Lo que he aprendido con El Camino Del Artista

Leyendo El Camino Del Artista de Julia Cameron

Hace nada os estaba contando que había empezado a leer el libro El Camino Del Artista de Julia Cameron, ¡y ahora os escribo para deciros que he terminado todo el programa de doce semanas! Tengo que dar las gracias a Ana y Edel por haberlo hecho conmigo, sin la compañía de ellas dos, lo hubiese abandonado como tantas otras veces. Saber que cada semana había que “rendir cuentas” en el grupo, me hacía ser constante y tomármelo en serio.

Y ha merecido la pena :D

Lo que más me sorprende es haber sido capaz de hacer las páginas matutinas cada día, a veces incluso los fines de semana. Yo, que todo lo que considere que tengo que hacer por obligación suele ser lo primero que dejo, jajaja. El cambio que he notado desde la primera semana hasta ahora, es brutal. Mis primeras páginas estaban cargadas de rencor y de odio (hacia mí misma), de problemas del pasado… Las escribía sin ganas. Hasta que empecé a prestar atención a lo que escribía en ellas. Y me di cuenta de que tenía mucho que curar para poder estar bien conmigo misma y con algunas personas de mi entorno. Esto ha sido lo más difícil: cerrar heridas, dejar en el pasado. Antes de empezar El Camino Del Artista no era consciente de que tuviera todo eso dentro, por eso las primeras semanas me parecieron tan duras. A cada paso afloraban recuerdos y sensaciones que eran muy desagradables para mí. Pero lo cierto es que si quería sacar algo provechoso de este libro no me quedaba otra que afrontarlo.

Las citas con el artista me hicieron darme cuenta de otra cosa: desde que estoy soltera he estado llenando cada hueco de mi vida con trabajo. En estos meses lo que más he repetido es: “No tengo tiempo, tengo mucho trabajo”, a modo de excusa para todo. Me he estado aislando del mundo y manteniéndome ocupada para no pensar. Para dejar pasar el tiempo. Y no ha sido una buena idea. Este mes os hablaré en profundidad sobre esto, pero digamos que lo único que he conseguido ha sido quedarme agotada, creativamente hablando. Por eso a mitad del programa estaba tan desanimada, porque sentía que no había creatividad en mí, que no tenía ganas, que no valía la pena. Y poco a poco con las citas semanales he aprendido a dedicar tiempo a las cosas que me gustan, ¡incluso me he comprado un longboard! Por el simple hecho de divertirme y hacer el tonto :)

Lo mejor ha sucedido durante las últimas semanas, cuando empecé a tener ideas casi constantemente, en plan explosión de actividad, jajaja. Ahora es el momento de encauzar toda esa inspiración y ponerla a trabajar para que se vuelva real. Estoy muy, muy contenta. Por que al final sí me ha servido de algo seguir el libro, porque he visto que a mis compañeras también.

Y algo que me ha sorprendido muchísimo mientras iba completando cada semana (y ahora que he terminado), es descubrir lo terapéutico que puede ser escribir. Llevar un diario donde contar cómo te sientes, no hace falta escribir en él cada día, si no cuando sientas necesidad de hacerlo. Vaciar la mente y escribir todos tus pensamientos en el papel tiene propiedades casi mágicas. Ahora tengo dentro de mi Traveler’s Notebook un recambio que utilizo sólo para esta tarea, y me encanta ver cómo se va llenando de palabras. Se ha convertido en una nueva costumbre para mí, muy satisfactoria :D

En fin, me apetecía mucho contaros cómo han sido estas doce semanas, porque sé que muchas lo habéis hecho y sois otras tantas las que lleváis un tiempo pensando en empezar este libro. A las que lo estáis pensando, no puedo más que deciros que lo empecéis ya mismo, sin esperar. Porque no habrá nunca un momento ideal para empezarlo. No esperes a tus vacaciones, o a tener una época de menos trabajo. Hazlo hoy. Y luego ya se verá lo que pasa.

¡Gracias a Ana y Edel por haberme acompañado en esta aventura, y a todas las que me animasteis a empezar contándome vuestra experiencia!

  • Rocío - La verdad es que tal y como lo planteas, no parece sólo un libro para despertar tu propia creatividad artística… sino para despertarte sin más. Qué interesante!
    Siempre he tenido un diario en el que escribo a temporadas, aunque no sé si podría comprometerme a hacerlo todos los días a primera hora de la mañana. Y por lo que cuentas, da hasta algo de “miedo” los sentimientos y recuerdos que pueden salir de ahí. No creo que ahora sea el momento, pero me lo apunto, me lo apunto.ResponderCancelar

    • Gemma - Depende mucho de lo que tú tengas dentro antes de empezar el libro. En mi caso durante los últimos meses han sucedido muchas cosas que requerían de un análisis por mi parte. Pero la verdad es que creo que todos tenemos cositas dentro que salen a flote al empezar este programa.

      A mí me daba la sensación de no poder hacer lo de las páginas, sobre todo al principio. Muchos días escribía que era una mierda escribir las páginas XDDDResponderCancelar

  • Rosa Mª Navarro Font - Hola Gemma, yo estoy en la semana 8 del camino del artista y la verdad es que por ahora me está sirviendo para tener un reencuentro conmigo misma. He descubierto cosas de mi que tenia ocultas (para bien y para mal). No sé si me servirá para terminar siendo una artista, pero si para cambiar algunas cosas de mi vida cotidiana. Me vendria bien un grupo de apoyo, pero no he encontrado ninguno así que continuaré mi camino sola pero no descoarto volver a empezarlo en un futuro próximo y las páginas matutinas casi seguro que quedaran implantadas en mi vida.
    Gracias por la recomendación.ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Ahora ya estás en lo mejor! Fue ahí cuando empecé a ver la diferencia en inspiración y creatividad :D

      En Facebook hay varios grupos de gente que lo está haciendo o lo ha estado haciendo, pero yo te lo desaconsejo completamente. Estuve mirando y la verdad que ni hay seriedad, ni nada, cada uno corre en una dirección diferente, las opiniones son muy variadas… lo que te recomiendo es que cojas a una amiga o amigo y lo hagáis juntos. Nosotras trabajábamos cada semana por separado cada capítulo y luego a la siguiente hacíamos una revisión sobre cómo nos había ido, las cosas que habían cambiado, etc.

      Si quieres escribirme sobre algo, adelante.ResponderCancelar

      • ana.m.velandia - ¡Qué tendrá la semana 8!!! Creo que es la semana maldita!!
        Mucho mucho ánimo Rosa Mª, si has llegado hasta ahí puedes con todo el programa. Estoy de acuerdo con Gemma, en compañía mucho mejor (ha sido un placer compartirlo contigo :*) y lo mejor es hacerlo en un grupo pequeñito y de confianza.
        Un abrazo a las dosResponderCancelar

  • Ruth - Siempre que has comentado algo de este libro me ha llamado la atención. Tendré que mirarlo detenidamente, aunque por suerte, últimamente estoy en un momento de creatividad bastante bueno. Ya que parece ser un libro bastante “especial” quiero dedicarle un tiempo que ahora mismo no tengo, así que ya veremos en verano.
    Me parece genial que hayas conseguido superar ciertas cosas, y darte cuenta de otras tantas…por lo menos cuando me ha pasado a mí, me he sentido más liberada y sin duda ha cambiado todos (o casi todos) los aspectos de mi vida. :)
    Enhorabuena por terminarlo!!!ResponderCancelar

  • Gemma - Sí, ha sido un proceso genial. Algo en lo que yo no me habría puesto por voluntad propia si hubiera sabido de antemano que las primeras semanas estaría tan confundida y enfadada, jajaja, pero luego se pasa y entiendes que tenía que pasar tal que así para funcionar :DResponderCancelar

  • hache - Desde que lo comentaste en otro post, le eché el ojo…pero yo y mis mil excusas varias y mi falta de organización, hace que al final no haga nada (ni siquiera empezar…sólo perder el tiempo).
    bueno, esto no es justo, la semana pasada cogí de la biblio, encuentra tu elemento de ken robinson (no el elemento, sino el segundo digamos), lo has leído?? yo es que estoy en un momento tan tan perdida en mi vida, que algo me tiene que dar la pista. A ver si le meto caña y después al del artísta.ResponderCancelar

    • Gemma - Siempre digo que nos ponemos toda clase de excusas para empezar cosas que queremos hacer de verdad, no sé por qué. Yo también me las ponía con este libro :(

      No conozco el libro que me comentas, ¡así que voy a buscarlo!ResponderCancelar

  • Rous - Se ve muy interesante, en México está pero tiene una portada espantosa :/ voy a esperarme a que lleguen como el libro que tienes, es que soy muy especial en esas cosas, aunque está en libro electrónico pero yo prefiero los libros que pueda tocar, soy muy de la vieja escuela :D

    Yo ahorita acabé de releer mi libro favorito sobre la creatividad: Roba como un artista de Austin Kleon, es un libro muy dinámico y me ayuda mucho a superar bloqueos creativos y a pensar bien y mucho, te lo recomiendo mucho ;)

    Saludos!!!ResponderCancelar

    • Gemma - Uf, pues no sé si llegará con esta portada, yo lo tengo desde hace tres años. Aquí creo que no hay otra edición.ResponderCancelar

      • ana.m.velandia - Gemma el que tenemos creo que es una reedición revisada de hace unos años. Yo vi uno con otra portada, bastante poco atractiva no sé si será la que comenta Rous. Lo importante además de una portada atractiva por lo que leí en su momento es que está completamente revisado, que su traducción anterior dejaba mucho que desear… igual puede pedirlo por Amazon …ResponderCancelar

  • Montse - Vaya, Gemma, creo que me has convencido, anque no sé si le dedicaré el tiempo que requiere…Tus posts son siempre muy, muy interesantes. Muchas gracias. Y también te agradezco tus consejos de “Organiza tu vida digital”.ResponderCancelar

  • Gemma - ¡Gracias a ti por leerme y comentar! ¡Muack!ResponderCancelar

  • Nazaret - Fíjate que he visto esta portada no sé cuántas veces y nunca me había parado a leer sobre qué iba. La verdad es que lo que me había imaginado dista mucho de lo que es.

    Y no sabes lo que te agradezco que hayas conseguido hacerme llegar su magia. Ya está añadido a mi lista de próximas adquisiciones en mi librería habitual. Y con prioridad.

    Creo que voy a sacarle mucho partido. Cuando lo haga te compartiré mi experiencia.

    Un abrazo, bella.ResponderCancelar

    • Gemma - Anda, ¿sobre qué imaginabas que trataba? :)

      Espero que te ayude mucho y que me cuentes la experiencia dentro de unas cuantas semanas, ¡muack!ResponderCancelar

  • Sara - Hola Gema, yo empecé el libro, y seguía las semanas a buen ritmo, escribiendo las páginas matutinas, que incluso las disfrutaba. Pero por varios motivos, paré. Quiero retomarlo, y voy a empezar de cero, las tareas de cada semana, para hacerlo en condiciones, y en serio, pero tengo una duda, y creo que tú, que ya lo has terminado puedes ser de ayuda ¿qué recomiendas? ¿leerse todo el libro primero, y luego hacer las tareas de cada semana? ¿Intercalar capítulos y tareas? ¿o todo a la vez? (por intercalar me refiero: semana 1, leer capítulo 1. Semana 2, leer capítulo 2 mientras hago las tareas del capítulo 1 y así)

    He intentado hacerlo todo a la vez, pero me he encontrado con días en los que no he podido ponerme a leer, y ha terminado la semana, las tareas avanzadas pero el capítulo sin leer…y no tiene sentido, o al menos aún no se lo encontré así.ResponderCancelar

    • Gemma - Yo te cuento cómo lo hice:

      – Cada domingo por la noche leía el capítulo completo de la semana (que para mí iba de lunes a domingo).

      – De lunes a viernes hacía las páginas matutinas, porque los fines de semana tengo un horario muy distinto y es imposible hacerlas para mí.

      – Los ejercicios los iba completando a lo largo de la semana, para ayudarme a reflexionar sobre el capítulo que había leído.

      – La cita semanal la tenía los jueves o viernes.

      Y así todas las semanas :)

      No leí primero el libro, porque sabía que si lo hacía iba a ir “avisada” de antemano para lo que me esperaba en cada capítulo y no quería que fuera así.ResponderCancelar