Cómo buscar tiempo para hacer lo que te gusta

Cómo buscar tiempo libre para hacer lo que te gusta

Yo era de las que dejaba las aficiones y hobbies para cuando tuviera un momento libre. En plan “ya haré esto o lo otro cuando no tenga nada que hacer”. En principio es un planteamiento lógico: las aficiones son eso, aficiones, y desde pequeños nos enseñan a relegarlas a un lugar secundario. Pero la realidad es que esto suele tener un resultado desastroso, porque si ponemos todo por delante de nuestros hobbies, al final nunca los practicamos ni les dedicamos tiempo. O el tiempo que les dedicamos es tan mínimo que nos hace sentir frustrados y acabamos por abandonarlos.

Este no es un post para invitarte a que abandones el trabajo o la vida social para dedicarte a tus aficiones. No pretendo que dimitas y te quedes en casa haciendo punto todo el día mientras escuchas el canto de los pájaros (aunque sería un buen plan). Pero hay algo que he aprendido: ese “tiempo libre” del que hablamos es un ser mitológico, y nunca llega sin más. Porque la vida es complicada y tenemos siempre mil cosas que hacer, más aún en estos días que corren. Porque está llena de imprevistos. Por eso no podemos esperar a que aparezca para hacer todo eso que nos encanta. Somos nosotros los responsables de asegurarnos ese tiempo, de hacer todo lo posible para tenerlo y apreciarlo como si fuera un tesoro.

Si quieres tener tiempo libre, tienes que tomártelo en serio. Muy en serio.

Y antes de que pienses “pero si solo es tiempo libre”, déjame decirte que es mucho más. Tener tiempo para ser creativo y hacer las cosas que te gustan tiene un impacto positivo en todo lo que haces. Es necesario para sentirse realizado, te hace ser más feliz, te ayuda a procesar el resto de cosas que suceden en tu día a día. Cuando haces algo que de verdad te gusta simplemente por el propio placer de hacerlo, entras en una especie de estado de meditación. El valor terapéutico de esos momentos es innegable, así que no lo tomes como algo opcional :)

Lo primero y más importante es volverse consciente de la situación. ¿Crees que tienes suficiente tiempo para dedicarle a tus aficiones? ¿Todas las semanas tienes un ratito reservado a no hacer nada? Supongo que para la mayoría la respuesta es no. Ya tienes dos cosas que podrías mejorar. ¿Cómo te sientes cuando te falta tiempo para ti? ¿Mejoraría tu vida si pudieras hacer hueco a esos hobbies? Es importante tener claro que necesitas ese tiempo, tomártelo en serio como he dicho antes. Hasta que no interiorices esa necesidad, no hay nada que hacer. Solo tú eres responsable de crear tiempo libre para ti, es algo que ninguna otra persona puede solucionar. Aunque creas que es un poco egoísta, en realidad estás invirtiendo en ti.

La clave está en el “No”

Algunas veces me preguntan que cómo es que hago tantas cosas, que cómo me da tiempo a todo. Y la realidad es que no me da tiempo a hacer todo. Es más, me da tiempo a hacer muy poquitas cosas. El resto de cosas no las hago, así de simple. Para poder hacer cosas que te gustan tienes que aprender a decir “No”. El día tiene 24 horas. Si quiero hacer las cosas que más me gustan y atesorar esos momentos creativos que necesito, me tengo que perder otras. Suena a sacrificio, pero yo no lo veo así. Porque lo que me aportan esos momentos no me lo da nada más.

Soy muy selectiva con las actividades que realizo, y me pierdo muchísimas cosas para poder tener ese tiempo libre tan ansiado. Digo no a cumpleaños, paso de algunos planes con amigos… No hay otra manera. Y me dejo de distracciones y tonterías. No es sencillo al principio, por eso decía más arriba que hay que tener muy claras cuáles son nuestras prioridades respecto al tiempo libre y las aficiones. A esto me refería con lo de que hay que tomárselo en serio.

Cuando veas una foto en Instagram de otra persona y pienses que siempre está haciendo cosas y que el tiempo le cunde muchísimo, date cuenta de que en realidad está sacrificando muchas otras cosas que no ves para poder hacer espacio a las cosas que le gustan.

Haz un horario

Como cuando ibas al colegio o al instituto. Puedes hacerlo digitalmente o en papel, como te resulte más útil, simplemente es para que veas dónde se va tu tiempo y cuánto dedicas al resto de actividades. No hace falta que apuntes horas con exactitud.

Primero anota las cosas fijas que tienes que hacer cada día, esas que no puedes cambiar (trabajo, cosas en casa o cosas con los niños, si tienes). Después identifica el resto de cosas que sueles hacer pero que son opcionales (los días que comes o cenas fuera, que sales con amigos, lo que haces los fines de semana o por la tarde-noche). ¿Cuántos momentos quedan libres? ¿Podrías agrupar o minimizar algunas de las cosas que ya has apuntado para hacer que los huecos libres ocuparan más espacio? En este momento es en el que debes seleccionar y priorizar. Por ejemplo, a lo mejor en vez de salir tres días con amigos podrías dejarlo en dos y dedicar el otro a hacer algo que te encante. Si todas las noches ves la tele o series durante dos horas, a lo mejor podrías reducir ese tiempo de tele o internet y cambiarlo por una de tus aficiones. ¡Recuerda que estás invirtiendo en ti!

Añade esos bloques de tiempo libre que has reservado para ti en el horario y cúmplelos como si fueran un trabajo. ¡No te los saltes ni creas que son menos importantes que el resto de cosas!

Nunca te sientas culpable

Parece mentira que sabiendo que nos hace falta ese tiempo, seamos capaces de relegarlo al último lugar en nuestra lista de prioridades. Es más, cuando empiezas a pensar en ese espacio para ti, a menudo te sientes culpable. Y luego tienes que aguantar a aquellas personas que todavía no entienden que es algo prioritario y te sientes más culpable todavía. No lo hagas, repítete a ti misma que tener tiempo para tus aficiones te convierte en una mejor persona. Porque te hace más feliz y te ayuda a sentirte bien con tu vida, y eso también se traduce en que estás mejor con los demás ;)

Al principio a todos nos asaltan esas dudas, esa sensación de que estamos haciendo algo malo por buscar ese tiempo tan valioso para nosotros. Pero cuando llevas un tiempo y te haces experto en proteger esas horas para ti, ya no hay vuelta atrás. Es tan necesario como comer o respirar, y entonces deja de importarte lo que les parece a los demás.

Yo valoro mucho mi tiempo libre, y no podría estar largas temporadas sin hacer las cosas que me gustan. Cuando por algún motivo tengo que pasar un tiempo sin ese espacio para mí, me cuesta concentrarme y estoy de peor humor (y me falta creatividad). Crear un horario donde ver la realidad de mis actividades fue clave, y lo fui modificando poco a poco para que reflejara mejor lo que era importante para mí. Es un proceso que lleva su tiempo y del que aprendes a base de acierto y error, ¡pero merece la pena!

¿Cómo hacéis vosotras para tener más tiempo libre que dedicar a vuestras aficiones?

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Organiza tu vida digital

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu