Por qué este año no enviaré tarjetas de Navidad

¿Tarjetas navideñas? No este año

No es un secreto que me encanta el snail mail (correo postal) y los artículos de papelería bonita. Por eso uno de los momentos más esperados del año para mí es cuando tengo que ponerme a escribir y preparar las tarjetas navideñas. Creo que es una tradición que no debería perderse y me parece una forma preciosa de decirle a la gente que aprecias que te acuerdas de ella. Antes compraba las tarjetas de Navidad, pero ahora incluso las hago de principio a fin. Menos este año. Porque este año no enviaré ninguna.

Desde que leí Essentialism hace unas semanas me he empezado a replantear un montón de cosas en las que antes no pensaba. Cada mañana cuando me levanto me hago la misma pregunta: ¿qué puedo hacer hoy para ser mejor? ¿Qué actividad me acerca más a mi objetivo en la vida? Esta cuestión me la planteo cada vez que tengo que tomar una decisión, cuando tengo que escoger qué es lo prioritario en la jornada, etc.

Y hacerme esta pregunta fue lo que me llevó a decidir que este año no mandaría ni una tarjeta de Navidad. El año pasado envié más de 20 tarjetas, todas hechas a mano. Hice fotos, las imprimí, las monté sobre el soporte, escribí el mensaje, fui a Correos a enviarlas… Sin embargo, sólo cuatro o cinco personas se molestaron en decirme que la habían recibido. Todo el esfuerzo y la ilusión que yo puse en ellas no llegaron tan lejos como pensaba. No me malinterpretéis, no estoy quejándome. Lo que quiero decir es que esa acción no tuvo un gran impacto positivo en las vidas de los demás. Por lo tanto, es un esfuerzo malgastado.

Por eso este año he decidido hacer algo que de verdad sea positivo para los demás y he donado el dinero que invierto en las postales de Navidad a una asociación canina. Creo que es lo mejor que puedo hacer con él. Allí lo emplearán en ayudar a unos cuantos perretes que necesitan operaciones y tratamiento médico. Mi idea inicial era donar el dinero a una persona sin techo, pero al final me he decidí por esta opción porque creo que servirá para mucho más.

No estoy diciendo que vosotras tengáis que hacer lo mismo, es una decisión muy personal. Pero estoy segura de que podéis ayudar a alguien que lo necesite de verdad, de una forma u otra. Seguro que podéis donar 5€ a una asociación de cualquier tipo, o podéis pagar un plato de comida caliente a una persona que viva en la calle. Como veis, el esfuerzo es relativamente pequeño para el bien que se consigue. De verdad que podéis marcar una diferencia en la vida de alguien estas Navidades.

A todos los que he dejado sin tarjeta este año, que sepáis que sigo acordándome de vosotros, y que en parte también sois partícipes de toda la alegría que mi donación haya podido producir :)

  • Sonia - Eres muy grande, Gemma!!!!!ResponderCancelar

    • Gemma - Qué va, ojalá pudiera permitirme hacer mucho más… Algún día, espero :)ResponderCancelar

  • Maricarmen - Hola
    Bravo por tu decisión me parece muy bien ayudar a los que lo necesitan!!!
    Felices Fiestas
    Saludos
    MaricarmenResponderCancelar

    • Gemma - Muchas gracias :)

      Sé que con 30€ no voy a cambiar el mundo, pero es un granito de arena más.ResponderCancelar

  • Anabel - ¡Qué bonito Gemma!
    Ni te imaginas lo que se puede hacer con 30€ en una protectora. Existe una forma muy fácil para donar 1€ al mes en protectoras y refugios a través de Teaming ¿Lo conoces? https://www.teaming.net/ResponderCancelar

    • Gemma - ¡No tenía ni idea, Anabel! Muchas gracias por este descubrimiento, voy a compartirlo :)

      Espero que al menos puedan servir para pagar el tratamiento de algún perrito que lo necesite.ResponderCancelar

  • Petite Blasa - ¡Qué riquiña eres! Me encanta esta idea que has tenido. Este año sólo estoy enviando postales navideñas a mis amigas por correspondencia habituales, porque sé que a ellas les gustarán. Si envío a personas que no están metidas en el snail mail, no creo que valoren el detalle y encima se sentirán en el compromiso de contestar a desgana. Como dices, no es una queja, es sólo una cuestión de practicidad :)ResponderCancelar

    • Gemma - Buf, me sorprendió bastante lo del año pasado la verdad… Así que a partir de ahora sólo enviaré a un grupo bien seleccionado.ResponderCancelar

  • bertorulez - Me ha parecido una gran idea! desgraciadamente hay gente que no valora ciertas cosas asi que ha sido lo mejor que se puede hacer y como tu misma has dicho “seguiré acordandome de todos y sereis parte de mi alegria”
    Un beso giganteResponderCancelar

    • Gemma - La verdad es que no espero que la gente devuelva el gesto, nunca lo he hecho por eso. Además, sé que casi nadie sigue mandando tarjetas de Navidad. Pero hombre, por lo menos decirme mediante un email, mensaje o whatsapp “gracias”, eso sí podrían haberlo hecho durante todos estos años.ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - Me parece una idea genial!! Me has hecho reflexionar en a dónde van a para mis energías. Gracias!!ResponderCancelar

    • Gemma - Eso es, dirigir las energías a dónde importa. Como dice el libro: haz menos pero mejor ;)ResponderCancelar

  • Marian - Siempre me haces reflexionar, Gemma. Gracias.ResponderCancelar

  • MARiIA JOSÉ - Es una opción personal muy bien argumentada. Ojalá much@s hiciéramos lo mismo. Un saludo.ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Me encanta que lo hayas hecho así, sí señora! Me encanta!!ResponderCancelar

  • Carolina - Pues a mí me ha pasado algo muy curioso. El año pasado, después de años, envié postales de Navidad y no recibí mucho feedback. Pero al ver tus postales de las anteriores Navidades, estaba deseando que llegara diciembre para hacerlas con mucho mimo y cariño. ¡Y parece que se ha contagiado! Porque me lo han agradecido mucho, mucho.
    No sé… Creo que el impacto positivo que conseguí en la gente que las recibió fue en parte también gracias a ti.
    :)ResponderCancelar

  • Helena - La verdad es que me siento muy identificada con lo que cuentas,alguna vez me ha pasado y me he sentido bastante mal, así que creo que tu idea es absolutamente maravillosa!!! :DResponderCancelar

  • Sara - Pues me parece muy buena decisión, la verdad.ResponderCancelar