Por qué deberías abrazar las emociones negativas

Imagen de Wade Morgen.

Imagen de Wade Morgen.

De un tiempo a esta parte no dejo de observar la proliferación de mensajes cargados de positivismo en las redes sociales, la televisión, etc. Que si “hoy va a ser un día genial”, que “no malgastes tu tiempo en enfadarte” y cosas así. Yo huyo de estos mensajes como si me persiguiera el Diablo, pero me fascina que mucha gente los haya adoptado como su mantra diario. Porque señores, es una gran estafa. Y no me refiero a una estafa en la que alguien se queda nuestro dinero, me refiero a una estafa a nivel emocional, que es mucho peor.

¿Quién ha inventado eso de que tener emociones negativas es malo? ¿De dónde sale que siempre tenemos que ser felices? Me preocupa mucho que haya personas por ahí intentando deshacerse de sus emociones negativas a toda costa. Personas que no quieren sentir enfado, rabia o envidia en ningún momento de su vida. Que aspiran a vivir con una sonrisa permanente. Estas emociones forman parte de nosotros de una manera natural, como la alegría, pero muchas veces nos empeñamos en ocultarlas. Las emociones no son buenas ni malas, somos nosotros los que les hemos puesto etiquetas.

Me ha venido a la mente un artículo súper interesante que habla sobre este tema (en inglés) y que viene a decir justo lo que yo opino acerca de las emociones negativas: son una GRAN oportunidad para aprender sobre nosotros mismos.

Seamos realistas. No se puede evitar sentir enfado en algún momento, quién diga lo contrario miente (y si lo evitas constantemente acabarás muy frustrado). ¿Pero cómo actuamos ante esos sentimientos? La mayoría de ocasiones tratamos de “olvidarlo”, pensando que no está bien enfadarse, que es algo malo. En lugar de aceptarlo, luchamos ferozmente para evitar sentirnos así, lo que nos deja exhaustos y con una sensación de fracaso increíble. Lo cual es lógico, ya que intentamos acabar con algo normal (y sano) que está dentro de nosotros… En vez de hacer eso, de luchar, ¿por qué no aprovechar para preguntarnos por qué nos sentimos así? Analizar estas emociones nos puede enseñar mucho sobre nosotros mismos.

Aprovecha esas emociones para mejorar como persona, para avanzar y crecer. ¿Sientes envidia por el éxito de alguien? Muy bien, pues analiza qué podrías hacer tu para mejorar en tu trabajo/a nivel personal, etc. ¿Un amigo te ha ofendido? ¡Dilo! Tienes derecho a enfadarte, pero reflexiona e intenta ver si tu amigo tiene algo de razón en lo que te ha dicho. ¿Llevas un día de perros? Tranquila, el día solo tiene 24 horas.

No eres una mala persona por tener estas emociones, eres una persona sana y normal. Enfadarse, ofenderse, tener envidia… no es perder un valioso tiempo de tu vida. Que nadie te convenza de lo contrario. Y basta ya de esos mensajes mega positivos y buenrollistas, que al igual que las modelos en la moda, no representan la realidad.

¡Que tengáis un buen fin de semana (con enfados o no)!

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Organiza tu vida digital

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu