Puntas de Calnegre, una reflexión sobre el paso del tiempo

puntas-de-calnegre

La primera vez que visité este lugar fue en el 2010. Lo descubrimos por casualidad. Una playa muy pequeña, escondida. A primera vista sin nada especial, pero nos gustó tanto que volvimos unos días después y nos quedamos allí el resto de las vacaciones.

Pertenece al parque natural de Cabo Cope y Puntas de Calnegre (Murcia), y es una zona de playa virgen en la que perderse y disfrutar de la naturaleza. Porque no hay otra cosa, no hay nada. Sólo tu y la playa, el mar, las rocas. Paz y tranquilidad.

Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre

Fui un poco ilusa y esperaba encontrarme todo tal y como estaba hace años. Por supuesto, no fue así. Para empezar, habían vallado nuestra playa y a cambio, montado un parking de caravanas. Aún así, encontramos un sitio perfecto donde quedarnos. Durante unos días, volví a disfrutar de “mi playa secreta”. Busqué caracolas, piedras bonitas, me senté al sol (a no hacer nada), recorrí los acantilados y fuimos al pueblo paseando por el viejo camino.

Y me di cuenta de lo injusta que había sido exigiendo que todo estuviera igual que aquella primera vez. Yo soy como esa playa: también he cambiado desde 2010. He crecido, mejorado en algunas cosas, seguramente también empeorado en otras… Pero hay que amar el cambio y aprender a abrazarlo. Fue darme cuenta de esto y volver a sentirme tan feliz en este sitio como hace años.

Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre
Puntas de Calnegre

Así que por mucho que cambie este lugar con el paso del tiempo, siempre será especial para mi. Creo que mi sitio favorito en el mundo, aunque no tiene nada, aunque sólo hay mar, piedras y arena. Si buscáis pasar unos días tranquilos, os recomiendo que hagáis una visita a este pequeño paraíso.

Que tengáis un buen fin de semana :)

  • Mari Carmen - Ay! Gemma como los de Cartagena te lean y vean que has puesto que el parque pertenece a Murcia… En todo caso a la Región de Murcia y dentro de la localidad de Cartagena. Lo digo porque poco ayuda la Administración de la Región a conservar esta zona y son los voluntarios de Cartagena los que buenamente ayudan con su trabajo desinteresado a la limpieza de este parque natural y luchan por su consevación.
    La verdad es que no me extraña que estés enamorada de esta playa.ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Qué mágicos pueden ser los lugares a veces, y reveladores. Me encanta cada vez que publicas imágenes de tus escapadas, te lo he dicho y repetiré siempre. Pero si encima, van acompañados de estos momentos de claridad mental, alegran mi día. Según leía, yo misma he tenido la tentación de decir: cauen! Un parking no! Pero luego, te he seguido leyendo y me ha encantado la reflexión. Cuánta razón. (y me he dado una pequeña colleja jajaja)ResponderCancelar

    • Gemma - Amaia, a nosotros lo del parking para caravanas nos dejó chafados. Entiendo que ha sido una forma de reubicar a todas las caravanas que se quedaban en la playa, ahora que la han vallado. Por suerte, la zona de caravanas no está en la playa, da al lado opuesto de la carretera que bordea este sitio (por un lado, no hace feo en esta zona y por otro, lo siento por los de las caravanas que ahora ya no tienen esas pedazo de vistas que tenían, jajaja). Claro está, que también es una forma de sacarles dinero a los que van con su caravana a esta zona, la mayoría son alemanes y franceses y como buenos ciudadanos hacen todo lo que les dicen…ResponderCancelar

  • blanca - Dios, menudas fotos, me encantan y esa es sin duda mi playa favorita, porque todavia tiene un halo salvaje y naturalResponderCancelar

  • Yos - Que lindo todo, las fotos, la reflexión, los momentos en compañía sola.

    Magnifico para pasar un momento de introspección, o simplemente quedarse en blanco escuchando el mar :)ResponderCancelar

  • Vicky - Hola Gemma,

    Me parece precioso que hayas querido compartir tu ‘playa secreta’ con los demás y así podamos conocer sitios tan maravillosos. Mi hermano suele va todos los años a La Azohia y también le encanta, parece estar bastante virgen aún.
    Maravilloso que aceptes que todos y todo cambia, tienes razón, muy bonita reflexión. Gracias.
    VickyResponderCancelar

  • Petite Blasa - A mí la playa es una cosa que no me gusta, porque la asocio con hordas de gente molesta y calor infernal. Pero las playas vacías, especialmente en épocas que no sean verano, me encantan, me parecen mágicas. Casi me parece que escucho el ruidito del mar mirando esas fotos :)
    Mis lugares favoritos, dentro o cerca de mi pueblo, para estar cuando necesito paz no son bonitos ni especiales, pero todos tienen algo en común: naturaleza. Ver la vida en estado puro me hace reconciliarme con muchas cosas. Es como si me transmitiera el mensaje de que al todo sigue su curso, que las cosas son como tienen que ser y que al final todo saldrá bien :)ResponderCancelar

    • Gemma - Ay, Tania, pensamos exactamente igual, jijiji. Las playas aquí ni las pusoResponderCancelar

  • Constanza - Me encanta este escrito sobre el paso del tiempo y ls huellas en nosotros!
    Es muy especial tu blog.
    Gracias y saludosResponderCancelar

  • Juliana - ¡Qué bonitas fotos y qué buena reflexión Gemma! Creo que conozco esa playa, debí ir hace siglos con el colegio. Si puedo volveré por allí y veré como ha cambiado ;)
    Por supuesto, que Cartagena también es parte de Murcia! jeje
    Besos a todos!!ResponderCancelar

  • SaMtRoNiKa - Ay Gemma.. siempre nos haces pensar :)tienes razón, al igual que nosotros crecemos el mundo también lo hace, no debemos tener miedo ni enfadarnos… Las fotos como siempre, una delicia, me hace gracia esa que es como un agujero y hay cosillas dentro jeje

    Si algún día me dejo caer por allí esta visita queda pendiente, es como me gustan a mi las playas :)

    Buen fin de semana guapa!ResponderCancelar