Probando el desodorante sólido y el dentífrico en polvo de Lush

Probando el desodorante sólido y el dentífrico en polvo de Lush

Cuanto más me afianzo en el minimalismo más ganas me dan de implementar cosas que mejoren mi vida. Aunque no puedo decir que esté al 100% en el movimiento zero waste, sí es verdad que poco a poco intento que mi existencia en este planeta sea más sostenible y sobre todo, natural. Ya os he contado en alguna ocasión que me preocupa especialmente todo aquello que pongo en mi cuerpo, sobre todo las cosas que damos por sentado que son inofensivas para nuestro organismo y que en realidad desconocemos.

Las cosas más fáciles de hacer por uno mismo en cuanto a cosmética se refiere, son la pasta de dientes y el desodorante (aunque aquí os enseñé lo fácil que es hacer polvos de maquillaje). A mí me encanta experimentar en casa, pero no siempre tengo tiempo suficiente para poder hacerlo todo, por eso no me importa comprar lo que necesito. Además, soy de las que siempre anda en busca del producto perfecto :)

Así que me decidí a hacer un pedido a Lush para probar precisamente dos de los productos de los que más había oído hablar: el desodorante sólido y su dentífrico en polvo. Los he estado todo este último mes y os voy a contar lo que me han parecido, aunque ya os adelanto que la experiencia ha sido súper positiva.

Probando el desodorante sólido y el dentífrico en polvo de Lush

Elegí el desodorante sólido Aromaco y el dentífrico en polvo Tooth Fairy. Ambos productos tienen otras versiones en diferentes formatos (por ejemplo, hay desodorante en polvo y también hay dentífrico en pastillas masticables). Yo escogí estos formatos porque me dio la sensación de que durarían más tiempo y serían más cómodos de usar, ¡y así ha sido!

Desodorante sólido Aromaco de Lush

El desodorante me ha sorprendido muchísimo, estoy más que encantada con él. Es una experiencia completamente distinta a utilizar desodorantes convencionales. Aromaco es una barrita sólida que pasas por la piel limpia y seca a modo de desodorante. Lo primero que me sorprendió fue el olor. Es fuerte y muy peculiar, como digo yo, parece que hueles a campo (y no es raro, puesto que básicamente está hecho con plantas como el Hammamelis). En vez de ser antitranspirante, ayuda a cerrar suavemente los poros en lugar de obstruirlos.

Debo decir que mi olor corporal no es fuerte. Creo que en mi vida jamás he olido a sudor, incluso después de estar horas sobre la bici. Pero me gusta oler bien. De todas formas, por todo lo que he leí antes de comprar Aromaco, este desodorante funciona especialmente bien en aquellas personas que sudan mucho y que no encuentran un desodorante convencional que les funcione, ¡así que no dejéis de probarlo!

He estado experimentando con el número de veces que paso la barrita sobre la piel, ya que no venía ninguna indicación al respecto. Y he descubierto que para los días normales basta con hacer dos pasadas en cada axila, mientras que en los días de más calor o aquellos en los que voy a hacer más ejercicio, lo paso tres veces. Y ningún día me ha fallado :)

Tras un mes de uso la barrita está prácticamente igual que cuando llegó a casa, así que creo que va a durarme todo el verano por lo menos. Lo único que debéis tener en cuenta al aplicarlo es tener cuidado para no manchar la ropa. Si te pones primero el desodorante y luego te pones una camiseta oscura, es posible que la manches de blanco al ponértela (para que no te pase simplemente ponte primero la camiseta y luego te aplicas el desodorante). En las camisetas blancas leí que no deja manchas amarillas, pero sí lo hace, al menos basándome en mi experiencia. Si bien es cierto que al lavar la prenda desaparece, no como pasa con los desodorantes comerciales. Aquí tenéis una foto de la marca que queda en una camiseta blanca después de haberla llevado todo el día:

IMG_3877

Como veis, apenas se nota por la parte interior de la camiseta, y como he dicho, al lavarla en un ciclo corto con agua fría desapareció sin dejar rastro.

¡Estoy contentísima con este descubrimiento! Veo muy difícil, por no decir imposible, la vuelta a los desodorantes comerciales. Me parece comodísimo el uso de una barrita sólida, y además huele tan especial… y lo más importante: es efectivo.

Dentífrico en polvo de Lush

Mi problema con la pasta de dientes comercial viene de largo. No recuerdo cómo, un día investigué un poco todo lo que contiene un tubo de pasta de dientes y me quedé alucinando. Más aún cuando me enteré de que realmente la pasta de dientes no es necesaria para limpiarse los dientes. Es decir, que no te limpias más ni mejor los dientes con ella, la efectividad está en el cepillo. Podrías cepillarte los dientes sólo con agua y sería lo mismo. La única diferencia radica en los efectos extra que tenga la pasta (por ejemplo, si utilizas una anticaries, o una especial para encías, etc.). Pero si lo único que necesitas es tener los dientes limpios, que sepas que la pasta de dientes no es necesaria. Dejando esto a un lado, sabía que tenía que existir una opción mucho más saludable que el dentífrico lleno de químicos extraños que nos venden.

Lush tiene disponible dentífricos en polvo y en tabletas masticables. No sabía si la experiencia de masticar una tableta de dentífrico iba a ser agradable para mí, así que escogí el formato en polvo, Tooth Fairy. Y de nuevo me he llevado otra grata sorpresa :D

Durante un par de años llevé ortodoncia y en ese tiempo me volví una friki de la limpieza dental. Sólo los que han llevado aparato lo entenderán, jajaja. Para mí la higiene dental es súper importante. Voy al dentista con regularidad, utilizo hilo dental y no me sirve cualquier cosa para lavarme los dientes. Por eso creí que una opción más natural no superaría mis expectativas. Pero no ha sido así en absoluto.

Para utilizar el dentífrico en polvo sólo hay que humedecer el cepillo de dientes y luego dar pequeños toques en el polvo. Después de empiezas a cepillar de la manera habitual. Al principio es rarísimo. Este dentífrico no es nada fuerte en sabor, que es a lo que estamos acostumbrados. Y da gustito lavarse los dientes así. Se supone que sabe a fresa, pero el sabor es muy suave, más como las Aspirinas masticables que otra cosa. Y aunque ya os enseñé en Snapchat cómo era cepillarse los dientes con este polvo, os digo que sí, que hace espuma como la pasta de dientes de toda la vida. No tanta, pero sí que hace. Los dientes quedan limpios y suaves, tras este primer mes de uso puedo decir que mis dientes y encías siguen igual o mejor que antes de hacer el cambio.

El envase se puede reciclar y al ser en formato polvo también dura muchísimo, como el desodorante. Todavía no he notado la diferencia de cantidad después de este primer mes. Si odias la sensación tan fuerte de otros dentífricos, esto es la solución a tu problema. Después de usarlo es como si hubieras estado comiendo gominolas.

Muestras gratuitas de mi pedido

Como siempre que haces pedido en Lush, puedes escoger algunas muestras gratuitas. Yo elegí dos productos que tenía especial interés en probar: la hidratante corporal Dream Cream y el champú seco en polvo No Drought. También me enviaron un pedacito del jabón cremoso Turkish Delight.

El jabón cremoso lo estoy utilizando en la ducha, y aunque no creo que sea un producto que compre en un futuro (mi cuerpo no tolera muy bien los jabones de este tipo para usarlos a diario y tengo que utilizar un gel de baño para pieles atópicas), me ha gustado mucho. El olor a rosa o lo que sea no lo he encontrado, parece que olía mucho más en su versión anterior, por lo que he podido leer. Ahora simplemente me huele como a jabón del que se hace en casa, pero sí es verdad que es bastante hidratante y eso lo he notado en la piel.

Dream Cream y champú en polvo No Drought

En cuanto a la crema, ¡es genial! Es una hidratante muy intensa. Su base principal es la leche de avena y el agua de rosas. El olor es profundo, a mí me encanta, pero quizá si tienes un olfato muy sensible no sea para ti. La he utilizado en las piernas tras la depilación y me ha sorprendido que no picara y que dejara la piel súper hidratada y suave durante todo el día.

Y sobre el champú en polvo os hablaré en profundidad en un post que quiero hacer sobre champús secos, pero os puedo decir que funciona. Quizá el formato de presentación no sea el más adecuado, ya que resulta difícil de aplicar correctamente, cosa que es importantísima en un champú de este tipo, pero todo se puede solucionar. Me hubiera gustado notar algo más de aroma a lima en el champú en polvo, eso sí.

Como os he dicho arriba, ¡no volveré al desodorante ni a la pasta de dientes comercial! Estoy más que encantada con estos dos productos de Lush y tengo ganas de probar también su otro desodorante sólido y el dentífrico en pastillas (que me parece comodísimo para llevar de viaje). A partir de ahora son dos imprescindibles en mi cuarto de baño :D

*Puedes consultar los ingredientes y descripciones detalladas de cada producto en el enlace del mismo. Los productos de Lush no se testan en animales y la mayoría de ellos además son aptos para veganos.

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu