar la atención): el armario. ¿Se puede tener un armario minimalista? Sí. Y además tiene cantidad de ventajas que harán que tu vida sea mejor, así como suena.

Pero, ¿qué es un armario minimalista o armario cápsula?

Se trata de construir un armario para cada temporada, en el que sólo utilizaremos 33 o 37 prendas en total. Esto quiere decir que una vez que completemos nuestro armario, la única manera de añadir prendas nuevas serás eliminando otras que ya tengamos.

¿Cuál es el objetivo de un armario cápsula?

Motivos para adaptar nuestro armario al minimalismo hay muchos, algunos de ellos son:

Comprar menos (incluso no comprar nada). Esto significa que al tener nuestro armario completo no haremos compras por impulso.
Olvidarse del “no tengo nada que ponerme”. Seguro que esto nos ha pasado a todas en más de una ocasión, tenemos el armario lleno de ropa pero nos da la sensación de que no tenemos nada que ponernos. En un armario cápsula todo combina entre sí :)
Encontrar nuestro estilo y llevar todos los días ropa que de verdad nos gusta y nos hace sentir bien.

Podría decirse que un armario cápsula es como un gran fondo de armario, en el que te pones toda la ropa a lo largo de una temporada. Y no es solo para amantes de la moda, al contrario. A mi no me gusta comprar ropa ni sigo las modas, y tener un armario minimalista me ha ayudado mucho a despreocuparme del tema.

Cómo crear un armario cápsula

PASO 1. Empezaremos por organizar el contenido de nuestro armario, las prendas que ya tenemos. Divide TODO en tres grupos: la ropa que te encanta, lo que no sabes si te quieres quedar y lo que definitivamente no quieres.

Prendas que no quieres: dónalas, véndelas o regálaselas a una amiga.
Prendas fuera de temporada que sí quieres: mételas en una caja y guárdalas hasta que sea el momento de utilizarlas.

PASO 2. Escoge los colores que utilizarás en tu vestuario, quédate con uno o dos colores + un color base. Por ejemplo, puedes usar el azul marino como base y los colores gris y rosa como complementarios. La meta es conseguir que todas las prendas de tu armario combinen al menos con otras dos prendas más. Elige también estampados que puedan llevarse varias temporadas.

Si te faltan prendas para completar el armario de la temporada, es el momento de añadirlas. Intenta comprar poco y que sea ropa de calidad.

PASO 3. Lleva todas las prendas de tu armario durante la temporada y NO compres nada. Puedes hacer una excepción y hacerte con 3 prendas nuevas, pero con la condición de cambiarlas por otras que ya tengas (recuerda: vende o regala lo que ya no necesites). Resumiendo: si algo entra, algo ha de salir.

PASO 4. Un par de semanas antes de que empiece la siguiente temporada, planifica y compra tu nuevo armario.

¿Es necesario renovarlo todo? No, claro que no. Puedes quedarte con tantas prendas de la temporada anterior como quieras (cuantas más, mejor, recuerda que hay que hacer pocas compras). Lo habitual es tener que comprar entre 4 y 8 prendas nuevas en el cambio de temporada, pero si es menos, ¡mucho mejor!

Por ejemplo, yo no compro pantalones vaqueros nuevos hasta que los que tengo están hechos polvo, se me rompen, etc. Así que estaré utilizando esos pantalones durante las temporadas de otoño, invierno y primavera de unos cuantos años… Lo mismo me pasa con las chaquetas y abrigos, son prendas que aguantan bien varias temporadas.

Construir un armario cápsula

Las excepciones

Por último, hay artículos que no entran en el número de prendas de nuestro armario minimalista, así que hay que dejarlas fuera de la cuenta total y podemos renovarlas siempre que lo necesitemos:

Ropa interior, calcetines, etc.
Ropa para dormir y estar por casa. Los pijamas y la ropa que nos ponemos para estar por casa no cuentan, siempre que la utilicemos sólo para eso.
Ropa de deporte. Igual que la anterior, no cuenta, pero sólo la podemos usar para hacer deporte (puedes venir de clase de yoga con ella puesta, pero no la puedes utilizar para ir a dar un paseo, etc.).
Joyas y complementos.
Ropa para ocasiones especiales (la ropa que por ejemplo sólo te pones para una boda).

Y también hay cosas que cuentan en la lista:

Calzado. Cada par de zapatos cuenta como una prenda en nuestro armario cápsula, así que elige bien :)
Bolsos y carteras. Esto también cuenta como prenda.
El bikini o bañador.

El armario se debe adaptar a ti

Como esto no es una disciplina, si no un método, puedes ser flexible y adaptar tu armario cápsula a tu estilo de vida. Por ejemplo, yo me quedo con un armario de 33 prendas porque 37 + repuestos me parecen demasiadas, pero sin embargo no pongo en la cuenta las cosas que yo tejo (siempre que no sean ropa). Así que cuando llegue a la temporada de invierno tendré mis 33 prendas y un montón de gorros, guantes y demás. ¡Es lo que tiene ser tejedora!

Proyecto 333 y Capsule Wardrobe en Un-Fancy

Los máximos estandartes de este sistema para organizar tu armario son Proyecto33 y el blog de Caroline, Un-Fancy. Te recomiendo que leas estas páginas antes de empezar a organizar tu armario :D

También puedes encontrar más información aquí. Y en el blog de Un-Fancy tienes un planificador para descargar y organizar el armario de la siguiente temporada. Para las más organizadas, Stylebook es una app que te permite tener todas tus prendas en el móvil, crear conjuntos… sin tener que abrir el armario (además también te permite asignar ropa a cada día de la semana, por si no sabes qué ponerte por las mañanas).

Por supuesto, no es necesario apuntarse a nada para seguir esta iniciativa, no hay que registrarse en ningún sitio, ¡simplemente hay que empezar a hacerlo!

¿Qué os ha parecido lo de tener un armario con tan sólo 33 prendas? Esta primavera he estado probando y aunque no he hecho la planificación de todo el armario, he retirado la ropa que no quería, así que ya he notado bastante la diferencia. El mes que viene os enseñaré las cosas que he elegido para mi armario cápsula de verano. :)

Entradas relacionadas:
  • Carolina - Me siento totalmente identificada con el “armario capsula”.
    Lo gracioso es que lo llevaba practicando hace tiempo sin darme cuenta!! Hace 7 meses me mude de pais llevandome solo lo justo para esa temporada. Senti que tener un armario reducido me simplifico la vida al maximo, en muchisimos aspectos, y los sorprendente es que nunca he tenido la sensacion de que voy siempre con la misma ropa.
    Ahora con el cambio de temporada pienso seguir con la misma filosofia!ResponderCancelar

    • Gemma - ¿Si? Pues yo he estado pensando en mudarme este año y había pensado lo mismo, sólo llevarme la ropa de la temporada en la maleta, jajaja. Ahora sé que es una buena idea :DResponderCancelar

      • Carolina - Te animo muy mucho! Es más, acabo de hacer la maleta porque mañana viajo a casa y me ha llevado la mitad de tiempo que de costumbre! :)ResponderCancelar

  • XISCA - Está idea me parece fantástica, y a la leí y me la planteé hace tiempo cuando compré el libro ” Cómo organizar tu casa en 30 días “.Me parece un sistema genial y al que me tendría que acostumbrar, pero soy incapaz, me plantó cada temporada delante del armario para hacer el cambio, y siempre a la hora de retirar o tirar me invade la duda, y si……????? y no puedo tirar nada.
    Sé que debo tomar una determinación ya !, tengo problemas de espacio y la verdad hay ropa que sólo la cambio de sitio cada temporada y no me la pongo.
    Sé que cambiar de sistema me sería beneficioso, tanto para mi espacio como a la hora de decidir cada mañana que pornerme.
    Prometo que estos días que estoy con el cambio de armario lo intentaré…
    Gracias por compartir.
    Un beso.ResponderCancelar

    • Gemma - A mi me pasaba al principio, me costó mucho deshacerme de la ropa que hacía dos años que no me ponía (por ejemplo, unos shorts y un vaquero en los que estaba clarísimo que yo no iba a volver a entrar, jajaja). Pero me dije, “no más sentimentalismos”. Lo llevé todo a una asociación, porque la ropa estaba casi nueva y no quería tirarla sabiendo que otros la podían aprovechar. De verdad que es un ejercicio fantástico para sentirse liberada.ResponderCancelar

  • Petite Blasa - Hace años me encantaba comprar ropa, cada mes entraba algo nuevo en mi armario, pero desde hace un tiempo siento que no necesito tantas prendas y no me importa repetir ropa a lo largo de la semana. Es increíble darse cuenta de que en la vida se necesitan realmente muy pocas cosas. Lo que más me gusta es que al poner muy a menudo cada prenda, se estropean antes y pasan a mejor vida; esto es genial porque así no me encuentro con que tengo ropa de hace años que ya no me gusta pero que sigue en perfecto estado, además de sentir que realmente la ropa cumple una función. No sé si me explico, pero vaya, que pienso estudiármelo bien porque creo que me voy a subir al carro del armario cápsula :DResponderCancelar

    • Gemma - Pues sí, en realidad no necesitamos apenas cosas, lo que pasa es que ya sabes, este mundo consumista a veces nos hace volvernos un poco locas… Yo tenía la sensación de que tenía mucha ropa pero luego no me podía poner nada :/ResponderCancelar

  • Maria - Hace meses que llevo dándole vueltas a esta idea y creo que definitivamente voy a hacerlo!ResponderCancelar

  • BERTO - mil gracias por el post. Lo encuentro de lo mas interesante y de seguro que lo llevaré a la practica !ResponderCancelar

  • amvelandia - Me encanta la idea, llevo con ella en la cabeza desde que la descubrir, y tu experiencia me anima aún más. Ahora estoy temporalemente con un armario mucho más reducido, y me está empezando a pasar lo que comenta Petite Blasa, y me sentía un poco triste, pero me encanta su manera de pensar, y sí están cumpliendo su función y al tener un armario tan reducido consigo decidir muchísimo más rapido cada mañana y eso es genial :)
    Muchas gracias por compartir tu experiencia y feliz día!ResponderCancelar

  • aurora - no lo he podido leer todo….pero aún así ya me he dado cuenta que es una idea fantástica. Mi PLAN: leer por completo y ponerlo en práctica este fin de semana aprovechando que iba a hacer el cambio de temporada..Mi RETO convencer a mi marido para que también lo haga. Gracias por darnos tan buenas ideasResponderCancelar

    • Gemma - Para un hombre yo creo que todavía debe ser más fácil, ¿no? Jajaja, ya nos contarás si consigues convencerlo :PResponderCancelar

      • BERTO - Creeme que no, para mi como hombre lo veo igual de dificil que para vosotras las mujeres, los hombres nos juntamos con millones de camisetas en los cajones!!! Nuestro armario es una locura muy aburridaResponderCancelar

  • nuria - ufffff me encantaría ser capaz! pero me da taaaaaaaaanta pena deshacerme de ropa que sé que no me voy a poner… esto me lo regaló mi madre, o peor aún, esto me lo hizo ella, aquello… es tan bonito! algún día seguro que me lo pongo… y al final año tras año, y siempre llevo lo mismo! algún día lo conseguiré y me sentiré liberada, muy liberadaResponderCancelar

  • Paula - Yo tengo el armario bastante vacío, pero me has inspirado un montón con el post y creo que voy a mirármelo otra vez para hacer más sitio y deshacerme de algunas cosas que me da pena deshacerme… Un besito!ResponderCancelar

    • Gemma - Ay, a mi me parece que todavía me falta ropa con lo que tengo en el armario. No me he puesto todavía a contar las prendas de la temporada siguiente, pero hay varias camisetas que van a desaparecer, así que…ResponderCancelar

  • V - Yo le andaba dando vueltas a la idea, porque ya había leido algo de las 33 prendas, aunque no sabía que se llamara armario cápsula, el caso es que cada vez que hago mudanza me doy cuenta que tengo muchas cosas, esta temporada lo voy a poner en práctica y a ver si asi no compro o solo lo justo. Este año volví a una técnica que hice hace tiempo, cada vez que me iba de compras, y resistía la tentación, porque en realidd no me encantaba ni me hacia falta esa camiseta, ese dinero lo destinaba a la “hucha de los viajes” …. 10 euros de un lado, 5 de otro, 20 de otro…. hacen un viajecito y eso me gusta másResponderCancelar

    • Gemma - Pues eso me parece una idea genial! Voy a empezar a llenar la hucha con el dinero que no gaste en cosas que no necesito :DResponderCancelar

  • debocados - Madre mía… Yo vivo 6 meses en mi casa y otros 6 en casa de mis suegros. Definitivamente este invento me facilitaría muy (mucho) la vida. Estoy pensando seriamente hacerlo con mi guardarropa y con el de mi chico!!! Gracias Gemma ResponderCancelar

  • Tania - Interesantísima entrada!! Yo llevaba tiempo planteándome que algo así tenía que hacer, pero no había dado con un método tan bien explicado, tan simple y tan efectivo. Ya me he deshecho de unos pocos abrigos/chaquetas que hace tiempo que no me ponía, y seguro que este fin de semana sigo con el resto del armario. ¡Viva la simplicidad!ResponderCancelar

  • Sole Silbando - La idea me parece chulísima, pero dificilísima. Supongo que todo será cuestión de ponerse.ResponderCancelar

  • Maite ParafernaliaBlog - Justo antes del otoño metí una limpieza enorme a mi armario siguiendo alguna de estas premisas, aunque no llegue a seleccionar un numero de prendas determinado. Eso si me deshice de muchas cosas que no quería, guarde lo que no era de temporada, y recoloque el resto de tal manera que pueda verlo todo de un vistazo. Para mi eso hace una gran diferencia. Saber que es lo que tienes para verlo por las mañanas y poder usarlo. A lo de las 37 prendas no se si llegare o no… pero desde luego intentarlo es un avance. Viva el minimalismo!!!
    Estoy deseando ver que eliges para la próxima temporada :)ResponderCancelar

    • Gemma - Como has dicho, tenerlo todo al alcance de la vista es una ventaja muy grande, porque es más fácil elegir la ropa para combinarla. Lo que más me está gustando de esto es que me estoy atreviendo a experimentar conjuntando la ropa, mola mil!
      ResponderCancelar

  • anonimo - ufff…. soy incapaz de vaciar el armario, no sé qué hacer con la ropa, y me da muchísima pena tirarla al contenedor. Siempre pienso que debería de haber tiendas de intercambio, casi todo se queda nuevo y da mucho remordimientoResponderCancelar

    • Asun - Una opción es quedar un día en el trabajo, con amig@s, compañer@s de estudios…. y cada uno llevar la ropa que no necesite o no quiera. Repartirse la ropa, y lo que nadie quiera llevarla a una asociación, Cruz Roja, Cáritas… o donde cada uno tenga más empatía.ResponderCancelar

      • Gemma - Eso me parece genial :) Toda la ropa que ya no he querido o necesitado la he llevado a una asociación, porque no tengo amigas que gasten mi talla. La ropa está tan nueva que me daría mucha pena tirarla.ResponderCancelar

  • Asun - Hola, es curioso pero en poco tiempo he visto varios artículos sobre este tema, y ayer incluso lo comentaba con una compañera de trabajo, jajaja. No sé si será una señal……ResponderCancelar

  • SaraTH - Pues estos consejos vienen de perlas ahora que se acerca el cambio de armario. Los tendré en cuenta ;)ResponderCancelar