Pregunta a las crafters: ¿eliges primero el patrón o la lana?

¿Qué eliges primero?

La pregunta de este mes me la sugirió Begoña, una lectora del blog y ex alumna de mis cursos. La tenía apuntada en el cuaderno esperando el momento oportuno, y ahora que ya estamos en septiembre y hemos vuelto a la rutina, creo que es el momento perfecto. Esta vez va dedicada a las que tejen y hacen ganchillo :)

¿QUÉ ELIGES PRIMERO EN UN PROYECTO? ¿EL PATRÓN O LA LANA?

Estoy segura de que la respuesta va a variar muchísimo dependiendo de si la tejedora es principiante o avanzada, ya veréis. Por mi experiencia puedo decir que al principio se tiende a comprar ovillos en plan locura, sin saber qué podrás hacer con ellos ni plantearte su calidad. Pero es que claro, hay lanas tan bonitas, que es imposible resistirse… Y luego viene el desastre: te encuentras con un montón de ovillos y madejas con los que no tienes ni idea de qué tejer (a veces hasta te preguntas por qué los compraste), porque casi siempre has ido comprándolos de dos en dos o has comprado ovillos sueltos.

Para mi no hay opción mejor ni peor siempre que escojamos con cabeza. Esto quiere decir que si entras en una tienda y te enamoras de una lana, me parece muy lícito que la compres, jajaja. PERO antes piensa en cuántos ovillos necesitarás para poder tejer algo con ella. En mi mundo tejeril eso significa llevarme un mínimo de tres ovillos o madejas. Así me aseguro de que puedo tejer con ella un proyecto mediano o varios pequeños. Hace ya tiempo que dejé la costumbre de comprar ovillos bonitos sin tener un patrón asignado antes, con una excepción: las madejas y ovillos de lana para calcetines. Ahí no hay reglas, si me gusta la lana, me la quedo. Porque al final sé que voy a tejer un par de calcetines con ella, y como todas las tejedoras sabemos, la lana para calcetines no cuenta ;)

En los últimos años he cogido la costumbre de elegir primero el patrón. De esta forma no tengo tantos ovillos huérfanos en casa y no sé por qué, me hace sentir mejor. Me da por pensar que los ovillos están ahí para ser transformados en algo bonito y que tenerlos años y años en una caja no es justo para ellos. Totalmente sin sentido, ¡pero no puedo evitar que me vengan esas ideas a la cabeza! Así que miro lo que me apetece tejer en mi queue de Ravelry, escojo dos o tres proyectos y me pongo a buscar la lana más adecuada para tejerlos. Que de todas formas no es fácil, entre tanto ovillo bonito es complicado elegir.

¡Lo olvidaba! También hago excepción con las madejas de lana hilada a mano. Siempre tengo la sensación de que estas madejas “eligen” lo que tenemos que tejer con ellas, y no al revés.

¿Cómo lo hacéis vosotras? ¿Qué cosas tenéis en cuenta antes de empezar proyecto nuevo?

Entradas relacionadas:
  • Cecilia Cano - Me encanta el post de hoy, muy buena pregunta. Mi impulso es comprar como una loca toda la lana que me gusta, pero como no estoy muy bien de presupuesto, tengo que tener más cabeza y pienso antes lo que voy a hacer y luego compro el material. Aunque de vez en cuando me doy un gusto y compro por impulso lo que más me guste. Ayer por ejemplo, compré 3 ovillos de trapillo que me gustaron y ahora tengo que pensar en qué voy a hacer con ellos. Me gusta tu forma de hacerlo, es verdad que es mejor no tener ovillos esperando a que se nos ocurra algo con ellos.ResponderCancelar

    • Gemma - Jajaja, me ha gustado lo de “comprar como una loca toda la lana que me gusta”, ojalá lo pudiéramos hacer siempre, ¿verdad? Si tuviera espacio y dinero infinito, menuda locura XDDDResponderCancelar

  • Nony - Hola Gemma!
    Pues en mi caso es un poco de todo. Como normal habítual compro la lana antes del proyecto. El motivo es que yo tejo amigurumi, y siempre utilizo hilo de algodón peinado, incluso soy bastante fiel a una marca, por lo que tengo siempre un surtido con suficientes colores como para embarcarme en cualquier proyecto que surja.
    A mayores me gusta mucho experimentar con diferentes lanas, hacer amigurumis con materiales que no son los habituales suele ser muy divertido. En estos casos me resulta fácil puesto que no sigo ningún patrón, sino que la lana va tomando forma según la voy tejiendo, y voy improvisando el patrón para adaptarlo al material.
    Este material lo suelo elegir por amor a primera vista, lo suelo tener guardado y de cuando en vez lo saco y lo miro, le doy una y mil vueltas. Si no surge nada lo vuelvo a guardar, hasta que un día salta la chispa y surge un patrón.
    Los casos en los que compro lana concreta para un patrón suele ser cuando compro el patrón de otra tejedora y mi stock de lanas no se adapta al patrón o necesito más cantidad de la que suelo tener.
    Me parece un pregunta genial, porque así podemos conocer los hábitos de cada tejedora y podemos aprender mucho de cada una.
    Un abrazote!ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Se me había olvidado hablar del material que uso para amigurumi! Yo también suelo usar una marca de algodón en concreto y como tú, tengo un montón de colores siempre en casa :) Pero bueno, con esto hago como con la lana de calcetines, que no cuenta, jajaja, porque son exclusivamente para amigurumi.ResponderCancelar

      • Nony - Es que con amigurumi nada cuenta… Se puede tejer uno incluso con los hilos sobrantes de cualquier proyecto! jajajaja!! Los límites los marca tu imaginación! Un besote!ResponderCancelar

  • julio_elmundodeheras - Buena pregunta. En mi caso lo primero es la idea del proyecto que quiero realizar, veo la imagen en mi mente, y luego elijo las lanas y demás materiales que necesito (y si es necesario comprar nuevas). Y entonces me pongo manos a la obra con la idea, sin patrón, lo realizo sobre la marcha. Esto en el crochet. Próximamente me gustaría hacer un jersey de punto, y quiero elegir primero el patrón y luego la lana, pues me voy a aventurar en algo casi nuevo para mí.
    Un saludo.ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Oh, mucha suerte Julio! Ya verás como no es tan difícil hacer un jersey de punto :DResponderCancelar

  • bertorulez - Es muy buena pregunta! En mi caso elijo siempre el patrón porque a menudo se me suele antojar despues de ver el patrón un color en especifico. Yo tiendo a comprar colores de lana muy bonitos y vibrantes a menudo para hacer amigurumis. En la vida real utilizo colores para vestir bastantes mas neutros que lo que utilizo para los amigurumis, así que a la hora de realizar o de llevar a cabo algo para mi suelo elijo lanas muy diferentes a lo que se suele ver por mi blog. Quizás ahora con el armario capsula tenga mas claro los colores para mi stash ya que un negro, gris o blanco sería perfecto o un color mostaza o burdeos para los complementos quedaría deluxe! UN BESOTEResponderCancelar

    • Gemma - Buah, me acabas de recordar que tengo que escribir sobre el armario cápsula (y preparar el de otoño). La verdad es que entiendo lo que dices, hay colores que me encantan y me gustaría comprar, pero luego sé que no me irían bien con el resto de ropa que llevo y quedarían muy rarunos. Además, que sería imposible combinarlos, jajaja.ResponderCancelar

  • Tania - Yo aquí no tengo ninguna duda, y es que casi desde el principio me impuse una regla que cumplo a rajatabla, y es primero tener un patrón y después comprar la lana, porque si no, en un piso chiquitito al final me tendría que salir yo para poder meter toda la lana bonita que se ve por ahí XD. Esto incluso lo cumplo para los calcetines, aunque si tuviera que romper mi propia regla seguro que empezaría por ahí, jejejeje. En cualquier caso estoy de acuerdo en que si compras primero la lana, al menos hay que tener una idea de lo que se quiere hacer con ella, porque si no el stash puede acabar siendo un completo caos.

    TaniaResponderCancelar

    • Gemma - Jajaja, MUY buena regla Tania. Hace dos años que miré todo lo que tenía en el stash y te juro que me dio vergüenza la cantidad de ovillos que había acumulado. Hice una lista y decidí los que quería quedarme y los que ya no me gustaban para darlos/venderlos. Y apenas he tenido que comprar lana desde entonces porque aún tengo del stash…ResponderCancelar

  • Patricia (coselaluna) - Pues un poco de todo. Al principio pensaba en jersey o chaqueta, miraba la lana y la compraba en esa cantidad. Pero ahora que voy conociendo ciertas calidades funciono un poco como en la cocina, por olfato jaja. La lana me llama, me atrapa, me enamora y entonces tengo que visualizar un hipotético proyecto para ella y comprar en esa cantidad. Aunque luego cuando me pongo a ello puedo cambiar de idea! ;)ResponderCancelar

    • Gemma - Pero tú es que eres una súper experta ;)

      ¿Ves? Más o menos hacemos igual, yo si veo una lana que me gusta intento visualizar un proyecto para ella, si no, no me la traigo por si acaso XDResponderCancelar

  • Valentina - Yo trato siempre de tener claro lo que voy a tejer antes de comprar la lana… si no es el patrón concreto, al menos la idea en mi cabeza. La excepción es con las lanas artesanales… acá en el sur de Chile hay lugares donde se pueden encontrar lanas bellas, y simplemente hay que dejarse encantar por ellas!ResponderCancelar

    • Gemma - Por fin alguien que piensa como yo con las lanas artesanales, a mi también me pasa eso, hay veces que he empezado a tejer algo con una lana hilada a mano y he tenido que cambiar porque la lana me lo “pedía”.ResponderCancelar

  • Nuria - Yo… Depende! Hay veces que tras enamorarme del patrón e inspirarme viendo la lana que han elegido otras tejedoras (eso siempre me ha resultado muy útil) elijo la lana, el color, etc… Pero otras, en cambio, me enamoro de la lana y ella sola me inspira en el patrón a elegir. Y gracias a que llevamos el movil encima, consulto rápidamente la cantidad que necesito.
    Lo malo es que acumulo cajas de madejas y ovillos con patrón asignado, porque me faltan vidas para tejer todo eso…
    Las madejas hiladas a mano… De esas mejor hablar otro dia…ResponderCancelar

    • Gemma - Siempre, siempre que voy a empezar proyecto miro primero los proyectos de otras tejedoras en Ravelry para inspirarme con los colores y las lanas (para hacer combinaciones de colores soy pésima), jajaja.ResponderCancelar

  • Marta G.G. - Yo soy de las de “depende”. Si veo un patrón que me encanta y lo quiero hacer, busco algo adecuado. Pero también tengo ovillos comprados por impulso, de los que siempre puede salir un proyecto pequeño, un gorro o unos mitones. También puede pasar que me enamore de una calidad en concreto y busque el patrón adecuado (bendito Ravelry y sus mil formas de búsqueda) y con el patrón decidido, compre los ovillos necesarios…ResponderCancelar

    • Gemma - Ravelry es la leche, si no fuera por todo lo que se puede buscar allí, habría muchas cosas que no hubiese tejido en la vida :D

      Yo antes hacía lo mismo, había ovillos que compraba porque siempre podía tejer unos mitones o un gorro, pero es que ha llegado un punto en que tengo tantos mitones y gorros que me faltan manos y cabeza para poder ponérmelos todos, jaja.ResponderCancelar

  • Mariana Belmonte - Hola. Yo siempre habia comprado por proyecto, desde que comencé a tejer, compraba una revista alemana traducida al español, me enamorada de un suéter y corría a comprar la lana. Hace unos meses una amiga que vive en USA me regaló unas lanas que yo elegí… y que siguen guardadas esperando un proyecto. La verdad siento que es mejor saber que voy a tejer y correr a comprar el materia. Besos ResponderCancelar

    • Gemma - Hola Mariana :)

      La verdad es que da mucha paz interior saber que todo tiene un proyecto asignado, a mi me “tranquiliza” un montón.ResponderCancelar