Eso que se interpone en nuestros planes

la-vida-es-eso

Uf, qué semanas. Ayer terminé de trabajar en un proyecto (secreto, secretísimo) que me tenía completamente absorbida. De estar ocupada había pasado a estar desbordada, sin tiempo para nada que no fuera estar delante del ordenador o detrás de la cámara de fotos. No quiero que penséis que me estoy quejando, este trabajo es así casi todo el tiempo, pero me estaba empezando a pesar. Había noches que sentía que me iba a estallar la cabeza. Lo único bueno es que estaba tan cansada mentalmente que en cuanto tocaba la cama caía rendida.

He tenido que descuidar todas las cosas que me gustan. El cuarto es un caos, con un montón de cosas que he ido dejando por ahí por no tener tiempo para colocarlas en su sitio, amontonadas. No ha habido tiempo para ver a mis amigos (ni tan siquiera para hablar con ellos a través de esa famosa app del móvil). Hace mucho que no leo un libro, que no tejo nada y que no salgo con mi bici. El despertador suena bien temprano todos los días de la semana y la lista de tareas pendientes ha crecido tanto que dudo que pueda completarla algún día. Los emails se acumulan, no pude publicar la lección de Aprende A Tejer de la semana pasada… ¿sigo? Pero es que no me daba la vida para nada más. Me molesta tener que reconocer que no doy abasto.

Y esto es la vida, simplemente. Por momentos se interpone en nuestros planes y no hay nada que podamos hacer. Está claro que mi forma de organizarme ha fallado, pero es que llega un punto en el que no se puede ser más productivo, por lo menos si eres un ser humano. Para el año que viene me pido aprender a escoger mejor los proyectos en los que me embarco, saber decir no aunque me cueste.

Pero todo pasa y las aguas vuelven a su cauce poco a poco. Ahora por fin puedo ponerme al día con todos los posts que tengo pendientes de publicar, con el curso de punto y con el próximo patrón gratuito (que espero tener listo antes de terminar el año). Quería disculparme con vosotras por no haber podido cumplir, pero no lo voy a hacer. No porque no lo sienta, si no porque sería como arrepentirme de no poder llegar a todo y no creo que nadie deba pedir perdón por eso.

¿Cómo hacéis vosotras para lidiar con esas temporadas en las que estáis al borde del infarto? Aunque suelo organizarme bastante bien, no me vendría mal conocer otras formas de hacerlo :)

Entradas relacionadas:
  • Mercedes Galarce - No sabes cuánto sentido me ha hecho leer tu post. Ver que en estas fechas no estás sola en el colapso al menos te da ánimos. Uno llega a pensar que está haciendo todo mal. Estoy en el mismo proceso, haciendo malabares entre las tareas domésticas, la vida familiar, el trabajo de jornada completa, los proyectos inesperados que surgen y tratando de mantener el negocio del tejido andando…pareciera que el tiempo del año se vuelve un embudo en estas fechas. Personalmente me molesta que me quede menos tiempo disponible porque otros deciden que necesitan algo urgente de mi y que no estaba planificado. Con el tiempo he ido aprendiendo a manejar mis tiempos y a decir que no, a poner límites todo el rato, pero en mi trabajo formal pareciera que siempre hay incendios por apagar y eso roba mucha energia.
    Yo tengo mil post it de colores pegados por todas partes, un calendario inmenso que me recuerda las fechas límites y hago al final del dia un listado de prioridades para el dia siguiente…trato de mantener esos registros llenos de colores y decoraciones para alegrar cada actividad y darme ánimos.
    Un abrazo inmenso!!ResponderCancelar

    • Gemma - Meme, es justo lo que dices: el tiempo se vuelve un embudo. Como estar en un bucle infinito de cosas por hacer. Y ya del tema doméstico y familiar mejor ni te hablo, jajaja, menos mal que los días que paso fuera me ayudan a desconectar un poco.ResponderCancelar

  • Rocío - Jo, hace poco pasé por una temporada parecida y lo único que puedo recomendarte, porque a mí me vino de maravilla, fue estar unos cuantos días sin hacer nada a la vuelta del trabajo. El cuerpo me lo pedía, lo necesitaba como loca, así que llegaba a casa, me ponía la tele o música de fondo y me quedaba así sentada un par de horas, pensando en todo y en nada. Por supuesto el desorden se multiplicó y las tareas también, pero puede decirse que tras una semana así renací y volví a ser la misma. Bueno, o mejor, porque en mis tardes de “meditación” me di cuenta de que no se puede llegar a todo y que tengo que dejar de proponerme listas interminables de cosas por hacer, así que he vuelto, pero más tranquila, dando importancia al trabajo y sin dejar que todas mis aficiones y proyectos en marcha me agobien, haciendo uno a uno y cuando pueda (como el curso de punto, que aún no me he puesto!!). Parece muy tonto, pero espero que a ti te sirva.
    Mucho ánimo! Todas pasamos por temporadas así porque creo que nos exigimos demasiado, pero al final las cosas vuelven a su cauce…
    Y por cierto, deseando saber algo más de ese proyecto secretísimo ;)ResponderCancelar

  • Leyre - yo soy la desastre número uno, asi que vivo como tu ahora la mayor parte del tiempo. Pero seguro que lo tuyo es algo pasajero y en nada vuelves a organizarte como antes. y no tienes por qué disculparte, todos pasamos por épocas de estrés.
    Estoy desdeando concoer ese proyecto tan secreto. Seguro que ha merecido la pena el esfuerzo.
    un besoResponderCancelar

    • Gemma - Jejeje, no se si conseguiré organizarme de nuevo con todo lo que se avecina, pero bueno, al menos intentaremos disfrutar de la pausa :PResponderCancelar

  • Moira - Cómo te entiendo Gemma!!! Yo llevo una racha de mucho curro, y me está tocando viajar bastante, y al final he acabado sintiendo como si hubiera perdido el control sobre mi vida… como que vienen cosas y te dejas llevar porque no puedes hacer mucho más! Cursos geniales en los que no avanzo, labores a medio gas, la casa ejem…
    Creo que lo mejor en estos casos es hacer un pequeño parón (estoy deseando que lleguen las vacaciones) para volver a tomar las riendas y organizarnos!
    Mucho ánimo y ya verás como pasa!
    MoiraResponderCancelar

    • Gemma - Somos todas una panda de mujeres de vidas descontroladas, jajajaja, me encanta. Menos mal que no estoy sola, aunque no lo creáis me consuela bastante :DResponderCancelar

  • Paula - Yo he aprendido que a veces no llego y punto. Y si no llego, no llego. Si he hecho todo lo humanamente posible para llegar y no me he apañado… pues nada, no tengo nada que reprocharme.

    Me parece bien que no pidas perdón, no tienes nada por lo que disculparte. Hay veces que ni el plan de organización mejor diseñado del mundo nos arregla nada.

    Me alegra que estés de vuelta y que veas la luz al final del túnel. Un beso!ResponderCancelar

  • BegoÑa - Normal que si estás inmersa en un proyecto secreto, secretísimo (que espero nos lo enseñes algún día, jejeje…) no tengas tiempo para lo que más te gusta. Pero eso no es descuidar nada! Estas fechas son un agobio, porque se nos acumulan millones de cosas que queremos hacer y el tiempo no nos concede ni un segundo más del que nos da. Las cosas importantes hay que hacerlas en el momento que nos marcan, aunque debamos “aparcar” las que más nos gustan. Seguro que encuentras un momento para retomarlas.
    Lo que yo hago son muchas listas, con prioridades, con etiquetas.. Después voy tachando lo que ya tengo hecho y pongo, en la siguiente página, en primer lugar, lo que me ha quedado pendiente. No siempre consigo cumplir con el orden que he establecido y salto de una cosa a otra. Y me agobio, como te ha pasado a tí. Pero siempre pienso que si hice tal o cual cosa en aquél momento, es porque debía hacerla. Y si no llegué a aquella otra actividad que me apetecía más, fue por cumplir con lo que era más importante.
    Seguro que en un pispás te organizas y consigues hacer todo lo que tienes pendiente. O gran parte de ello.
    Ánimo luchadora, que tú puedes con todo y más!
    Un besico ;)ResponderCancelar

  • Esther - Pues si, ya lo has dicho tú. Es la vida. Nos guste más o menos, nos cueste más o menos, no nos queda otra y lo bueno es aprender de los errores y desear mejorar. Y eso lo haces tú a la perfección. Mientras, el resto del mundo espera fuera, a que pase el temporal y vuelvas a ser tú, la de siempre, sin agobios. Porque nos pasa a todos. Un beso enorme, te quiero.ResponderCancelar

    • Gemma - Pues por todas estas cosas aún no he tenido tiempo de escribirte :(ResponderCancelar

  • Lanukas - Lo mejor que puedes hacer en estos casos, como ya han dicho por aquí, es desconectar unos días y irte por Soria, por ejemplo ;) o salir a dar un paseillo con la bici… Volver renovada y con energía! Nosotros te seguiremos esperando por aquí. No intentar abarcarlo todo y saber decir que no a tiempo a veces puede ser lo más acertado.
    Besicos!ResponderCancelar

    • Gemma - Mi querida Soria <3 Estoy enamoradita de ella, de verdad que sí. Y mira que yo pensaba que mi corazón solo estaba en Asturias, ahora lo tengo que dividir ;)ResponderCancelar

  • MJ - Pues a ver te cuento, yo ahora estoy haciendo un curso de Community Manager en la Fundación UNED (es de octubre a febrero) y ocupa la mayor parte de mi tiempo, vamos no tengo tiempo ni para dibujar (ahora la gente me pide caricaturas, gracias por crear #DrawingAlong aunque he visto que en Noviembre la cosa empezó a flojear) ni para ver series así que ahora dedico más tiempo a estudiar y los fines de semana los alterno, dibujo o veo series, aunque aprovecharé las navidades para dibujar jaja.

    mucho ánimo guapa! todo es cuestión de organizarse y que hayan más horas en el días jaja

    un abrazo!!ResponderCancelar