La Isla de Tabarca

Qué hacer en la Isla de Tabarca

¡Me encanta Tabarca! Cuando voy, me pongo como una niña pequeña y lo disfruto como si fuera la primera vez, siempre hago algo distinto y veo cosas nuevas. Por eso, ¿cómo no iba a hablaros de esta pequeña isla alicantina? ¡Hay mundo más allá de las Baleares y las Canarias! :P

La Isla de Tabarca se encuentra frente a Santa Pola, y está a unos 22 km de Alicante. En los días de cielo limpio, se puede ver sin ningún problema desde la ciudad. Esta pequeña isla es muy conocida aquí, aunque mucha gente de Alicante no ha ido jamás (lo de que haya que ir en barco es una barrera psicológica muy fuerte, por lo visto). Esta isla es un verdadero paraíso, declarada reserva marina en 1986, ¡la primera de España! A pesar de ser tan pequeña (1800 m de lado a lado), lo que podemos encontrar allí no deja de sorprender.

Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

Para llegar a la isla tenemos que coger un barco, bien desde Alicante o desde Santa Pola. En ambos puertos respectivamente encontraremos distintas empresas que hacen este trayecto. Dependiendo de si os mareáis o no, os recomiendo hacer el viaje partiendo de un sitio o de otro. Si os gusta el barco, salid desde Alicante. Tardaréis unos 50 minutos en llegar y podréis admirar toda la costa :) Los barcos salen todos los días, a varias horas. Mi recomendación es que salgáis en el primer barco del día, el de las 10 de la mañana. Así podéis llegar a la isla de los primeros (en verano hay días en los que la isla recibe más de 3000 visitantes).

Y aunque sea una isla pequeña, no cometáis el error de pensar que vais de paseo… nada de ropa de domingo, jajaja, o lo vais a lamentar. Lo imprescindible:

Protector solar, sombrero, gorra, etc. Casi todo el día lo pasaréis al sol, hay poca sombra. No importa si de normal no os quemáis, utilizad el protector y aplicadlo cada dos horas como mínimo.

Aqua shoes, escarpines o cangrejeras. Los mejores sitios para bañarse están fuera de la playa principal, y sin unas zapatillas de agua es imposible meterse en el mar (hay miles de piedras cubiertas de animalitos, conchas, corales…). No seas de los pringados que intenta hacerlo descalzo, porque es imposible y te perderás la mitad de la isla.

Gafas de bucear. Igual que lo anterior, si no las llevas, aunque sean unas de 2€, te pierdes toda la fauna submarina, que es muchísima.

Por lo demás, ropa cómoda, mochila y cámara de fotos. Las fotos que vais a ver aquí están hechas con mi Nikon y con el iPhone utilizando la funda sumergible de LifeProof.

IMG_4763
IMG_4795
IMG_4761
Isla de Tabarca
IMG_4786

Cuando el barco os deje en el puerto, id hacia la parte derecha de la isla. Atravesad la calle principal del pueblo, cruzando por debajo de su muralla, y llegaréis al final de la isla, donde hay una zona increíble de roca y piscinas de agua. Este islote se llama La Cantera y es mejor ir por la mañana porque el acceso es más fácil (el agua está baja). El primer baño del día os lo podéis dar aquí, y veréis que dentro del agua no hay ni un centímetro donde no haya vida animal. Es alucinante. Cangrejos enormes, ermitaños de todos los colores y tamaños, peces, estrellas de mar… Hay que tener cuidado al pisar hasta llegar a mar abierto, pero después mirad bajo el agua y veréis. ¡Todos los peces venían a jugar entre mis pies! Me seguían y se dejaban hacer fotos :D

Si os va la aventura, podéis nadar hasta el islote que hay enfrente, que se puede atravesar a nado o con una embarcación pequeñita.

IMG_4783
IMG_4788
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
IMG_4791
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

Después de pasar la mañana bajo el agua, es buen momento para dar una vuelta por las callecitas, que se cuentan con los dedos de una mano, y ver los murales que se esconden entre ellas, las casas de aire marinero… Nada más bajar del barco os habrán dado un montón de folletos de los restaurantes de la isla (el turismo es lo que tiene) y recomiendo que escojáis cualquiera de ellos para tomar una caña fresquita y alguna tapa. A mí me gusta Casa Ramos para esto, está en la plaza de Tabarca, así que no tiene pérdida. ¡Pero no os recomiendo comer en ninguno de los sitios de la isla, y os diré por qué!

Veréis que los restaurantes están siempre abarrotados, por lo que es un horror comer allí. La gente suele pedir arroces y calderos de pescado, langosta, etc. pero sinceramente, no merece la pena. En otros sitios fuera de la isla vais a encontrar mejor comida y un precio acorde, en Tabarca sobra decir que se aprovechan de su ubicación. Si queréis un buen arroz o caldero, en Santa Pola y Alicante no os van a defraudar. Así que mi consejo es que llevéis la comida o compréis un par de bocadillos, no hay manera mejor de disfrutar de la experiencia completa de la isla que comiendo mientras miráis al mar, en las rocas o en los prados de la zona donde está el faro.

Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

La iglesia, aunque tiene una parte que está derruida, también conviene visitarla (se puede entrar, aunque no siempre la he encontrado abierta). Y por lo demás, pasear por la parte de la muralla, es una delicia. Después podéis ir por el lado opuesto de la isla y ver la playa propiamente dicha, la turística.

Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

A mí me gusta comprar postales de todos los sitios a los que voy, algunas las mando a mis amigas y otras simplemente me las quedo para mi colección o para enviar en Postcrossing. En la isla hay muchas tiendas de souvenirs donde encontrar desde gafas de buceo hasta ropa. Yo no soy muy fan de estos souvenirs en plan hortera, me gustan las cosas más especiales, y hay una tiendecita que no puede falta en vuestro itinerario. Está en la calle principal del pueblo, a la que se accede por la muralla, y destaca de las demás por sus artículos inspirados en el mar y hechos a mano. Hay imanes de cerámica pintados a mano, velas con forma de erizos de mar, acuarelas de la isla, caracolas y estrellas de mar… es una tienda muy muy pequeñita.

Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca
Isla de Tabarca

Y por último, pero no menos importante, nos queda visitar la otra mitad de la isla, la que no está habitada y queda más salvaje. Es la zona donde está el faro y el antiguo puesto militar que había en Tabarca. ¡Ojo con esta parte, que engaña! Ahora mismo, en verano, tiene una pinta un tanto fea, con todo seco y sin flores, pero al contrario que la mayoría de vegetación, es en invierno cuando florece y la isla se pone preciosa. Todo gracias a unas curiosas flores que crecen allí.

Podéis seguir cualquiera de los caminos que hay marcados para llegar hasta el faro. Esta parte de la isla me encanta, es súper tranquila y puedes sentarte en cualquier sitio y quedarte meditando :)

Después, será hora de volver al puerto para coger el barco de vuelta, hasta pronto, pequeña isla.

Isla de Tabarca

Quiero destacar que la mayor parte de los turistas sólo pasan el día en Tabarca, pero si podéis, os recomiendo hacer noche y estar un fin de semana, así podréis ver todo cuando la gente se ha ido. Las opciones de alojamiento son varias: por un lado están las casas particulares que se alquilan (las hay de todos los precios, es cuestión de mirar. Pero prestad atención a las fotos porque algunas son muy antiguas), hay también un hostal y un hotel boutique en el que alojarse (la antigua Casa del Gobernador).

Aquí os dejo un mapa de la isla por si tenéis curiosidad por verla más de cerca.


Siempre me imagino viviendo en esta isla, aislada de todo y disfrutando de la naturaleza… sé que es una visión un tanto hippie de la vida, pero cuando pasas el día aquí, se te acaba pegando ;)

  • Carolina - ¡Qué sitio tan bonito! La verdad, había estado en Santa Pola en un par de ocasiones porque mi chico veraneaba allí, pero nunca me había hablado de Tabarca. Me lo apunto en destinos pendientes ;)ResponderCancelar

    • Gemma - ¿En serio? ¡Pero si desde Santa Pola está cerquísima! Quiero decir, al menos la habrás visto desde la playa, ¿no? Jajaja, si un día estás tan cerca de Tabarca, es que estás muy cerca de mí, y como no me llames… te pegaré :PResponderCancelar

  • Tania - ¡Qué preciosidad de fotos! Yo estuve una vez en la isla de Tabarca, cuando era pequeña, y la verdad, me la has redescubierto completamente. Creo que salí de allí con la sensación de que había demasiada gente por todas partes, pero claro, porque hicimos todo lo que no había que hacer: llegar tarde, en lugar de en el primer barco, ir a comer a uno de esos restaurantes que están hasta arriba… Leyendo el post me han dado unas ganas tremendas de volver, así que a ver si tengo ocasión de hacerlo pronto. Gracias por compartir tan bonita experiencia!!ResponderCancelar

    • Gemma - Lo cierto es que gente, hay. En eso no te voy a engañar porque por ejemplo cuando fuimos ya era primero de septiembre y aún así todos los barcos que vi iban llenos. Y cada vez observo que es más gente de fuera (americanos, ingleses, etc.) y menos gente local o turismo de aquí. En cierto modo, me preocupa un poco porque creo que ellos no se interesan igual por todo lo que hay en Tabarca, como la historia de la isla, etc. Pero bueno, es turismo y supongo que los de allí están bien contentos, así que… Por lo menos disfrutaremos de la isla mientras se pueda :D

      Yo si vuelves, te recomiendo que peses una noche allí, no es exageradamente caro y las vistas al ponerse el sol, con todo en calma, son preciosas.ResponderCancelar

  • Sra Díaz - ¡Qué maravilla de lugar!ResponderCancelar

  • Alhana - ¡Llevo AÑOS sin ir a Tabarca! Y lo cierto es que nunca he ido en verano así que por una parte me he perdido la marabunta turística pero por otra nunca me he podido bañar allí (aunque no sé si me atrevería con tanto animalito). ;-)
    A ver si algún día me animo antes de que se termine el verano, me has recordado lo requetebonita que es.
    BesitosResponderCancelar

    • Gemma - ¡Qué me dices! Oye, que en invierno también he estado y es preciosa igualmente, a mí me gusto igual en invierno (no sé qué tiene el mar en invierno, ais).

      Y sí, había muchos, demasiados animalitos marinos, jajajaja. Hubo un momento en que miré y había algo parecido una serpiente y no dejaba de acercarse a mí y me dio un poco de cosa, pero en realidad no hay nada peligroso XDResponderCancelar

  • Laia - Qué fotos más bonitas :) Fui a Tabarca de pequeña pero ya no me acuerdo de nada (soy de Valencia). Quería comentarte que el diseño tan bonito de tu blog me inspiró para abandonar la plantilla feucha del mío y hacerlo elegante también (aunque la temática de la página no tiene nada que ver). Así que gracias por la inspiración y por tu contenido, que lo sigo religiosamente.

    LaiaResponderCancelar

  • Maite Parafernalia - Que sitio tan precioso Gemma. Me lo apunto para la próxima visita a Alicante. Me acuerdo que ya pensé que era muy bonito cuando hablaste hace mucho tiempo de los talleres, pero acabo de recordarlo y esta vez me lo apunto bien apuntado.
    Por cierto, me encanta el nuevo diseño, que todavía no te había dicho nada. Muy limpito y claro.ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - ¡Qué maravilla! Me sonaba el nombre pero no sabía de la existencia de esta joya, va directa a la lista de lugares que visitar! ¡Gracias por descubrírmela!ResponderCancelar