#lapizzadelviernes

La pizza del viernes

El año pasado incorporé una tradición en nuestra casa: todos los viernes se cena pizza casera (salvo ocasiones contadas en las que la pedimos o la compramos porque nos es imposible hacerla). Este será el segundo año en el que continuemos con esta tradición y a mí me encanta :D

¿Y por qué hacemos esto? ¡Porque los viernes hay que celebrarlos! Y con una pizza hecha en casa es como que la semana te pesa menos. Nada tiene que ver con las pizzas congeladas o con las que pides por teléfono, no. Los viernes sobre las siete de tarde empiezo a hacer mi masa de pizza, de la que os hablé aquí. Simplemente el mezclar los ingredientes ya te hace sentir que estás de fin de semana.

Desde que empecé a hacer pizza cada viernes, he ido compartiendo fotos de ellas en Instagram, utilizando el hashtag #lapizzadelviernes. Sois muchas las que cada semana me preguntáis cómo las hago, cómo hago la masa, qué les pongo, etc. y por eso he escrito este post (por cierto, utilizando la etiqueta aparecen tres pizzas que no son mías, ¿quién me ha robado el hashtag? Jajaja, es broma, podéis usarlo vosotras también). Aunque intento siempre hacer foto de cada pizza, no siempre puedo, a veces es sacarla del horno y comerla, ¡lo siento!

La receta que sigo para la masa no ha cambiado, aunque se puede hacer sin amasar esos 15 minutos, haciendo reposos de 5 minutos y plegando la masa unas tres o cuatro veces pasado ese tiempo. Pero he encontrado un placer en amasar que es indescriptible. Me da paz y me relaja, como si fuera una especie de meditación. Así que disfruto muchísimo del proceso, ¡y sólo es un ratito de nada! Luego la dejo reposando y aprovecho para irme al parque con Romeo y Vader. Cuando llega la hora de cenar, sólo hay que extender la masa, ponerle los ingredientes y listo. Así cada viernes.

Y aunque no sigo unas reglas al respecto, me he dado cuenta de que sí sigo unos patrones muy marcados:

La masa jamás se ha de extender con el rodillo. No importa si sale redonda, ovalada, amorfa… se extiende a mano con cuidado, procurando que quede bien fina, porque ése es el secreto de una pizza muy crujiente.

Los ingredientes nunca se planean, fuera del tomate y la mozzarella, casi todo es bienvenido en la pizza. Se pone lo que hay en la nevera, punto. Porque aquí no se tira comida y el resultado puede ser muy sorprendente. Hasta ahora he probado añadiendo cosas “raras” como alcachofas, guisantes, aguacate, queso al cava rallado… y jamás hemos tenido un disgusto. Los guisantes están muy ricos sobre la pizza :P

En cada foto que subo os suelo contar lo que lleva la pizza, pero vamos, lo que quiero decir es que os animo a experimentar, porque a la pizza le va todo, o casi. Si tienes salchichas frescas, córtalas en trozos y añádelos. Si te han quedado unos guisantes de otra cosa que has cocinado, ponlos. Como ves, no necesitas planificar exactamente lo que le pondrás ni comprar nada. Incluso alguna vez me he visto sin queso rallado y la hemos hecho igualmente (y con éxito).

Aquí os dejo algunas de las pizzas que he ido haciendo:

Y como hoy es viernes, ¡no hay excusa! Coge los ingredientes para la masa y haz pizza esta noche. Verás como después de un par de semanas también se convierte en tradición para ti :D

Esta noche nos vemos en Instagram con una nueva pizza, feliz fin de semana.

Entradas relacionadas:
  • Sandra - Yo! Yo soy una de las ladronas del hashtag! jajajaj Pero es verdad que todas las veces que la hemos hecho siguiendo tu receta ha quedado perfecta! Y improvisando los ingredientes siempre que tiene más gracia! :D

    Un besito!ResponderCancelar

    • Gemma - Jajajaja, que conste que puedes (y debes) seguir usándolo, ¡hagamos un ejército de pizzeras de los viernes noche! Es que me sorprendió que hubiera más gente utilizándolo, pero me hizo ilusión :DResponderCancelar

  • hache - Adoro!!! Soy fan de las tradiciones!!! me encanta la pizza…asi que nada puede salir mal!.

    YO siempre compro una masa finita de esas que estan enrolladas, que para mi es lo más parecido a una pizza tradicional… pero algún día probaré tu receta!

    Bon profit para esta noche.ResponderCancelar

    • Gemma - Oye, pues ahora que lo has mencionado, siempre veo esa masa enrollada y me pregunto qué tal está. Porque hasta ahora las únicas masa de pizza que he comprado son esas que vienen congeladas, pero son muy raras XD Aquí la que viene enrollada, que supongo que es masa fresca (como la hojaldre, etc) viene con un bote de salsa de tomate de regalo.ResponderCancelar

      • ana.m.velandia - Mi madre y mi tía usan la enrollada y queda rica, pero intuyo que nada que ver con la casera.
        A mi me has convencido esta tarde a las 19h sé de una que va a ponerse con la pizza del viernes!! que me ha encantado eso de ¡es viernes y eso hay que celebrarlo! Lo que no garantizo es foto xPResponderCancelar

        • Gemma - ¡Tienes que probar un día! Y luego me cuentas cómo está ;)ResponderCancelar

          • ana.m.velandia - Tienes razón!!! Una vez la pruebas no quieres otra cosa!! mmmmm
            En mi caso será la pizza del domingo, para terminar la semana con buen sabor ;)

  • Sole Silbando - Nosotros tenemos la misma tradición también. Hace poco hicimos la prueba, compramos la masa hecha e hicimos la nuestra propia. No hay color. Es mil veces mejor la hecha en casa.Cómo mola esta tradición ^^ResponderCancelar

    • Gemma - Jejeje, sí, sé que vosotros también tenéis #lapizzadelosviernes, ¡mola! Ya me imaginaba yo que como la casera, no hay ninguna, pero igualmente supongo que está mejor que la congelada, ¿no?ResponderCancelar

  • Mapi - En mi casa tenemos la tradición de “la fiesta de los viernes” coincidiendo más o menos en la lógica de tu pizza. Básicamente es hacer un picoteo con las cosas que tenemos por casa, aunque siempre solemos aprovecharlo como excusa para probar alguna receta o producto nuevo como cervezas extranjeras o queso con comino por ejemplo. A mi me has puesto los dientes largos con la pizza, y como el secreto está en la masa ¿dónde puedo ver tu receta?
    ¡Que aproveche la de esta noche!ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Eso también me gusta! Aquí es que lo de tirar comida está absolutamente prohibido, nada va a la basura. Siempre nos arreglamos para que se coma, aunque lo tengamos que añadir improvisadamente en otra comida, etc. Hasta ahora no nos ha salido nada mal :D

      La receta la tienes en este mismo post, hay un enlace a la entrada donde puse la receta de la masa para pizza (y si no la encuentras, abajo tienes un buscador para poner “masa para pizza” y listo).ResponderCancelar

  • Mónica - Hola! Nosotros hacemos pizza todos los sabados. Pero de momento no hacemos la masa, ya que no tenemos horno. Tus pizzas tienen una pinta estupenda!! BesossResponderCancelar

    • Gemma - Jo, recuerdo cuando yo no tenía horno… qué época tan difícil, jajaja. La verdad es que fuera de casa (en la furgo) no lo echo de menos, pero si estoy en una casa “de verdad” no puedo estar sin él porque lo uso mucho. Antes de hacer la reforma, hace ya 5 años, teníamos un horno viejísimo que hacía lo que le venía en gana, y nunca sabías cómo te iba a salir lo que metías XDDResponderCancelar

  • Alhana - ¡Qué pinta más buena tienen! Anoto la receta de la masa porque nunca he hecho antes y quiero intentarlo. A ver si me quedan tan ricas como las tuyas. ;-)ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Es súper fácil! De verdad, te lo dice alguien que tiene poca paciencia y la misma maña para las masas de cosas. Pruébala y me cuentas. Además, siempre la puedes hacer un día antes y dejarla en la nevera para el día siguiente (con que la saques un par de horas antes del frigorífico, vale).ResponderCancelar

  • Petite Blasa - ¡Me encanta esta tradición vuestra! Cuando vivía con mis padres, casi todos los fines de semana caía pizza para cenar algún día. De la masa se encargaba mi madre, que le pilló el punto y le sale inmejorable. Yo me encargaba de colocar los ingredientes sobre la masa, aunque a mí me gusta bien simple: salsa de tomate, orégano, mogollón de mozzarella y un toque de algún otro queso que haya en la nevera (azul, parmesano, etc.). La verdad es que la pizza casera es una delicia, nada que ver con las que se piden a domicilio. Lo mejor es que al día siguiente siguen estando buenísimas (diferentes, pero muy ricas)… ¡y confieso que me encanta desayunarla fría!ResponderCancelar

    • Gemma - A mí me encantaría poder hacer la pizza con alguien más que participara en el proceso, qué bonito :D

      Desayunar pizza de sobras al día siguiente… a quién no le guste eso, es que no es normal, jajaja, ¡a mí también me encanta!ResponderCancelar

  • Nunusite - Que bueno! Yo también tengo esa tradición!!! Todos los viernes toca “pizza de divendres” y los domingos es “el día nacional de la tortilla”… Son cosas que hago desde pequeña en casa de mis padres… Y sigo haciendolas ahora con mi familia! Jajaja!ResponderCancelar

    • Gemma - Lo del día nacional de la tortilla me parece fantástico, voy a comentarlo aquí, que seguro que lo adoptamos XDResponderCancelar