El bosque de secuoyas del Monte Cabezón

Secuoyas en el Monte Cabezón

Uno de mis sueños es poder visitar algún día el Sequoia National Park en California. Y es que estos árboles me fascinan. Son tan enormes, que no puedes más que pensar en lo pequeños e insignificantes que somos los seres humanos, en la grandeza de la naturaleza y del planeta en que vivimos.

Pero si estás en Cantabria o cerca de allí, puedes vivir una experiencia muy parecida visitando el bosque de secuoyas del Monte Cabezón. Los árboles no alcanzan el tamaño máximo de su especie (más de 60 metros), ¡pero miden más de 40 metros de altura! Yo me quedé sin palabras :D

El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón

La historia de cómo llegaron las secuoyas a este lugar no deja de ser curiosa. Se plantaron en los años 40, durante la primera época del franquismo, para así depender menos del comercio exterior y las importaciones (la madera de estos árboles es muy apreciada). Pero cuando los árboles estaban listos para ser talados, el franquismo había terminado y se quedaron aquí, tal como los vemos hoy. En 2003 se declaró Monumento Natural y como las secuoyas son árboles de hoja perenne, las vistas se pueden disfrutar todo el año. Nosotros fuimos un sábado por la mañana y aunque nos encontramos con algunos excursionistas, el sitio estaba súper tranquilo.

El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón

Las fotos no hacen justicia a este sitio, de verdad. Estuvimos como una hora caminando entre los árboles, mirando todo, tocando cada tronco… Yo con la boca abierta, haciendo fotos sin parar :)

Para llegar al bosque de secuoyas hay que dirigirse al pueblo de Cabezón de la Sal, una vez allí no hay pérdida. De todas formas, con un mapa o un GPS iréis sin problema. En la zona hay varias rutas de senderismo, se puede entrar por la parte superior del bosque donde hay un mirador, pero nosotros entramos por la parte de abajo (y creo que la impresión al ver los árboles es mucho mayor desde ahí).

El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón
El bosque de secuoyas del Monte Cabezón

Fue una experiencia inolvidable. Cuando estamos fuera no dejamos de ver paisajes preciosos, pero esto me impresionó muchísimo, a pesar de que no es un bosque enorme (por cierto, hay casi 850 secuoyas).

¿Habéis estado aquí? Si este verano vais a andar por el norte, ¡apuntadlo en vuestro itinerario sin dudarlo!

Entradas relacionadas:
  • Maria - Qué pasadaaaa, no tenía ni idea de que existía este tipo de bosque en España… y eso que juraría que he estado por Cabezón… espero poder ir, porque nunca he visto una secuoya y me haría mucha ilusión!ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Son árboles impresionantes! Y eso que no son todo lo grandes que deberían ser, pero son taaaan altos :D

      El pueblo es súper bonito, me pareció que estaba lleno de vida (y muy moderno, por cierto), es posible que hayas estado y no hayas visto las secuoyas porque están a la entrada y las tapan otros árboles, nosotros al principio tampoco las veíamos, jajaja.ResponderCancelar

  • Sofía - Gracias Gemma, no tenía ni idea de que teníamos este bosque tan cerquita, aquí en España. Pensaba que para ver secuoyas tendría que salir lejos, al extranjero. Te agradezco mucho que lo hayas compartido, seguro que lo visitaré. Me encantan los árboles y las plantas en general.ResponderCancelar

  • Bárbara - Ay… yo tambien sueño con los Parques Nacionales de la costa oeste de EEUU. Algún dia :)
    Cuando vayamos por el norte nos acercaremos seguro. Ese imán que tienen los árboles que no puedes parar de tocarlos… ains…ResponderCancelar

  • Carmen C - Gema, has conseguido que me emocione. Soy cántabra emigrada a Lisboa. Cnozco Cabezón desde que nací y, de hecho, viví allí un año. Gracias por la ventanita que me has abierto para ver mi tierra!!ResponderCancelar

    • Gemma - Joooo, no sabes cuánto me alegro :DDDD

      Cantabria es preciosa, siempre descubro rincones nuevos donde perderme.ResponderCancelar

      • Vicky - Hola Gemma,
        Gracias por la entrada, me parece increíble que haya bosques de secuoyas en España y no los conozcamos..Estuve hace unos meses en Muir Woods, al lado de San Francisco y me encantó. Es verdad que las fotos no captan la magnitud de los árboles, estar al lado de uno de ellos te da una sensación de insignificancia.. Deseando estoy viajar a Cantabria, me pilla lejillos, vivo en el extremo sur, pero vaya, todo es proponérselo.
        un beso.ResponderCancelar

        • Gemma - Jajaja, bueno, yo vivo en Alicante y mira donde terminé yendo :P Todo es posible, ya sabes, si en algunas vacaciones andas por Asturias o Cantabria, lo tienes bien cerquita. ¡Que suertuda por haber ido a los Muir Woods! Te envidio mucho ahora mismo.ResponderCancelar

  • V - :O Justo este domingo estuvé allí, yo también entré por la parte de atrás, a donde nos llevó el gps, que pensé que nos había perdido pero no, 10 m adentrandote en el sendero ahí están, altísimos,y frodosísimos. Había gente haciendo picnic o paseando, pero muy poquita un lugar muy poco concurrido, lo que se agradece, porque se respira una paz y tranquilidad, el único “fallo” que al estar cerca de la autovía se oyen mucho los coches, pero de verdad que consigues abstraerte y relajarte. Un sitio muy recomendable y de merecida visita, que a veces no sabemos ni lo que tenemos cerca.
    Por cierto hay un geocache escondido (recuerdo que en twitter pusiste algo de geocaching ;) )ResponderCancelar

    • Gemma - Como nosotroooos, aparecimos allí por el GPS y al principio no veíamos nada de nada, pensamos que era una broma o algo, jajajaja, pero sí, te metes por las plantitas y aparecen :DResponderCancelar

  • Sole Silbando - Qué vergüenza me da reconocer que no sabía de la existencia de secuoyas tan cerca. Me acabas de abrir un nuevo mundo. Me encanta. No sé si este verano, pero este año, lo tengo que conocer.
    Las fotos son increíbles. Tienes un arte especial para haer fotos en exteriores.ResponderCancelar

    • Gemma - Amaia, te va a gustar mucho el sitio, es muy tú. No es enorme, pero es lo suficientemente grande como para sentirse perdida en la inmensidad de los árboles :)ResponderCancelar

  • Marijose Echepare - Hola gemma tenemos muchas cosas en comun me encanta leerte por eso, me encantan las secuoyas en vitoria hay una que tiene 150 años y me encanta abrazarlo cuando voy pero creo que esta muerto ,eso he oido ,el domingo que voy a cantabria si puedo me acerco a este bosque no lo conocia seguro que me encanta.un abrazo guapa.ResponderCancelar

    • Gemma - Me acabas de descubrir la existencia de esta secuoya, muchas gracias. He estado buscando fotos en Google y es enorme, ¡qué bonita! A ver si la próxima vez que vaya a Bilbao podemos acercarnos a verla. Espero que te guste el bosque de secuoyas, ya me contarás.ResponderCancelar

  • Petite Blasa - Nunca he estado allí, ¡aunque me encantaría! No estoy segura de haber visto nunca una secuoya (en persona), pero al menos en fotos parecen árboles de cuento. Me imagino tumbada en el suelo, mirando hacia arriba y sintiéndome pequeñita. Casi puedo oler el bosque desde aquí :)ResponderCancelar

    • Gemma - Eso mismo fue lo que me pasó a mi. Hasta me senté en suelo y todo ^_^ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - No tenía ni idea que hubiera secuoyas en España, y acaba de pasar a mi lista de wishlist de lugares que conocer ^^

    Muchas gracias por haberlo compartido.

    Un abrazoResponderCancelar

  • Bertorulez - Que montón de fotos tan inspiradoras, e han dado ganas de ponerme a pintar!!. Un lugar mas que visitar futuramente, no pienso perdermelo!!ResponderCancelar

  • Cotonet - El sitio parece maravilloso, que paz se respira sólo con ver las fotos. Ha tenido que ser una pasada estar allí. Las fotos son preciosas :-)ResponderCancelar