¿Qué 5 cosas salvarías de un incendio?

¿Qué salvarías de un incendio?

Recientemente leí esta misma pregunta en un blog y no consigo recordar en cuál (mi cerebro me dice que fue en A Cup Of Jo, pero tras hacer una búsqueda no he encontrado nada parecido). El caso es que me pareció una buenísima pregunta que todos deberíamos plantearnos. Confieso que desde que leí el artículo no he dejado de pensar en ello, porque me ha costado mucho decidir cuáles son esas cinco cosas.

Antes de que te pongas a preguntarte qué cinco cosas salvarías de un incendio, quiero hacer un inciso. Esto no trata de encontrarte tu casa en llamas y salvar a los que viven dentro. Hay que sentar unas bases. Es decir, suponemos que todos los habitantes de la casa están a salvo del fuego (personas, animales…) y que después del incendio tendrías asegurado el alimento y las necesidades básicas. Vamos, que no hace falta incluir en la lista de objetos cosas como “comida de la despensa” o “mis perros”. La cartera o monedero con el DNI y demás tarjetas también la llevamos. ¿Entendido? Pues ahora sí, haz tu lista :)

Estas son las cinco cosas que yo he elegido después de mucho pensar, os prometo que no ha sido nada fácil y me ha sorprendido que no lo fuera. Al fin y al cabo, son cosas. Y las cosas son reemplazables. La lista no está en orden de prioridad ni nada, pero puedes hacer la tuya según el orden de importancia si quieres.

1. Mi portátil. Porque es pequeño y rápido de coger y casi todo mi trabajo está ahí.

2. Cámara de fotos. No es un objeto absolutamente necesario (teniendo en cuenta que los móviles de hoy en día hacen buenas fotos), pero no quiero olvidar que una de las cosas que más me gustan en el mundo es la fotografía, y llevarme mi cámara me ayudaría a captar muchos momentos de después del incendio.

3. Mi maletita con las agujas de punto y los ganchillos. Puedo comprar lana y algodón en cualquier sitio, pero perder mis herramientas sería un golpe duro. Tenerlas es saber que puedo seguir creando cosas con mis manos, eso me da mucha tranquilidad.

4. Traveler’s Notebook y estuche con bolígrafos. No soy nadie sin mi cuaderno, lo reconozco. Me gustaría tenerlo en los momentos de después, poder escribir en él… Me ayudaría a mantener el orden en mi cabeza.

5. Caja con recuerdos varios. Tengo una caja con cosas que he ido encontrando en mis viajes, corchos de botellas que hemos abierto en momentos especiales, billetes de avión que significan algo para mí, etc. Sé que es absurdo llevarse eso, pero cogería esa caja sin pensarlo.


Lo que más me ha sorprendido de mi lista es que me llevaría algo que no es vital para mí: la caja de los recuerdos. Soy una persona muy práctica y no me considero demasiado sentimental, pero es en general. Hay algunas cosas (pocas, muy pocas) para las que realmente sí lo soy.

Después de hacer tu lista, puedes plantearte unas cuantas preguntas sobre los objetos que has decidido incluir:

– ¿Qué podrías hacer ahora mismo para que esos objetos que te importan estén más seguros?

– ¿Les concedes la atención que se merecen?

– Después de haber hecho la lista, ¿te resultaría más sencillo perder otros objetos que no han entrado en esas cinco cosas importantes?

– ¿Crees que hacer esta lista te ayudará a tenerlo más claro en caso de emergencia?


Yo he aprendido dos cosas: que debería darle más importancia a las cosas que aparecen en mi lista, dedicarles más tiempo… Y que por lo menos ahora sé qué intentaría salvar, porque antes de hacer la lista simplemente me hubiera ido de casa (como mucho hubiese cogido el portátil y ya está).

Tienes todo el fin de semana para reflexionar sobre la pregunta y contarme cuáles son tus cinco cosas ;)

Entradas relacionadas:
  • Nerea B - Lo malo es que yo todas las cosas que me gustaría llevarme son pesadas (o tendría que dar varios viajes), pero si por mi fuera me llevaría
    -Álbumes de fotos, tengo unos 10.
    -Caja de recuerdos. Tengo objetos, cartas y recuerdos de mi infancia básicamente.
    -Mi colección de libros. Imposible sacarla en menos de 5 viajes XD
    -Mi colección de DVDs. -.-‘
    -La tacita de Chip, de La bella y la bestia.

    En fin, creo que me quemaría XD Debería de dejar de coleccionar cosas. En mi caso la tecnología es 0 valiosa para mí, así que ordenadores, móviles y demás ahí se pueden quedar.
    No, ahora en serio, si hubiese un incendio cogería documentación (DNI y demás), el dinero y por supuesto a mis mascotas y saldría pitando.ResponderCancelar

    • Gemma - Hombre, claro que no hay nada material que sea vital. Por eso en el experimento se asume que todos los seres vivos, etc están a salvo ;)

      A mí lo que me sorprende más es que no le tengo tanto apego a nada como yo pensaba. Vamos, que sé que no me importaría dejar todo atrás.ResponderCancelar

  • Raquellogs - ¡Qué difícil! Si nos ponemos serios de verdad, podría vivir sin salvar nada, es decir, todos los objetos materiales son, al fin y al cabo, prescindibles. Pero, ¿qué me daría pena perder?

    -Mi disco duro externo y CD’s viejos con todos mis documentos, fotos y cosas que voy sacando del pc.

    -Los álbumes de fotos físicos, que en casa tengo poquitos, pero les tengo cariño (son fotos de cuando era pequeña y adolescente).

    -Mi pc, básicamente por trabajo.

    -Algunos objetos a los que les tengo cariño: algunas tazas, figuritas, decoración…

    -Este último punto me cuesta decidirlo, porque soy AMANTE de los libros (es mi fetiche, mi trabajo y también soy muy muy lectora); y mis cámaras fotográficas, otra de mis obsesiones.ResponderCancelar

    • Gemma - Para lo que sirve pensarlo es para ser un poco más razonables respecto a todas las cosas materiales que tenemos. Porque como digo siempre, tenemos muchísimo más de lo que necesitamos. Y casi todo, como he dicho se reduce a las cosas a las que tenemos más cariño en cuanto recuerdos (lo de los portátiles, tristemente suele ser por trabajo).ResponderCancelar

      • Raquellogs - Entiendo totalmente lo que dices y justo acabo de leer la newsletter que has mandado y que voy a guardarme en el correo porque suscribo totalmente tus palabras.

        No paro de repetirme, a mí misma y a los que me rodean, que odio el derroche por encima de todas las cosas. Porque, como tu dices, no hay nada imprescindible. Lo que salvaríamos tiene siempre un valor sentimental. Pero hasta de cosas así me he deshecho (ropa que me había regalado mi abuela ya fallecida, y que nunca me había puesto, por ejemplo, pero me dije, mi abuela no está en esa camiseta, sino en mis recuerdos).

        Besitos y ánimo con ese nuevo objetivo =)ResponderCancelar

  • Arualchu - Yo este ejercicio no lo puedo hacer. Tuvimos un incendio en casa cuando era pequeña que me dejó bastante tocada y recuerdo que en ese momento en que todo era grito, correr con un paño humedo en la boca escaleras abajo y todo, lo único que pensaba es que dejábamos atrás a las tortugas porque no podíamos cogerlas para salir a tiempo.
    Imposible. No hay nada material que me merezca tanto la pena.ResponderCancelar

    • Gemma - Uf, es que no es lo mismo. Esto se refiere, porque sólo es hipotético (creo que nadie en tu situación se habría parado a coger nada), a cosas como por ejemplo que haya un incendio cerca y te hagan salir, etc. Lo material, sólo es eso: material. Y jugarse la vida no tiene sentido. Pero es para reflexionar sobre otras cosas respecto a los objetos y posesiones.

      Ay, espero no haberte ofendido con el post, en serio.ResponderCancelar

  • blanca - Estando de vacaciones en Eslovaquia, a media noche sonó la alarma de incendios del hotel y las tres únicas cosas que cogí antes de salir disparada a la salida de emergencia fueron:
    El pasaporte.
    Mi cámara reflex
    Una cazadora roja de pepejeans.
    Aunque al final la cosa quedó en falsa alarma me hizo pensar en que consideramos esencial y que no.ResponderCancelar

    • Gemma - Menudo susto, ¿no? Yo no sé cómo actuaría en una situación así, la verdad, porque siempre que he hecho un simulacro sabía que era eso: un simulacro. Y quieras o no no es lo mismo.

      Me ha llamado la atención lo de la cazadora. ¿Fue porque hacía frío? ¿O por algún motivo en especial?ResponderCancelar

  • Rocío - Mmmh, complicado pero interesante ejercicio. Yo también creo que si alguna vez me pasara de verdad, me pondría las gafas (no soy nada sin ellas) y saldría corriendo sin pensar nada más. Me lo guardo para algún momento de relax del finde…ResponderCancelar

    • Gemma - Muy muy complicado. Estuve muchos días pensando sobre el tema. Y luego no sé si realmente me centraría en coger esas cosas, pero vamos, sí me sirvió para poner en perspectiva mi relación con algunos objetos, ¡ya me contarás!ResponderCancelar

  • Elena L. Maraver - Qué curioso! Este es un ejercicio que yo hago cada X tiempo, cuando siento que mis prioridades están cambiando. Tengo mucha tendencia a evaluarme y determinar qué es lo importante para mí. Después de muchos años practicándolo he descubierto que salvaría siempre, siempre, siempre:
    – Mi libreta de contraseñas: Hace tiempo que empecé a guardar buena parte de mi material de trabajo en la nube así que sin ella no soy nada porque no puedo recordar las más de 200 contraseñas que hay en ella.
    – El disco duro de mi ordenador y el externo: No tengo portátil sino un sobremesa y llevarme toda la torre podría ser peligroso, si pudiera salvar la torre entera lo haría y si no trataría de salvar sólo el disco duro. El externo lo tengo a la mano.
    – Mis agendas: Ahí está toda mi vida así que se vienen conmigo.
    – Mi bolso: Imagino que aunque la cartera con el DNI y el dinero está salvada, no lo estará el resto de las cosas que llevo en el bolso. Mi Traveller’s Notebook, mis gafas de sol (viviendo en Almería son vitales), el móvil, la tablet, etc.
    Y listo, no creo que salvara mucho más.ResponderCancelar

    • Gemma - Me ha parecido SÚPER interesante lo que has dicho de que sueles hacerlo cuando notas que tus prioridades cambian, me lo anoto para el futuro :DResponderCancelar

  • Carolina - He de reconocer que me dejaste noqueada; no era muy capaz de decidirme porque al fin y al cabo, lo material es sólo eso, material. Creo que las cosas que elegiría serían aquellas que tiene un valor muy sentimental. Aún así, sólo puedo elegir dos (un peluche que conservo desde los 8 años y el anillo de pedida de mi madre) que están en casa de mis padres!!!! xDResponderCancelar

    • Gemma - Jajajaja, entonces deberás asegurarte de que tus padres cojan esas cosas si se produce un percance XDDResponderCancelar

  • Imu - He tenido esa experiencia pero en vez de un incendio fue una inundación, me ha hecho gracia ver lo del portátil y las cámaras, fue lo primero y único que mi pareja y yo pusimos a salvo, sin contar claro a nuestros perros. Fue una gran experiencia, que me encantó tener, aprendí que para vivir no necesito demasiado.ResponderCancelar

    • Gemma - Cuando pensamos que necesitamos muy poco para vivir, nos damos cuenta de que en realidad todavía necesitamos menos ;)

      Es un ejercicio interesante para hacer balance de prioridades, por cierto, me alegro de que no os pasara nada.ResponderCancelar

  • Yamila - Yo lo que salvaría sería:
    1. Mis libros favoritos de la estantería.
    2. Mi ordenador portatil.
    3. Mi mochila de la facultad con todos los libros ubiversitarios dentro.
    4. Mi CD de música favorito: Deny.
    5. Y por último pero no menos importante la caja donde guardo el correo postal que mantengo con amigos.

    Eso es todo lo que salvaría sin dudas.ResponderCancelar

  • Gemma - ¡Casi todas coincidimos con el portátil! Eso me hace pensar hasta qué punto se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestro día a día. Tanto por temas de trabajo, como de ocio o simplemente un medio de comunicación…ResponderCancelar

    • Sole Silbando - Lo del portátil es vital sí. Yo me he puesto a pensar si me llevaría los álbumes de fotos que tengo por casa. Pero como las fotos las tengo en el portátil también, ya está.ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Lo primero que me ha venido a sido mi gata, pero claro, no entra en la categoría de cosa jajajaja… Las mías creo que serían:
    1)Los pendientes con los que me casé. Fueron un regalo de mi abuela.
    2)Mi portátil.
    3)La cámara de fotos..
    Y me sobran dos. La verdad esResponderCancelar

  • THE ARTICORE BLOG - Madre mía, este tipo de preguntas me crean una ansiedad brutal, ¡nunca sé qué me llevaría! Supongo que lo principal sería mi disco duro externo, que es donde, desde hace unos meses, guardo todas mis fotografías y documentos. Lo demás lo decidiría sobre la marcha…ResponderCancelar