Minimalismo aplicado: los regalos

Minimalismo aplicado: los regalos

Qué difícil es hacer (y recibir) regalos cuando eres minimalista. Cuando a ti dejan de importarte las cosas materiales como te importaban antes, pero tienes que vivir con las mismas costumbres sobre los regalos, las fiestas… Aunque tengo que decir que ahora disfruto mucho más con los regalos que antes. Tanto haciéndolos como recibiéndolos, y voy a explicar por qué.

Si tenía que hacer un regalo, acababa siempre comprando cualquier cosa. Siempre lo dejaba para el último minuto y compraba lo que fuera. Y es que tenía la convicción de que lo que contaba era hacer el regalo, simplemente. No que fuera especial para la otra persona, porque, ¿cómo iba yo a saber qué quería exactamente esa persona? Muchas veces si era un regalo que se hacía en grupo, ni preguntaba, dejaba que se encargaran otros (con lo organizada que soy, cuesta creerlo). Y no era por falta de interés, es que la sola idea de pensar en algo, la presión de que a la otra persona le gustara, me resultaba tremendamente estresante. ¿No os ha pasado nunca cuando vais a comprar un helado y hay mil sabores entre los que elegir, que al final deja de ser divertido tener que escoger uno y se convierte en una tarea abrumadora? Pues eso.

Y si hablamos de recibir regalos, la cosa no era muy diferente. ¡La de cosas que me han ido regalando y he tenido acumuladas en mi vida! Madre mía… muchas cosas que no me gustaban, o a las que no conseguía encontrar utilidad, guardadas, o en estanterías. Un desperdicio absoluto, todo por la “obligación” de quedarse lo que a uno le regalan. Seguro que eso también lo habéis vivido.

Pero de nuevo el minimalismo ha sido lo que me ha hecho cambiar de mentalidad respecto a los regalos. En serio, ¿hay algo en lo que el minimalismo no influya para bien? Porque hasta ahora solo he encontrado ventajas :P


Cuando tengo que hacer un regalo…

– Pienso mucho en encontrar el regalo perfecto para esa persona (lo que me ha hecho preocuparme más en conocer los intereses de aquellos que me rodean de una forma más profunda).

– Nunca regalo por regalar, porque sé que eso solo lleva a una cosa: la acumulación de cosas inútiles.

– Si la persona en cuestión me ha dicho lo que quiere, se lo compro. Porque sé que lo quiere de verdad y no me importa tanto la sorpresa como que le sea útil o deseado.

– Busco siempre la opción más sostenible, hecha a mano, local, eco, etc.

– Intento siempre que puedo regalar cosas no materiales: viajes, actividades, una reserva en un restaurante, cursos, una suscripción un servicio… creo que se entiende: experiencias.

Desde que he cambiado el enfoque sobre lo que regalo y me lo he llevado al terreno minimalista, todos los regalos que he hecho han sido un hit.


Cuando me tienen que hacer un regalo…

– Si me preguntan, les paso mi lista de “Quiero” y “Necesito”, así aciertan seguro y como está todo el mundo harto de escucharme decir que no quiero cosas innecesarias, me suelen hacer caso.

– Me aseguro de repetir mi mantra de “por favor, si vas a comprarme algo prefiero que sea una cosa que de verdad me haga falta, no importa que no sea sorpresa, la sorpresa real es que tenga una utilidad para mí”, a familiares y amigos.

– Nunca me quedo un regalo que no necesite, no me guste/quiera, o no me resulte útil. No siempre tengo la suerte de que me regalen cosas que necesito o quiero, por supuesto. Pero no me lo quedo simplemente porque sea un regalo, es decir, por compromiso. Es una actitud estúpida. Yo me quedo algo que no quiero, para que tú no sepas que en realidad no me gusta (y seguro que quien te lo ha regalado pasa completamente de si te gusta o no).

Las cosas que no quiero porque no van con mi estilo de vida las vendo o las regalo. Sin remordimientos. Cuesta hacerlo al principio, pero a la larga es lo mejor para no vernos con mil cosas solo por compromiso.

– Suelo insistir bastante cuando se acercan fechas como Navidad o mi cumpleaños en que prefiero algo que pueda hacer con la persona en cuestión que un regalo material. Prefiero mil veces pasar el día con mis amigos haciendo algo especial a que me regalen algo.


En general intento no darle una importancia excesiva a los regalos materiales. Las cosas son solo eso: cosas. Es mejor poder disfrutar de la compañía de tus seres queridos y atesorar esos momentos que rodearte de objetos, por muy bonitos o útiles que sean. Pero a pesar de eso se puede disfrutar mucho del acto de regalar aunque seas minimalista, ¡yo lo hago!

Así que en estas fechas puedes aprovechar para ir implementando alguno de esos cambios de enfoque respecto a los regalos, por ejemplo, cambiando un par de regalos por otros más sostenibles y hechos a mano, o regalando experiencias. Sé que a veces no lo hacemos porque creemos que a la persona que lo va a recibir no le va a parecer suficiente (por no ser lo habitual o lo que está dentro de la norma), pero de verdad que es sorprendente lo mucho que puede emocionar recibir regalos así.

¿Qué regalos soléis hacer? ¿Hay algo que siempre os regalen y que en realidad no pegue en absoluto con vosotros? ¿Cuál ha sido el mejor regalo que habéis hecho (y que no sea algo material)?

  • Ruth - Yo también prefiero hacer regalos que sean útiles y prácticos para la persona y que sepa que los van a utilizar de verdad, nos lo decimos abiertamente y de esta manera sé que no van a terminar en un cajón cogiendo polvo. Y para mí hago lo mismo, redacto mi lista a los reyes magos de cosas que realmente necesito y lo que caiga es sorpresa y muy bien recibido. Además yo soy muy fácil de regalar, todo me gusta!! jajaja!ResponderCancelar

    • Gemma - Es que es mejor, porque ya tenemos suficientes cosas que acumulamos como para seguir añadiendo. Y se me ha olvidado mencionar también el caso de los niños con los juguetes, que ahora viene Navidad y se juntan con tropecientas cosas nuevas a las que ni siquiera pueden prestar atención porque están abrumados con tanta cosas.

      ResponderCancelar

      • Ruth - Estoy de acuerdo contigo! A mis primos pequeños no les regalo nada ahora, se juntan con un montón de juguetes y libros de padres, abuelos, tíos…a los que no hacen ni caso. Así que prefiero regalarles algo fuera de estas fechas, creo que lo cogen con más ganas.ResponderCancelar

        • Gemma - Me gusta lo que hacen muchos padres de ir dándoles los juguetes de Navidad durante todo el año, así como dosificados. Creo que los aprovechan y disfrutan mucho más :DResponderCancelar

  • judith - Yo este año he decidido hacer los regalos a mano. Asi que estoy con el ganchillo como una loca. Ya me han dicho que han pensado un regalo para mi, ya he avisado que no me regalen un trasto que no necesito o quiero. Pero cambiar la mentalidad de algunas personas mayores es como querer frenar las mareas. Y ya me han comprado un trasto antes de Navidad. Temo el regalo.
    Porque esa tonteria de las sorpresas esta tan arraigada? Lo ideal es preguntar. Y en mi familia no hay manera.ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Los regalos a mano son lo mejor! Tanto hechos por una misma como comprados :D

      Sé que es muy complicado cambiar la mentalidad de la gente sobre el tema regalos, por eso no me los quedo, jajaja, ellos pueden hacer lo que quieran (norma nº1 del minimalismo: no lo impongas) pero yo también.ResponderCancelar

  • Tania - Yo de los mejores regalos que he hecho, son como tú dices: experiencias. Entradas para el teatro, un masaje en un balneario, y lo más chulo, un viaje en globo. Las personas que lo recibieron no podían estar más contentas, eso sin duda.
    Y cuando regalo algo material, procuro que sea algo tejido por mí, mi familia se ha acostumbrado, y aunque suene raro, siempre me están pidiendo un par de calcetines nuevos XDResponderCancelar

    • Gemma - El año pasado me coroné con el mejor regalo del Universo, fue una experiencia para alguien a quien quiero más que a mí misma y posiblemente no fue ni el regalo más exclusivo del mundo, ni tampoco el más caro, pero a ella le hizo tanta ilusión como si fuera una niña pequeña. Y yo fui súper feliz viendo como lo disfrutaba. Esa cara no la voy a olvidar nunca :)ResponderCancelar

  • nancy - Bueno, yo he tenido mucha suerte, parece. Todos los regalos que he recibido de mis seres queridos, fueron muy bienvenidos. Quizás me conozcan muy bien. Tengo en uso, incluso, obsequios recibidos hace veinte años! Todo me ha encantado, especialmente cuando son regalos artesanales, repasadores pintados a mano, agarraderas,cerámicas, etc.
    Los últimos regalos fueron geniales: seis meses de Universidad privada, totalmente paga por adelantado (regalo de mi marido), dos corpiños deportivos de algodón, de calidad superior (regalo de mi madre), y dos ponchitos de verano traídos desde España (regalo de mi hijo). Ah, aclaro que soy argentina.
    Y yo, suelo regalar, o bien cosas hechas por mi, por ejemplo cosas tejidas en telar (que son muy, muy valoradas aquí, porque son carisimas),o en crochet. También suelo regalar paseos al shopping, para que el destinatario elija su regalo personalmente.
    Pero lo más importante, que quiero destacar, son los “regalos” que recibimos continuamente de otros seres: una comida preparada con cariño, una palabra de consuelo, una sonrisa, una ayuda o un favor, un abrazo.
    Y también hay otro tipo de “regalos” que recibimos, cuyo dador lo ignora completamente. Es el caso de autores, compositores o creadores de obras que nos han enriquecido el alma y la vida, de placer espiritual, algún padre o maestro que nos dio un ejemplo de virtud, incluso nuestros vecinos, cuando colocan plantas y flores en sus jardines, inundando el barrio con perfumes y alegría, en fin, miles de cosas que recibimos y tal vez no agradezcamos lo suficiente…ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Claro! Hay que disfrutar de los pequeños detalles de cada día ;)ResponderCancelar

  • Carolina - Ay Gemma, a mí lo que me pasa es que el sólo hecho de saber que tengo que empezar a buscar los regalos con muuuuucho tiempo de antelación me estresa y me bloquea, ¿algún consejito? :P
    Fuera bromas: tengo una lista en el bujo -“ideas regalos”- en la que voy apuntando posibles regalos a familiares/amigos según se me van ocurriendo. Aún así, ya noto la presión sobre mí de si sabré hacer regalos que gusten estas Navidades…ResponderCancelar

    • Gemma - Jajajaja, ¿estás segura de que es estrés o es que te gusta y te pones ansiosa? Es broma, jajaja. Tú piensa que es mejor hacerlos cuanto antes, que luego hay mucha gente XD

      ¡Yo también tengo una lista en el bujo! Ahí apunto todo lo que me van diciendo, o las cosas que se me ocurren durante el resto del año (que además de Navidad también hay cumples), ideas que me vienen…ResponderCancelar

  • emma - A mi me suelen regalar dinero.a veces me gustaria pensaran un poco y cobociendo mis gustos compraran algo.yo como hago cosas .soy diy piebso en la persona y le hago algo pego pensando en sus gustosResponderCancelar

    • Gemma - Te entiendo, verás, a mí me pasaba eso mucho, llegué incluso a pensar que en mi familia y amigos no me querían (da vergüenza decirlo, pero te prometo que lo pensaba un poco), porque nunca se preocupaban por regalarme algo que me gustara de verdad. Y a veces decía las cosas que quería, pero nada.

      Luego entendí. Que la gente no es adivina, que lo que yo veo de una manera los demás lo pueden ver de otra inimaginable para mí, que a veces simplemente no nos entendemos… Y entonces me di cuenta de que ese pensamiento que tenía no era cierto (al menos, no en todos los casos).ResponderCancelar

  • Mar - La verdad es que yo siempre he disfrutado mucho haciendo regalos, igual más que recibirlos. Me gusta todo el proceso: pensar en algo especial, envolverlo todo bonito y esperar la reacción del que lo recibe. Me gusta mucho hacer regalos handmade, me lo curro mucho y lo disfruto. Todo lo demás que comentas lo he vivido también pero no me quita las ganas de seguir regalando. Gracias por tu post, me ha hecho pensar, como siempre.ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Quitar las ganas, nunca! Si es que regalar es una de las mejores sensaciones del mundo, ¿verdad? Y a veces cuesta muy poquito hacer feliz a la otra persona :)ResponderCancelar

  • Leyre - Yo lo paso fatal con los regalos. ..mis amigas nunca aciertan! Y eso que saben que tengo una lista en pinterest A propósito. ..este último año me regalaron un archivador y como ya tenía uno y no necesitaba más, lo vendí. Yo también soy de las que mira mucho qué regalará intentando que sea útil o que la persona lo necesite.de hecho este año le regale A mi madre unos días de vacaciones y en verano los disfrutamos juntas y este año voy A hacer A mi familia un regalo conjunto (un aspirador de cenizas para la chimenea). Ojalá acierten conmigo (en breve publicaré la carta a los reyes para darles una pista jejeje)
    Por cierto…lo de los helado me pasa siempre ye con otras muchas cosas! La gente piensa que soy indecisa pero en realidad quiero tomar la decisión correctaResponderCancelar

    • Gemma - Jajaja, te entiendo. El año pasado tras pasarme dos meses tejiendo sus regalos… me aparecieron con un cestillo de esos en los que viene gel de baño y jabón para las manos, jajajaja. Casi me da algo, te lo prometo. Es que no me lo podía creer XD

      Hay que compartir la carta para los Reyes Magos, por lo menos que no sea por intentar que lo pillen, jajaja.ResponderCancelar

  • B - Creo que voy a mandar a modo de indirecta esta entrada a todos mis amigos y familiares….
    Me ha encantado,
    BesosResponderCancelar

    • Gemma - Tú mándala que si no te puede pasar lo que hemos comentado arriba XDResponderCancelar