5 cosas que hago / 5 cosas que no hago

5 cosas que hago & 5 cosas que no hago

Últimamente he estado pensando en esas pequeñas cosas que he dejado de hacer o que he empezado a hacer desde que me interesé por el minimalismo y por llevar un estilo de vida más saludable el año pasado. Por supuesto, hay muchas más, pero aquí tenéis algunas.

5 cosas que sí hago

ME ACUESTO MÁS PRONTO, Y MADRUGO

Realmente podría decirlo al revés, como madrugo bastante, me acuesto más pronto. Nunca he sido de las que se queda en la cama hasta tarde, pero ahora puedo decir que me levanto súper pronto. Los sábados es el día que más temprano me levanto, y aprovecho para hacer otra cosa que también ha mejorado mi calidad de vida: ir a comprar la fruta y la verdura al mercado (en serio, no hay color).

Solía quedarme despierta hasta las dos de la madrugada, y aunque igualmente me levantara pronto al día siguiente, no es lo mismo. Ahora estoy completamente lista para afrontar el día en cuanto salgo de la cama, tengo más energía y noto cómo dormir mis 7-8 horas diarias tiene un efecto directo en todo lo que hago. El sueño es súper importante, aunque pensemos que es una pérdida de tiempo.

UTILIZO JABÓN SÓLIDO

Hace años que me lavo la cara con jabón sólido, ahora también las manos, el cuerpo en la ducha… Siempre jabones artesanales y a poder ser ecológicos. Una pastilla de jabón rinde muchísimo más que el jabón líquido y suelen tener efectos que puedes ver y comprobar en la piel. Yo la tengo sensible, muchos productos convencionales me la irritan e incluso me producen alergia, así que este cambio ha sido maravilloso.

Para la piel del rostro uso un jabón artesanal de aloe vera y para el cuerpo voy variando. No todas las marcas me van bien, por ejemplo, soy fan de Lush, pero cierta marca conocidísima de jabones hechos a mano que seguro has comprado alguna vez, hace que me pique todo el cuerpo y que sea insoportable usarlos. Como todo, hay que probar antes.

BEBO LECHE VEGETAL

Nunca de soja (por tu bien hormonal, evítala como a la peste). Desde pequeña tenía problemas con la leche, porque no me gustaba y además me sentaba mal. A los 15 descubrimos que era intolerante, cosa que me libró de tener que seguir tomando algo que no está diseñado para nuestro cuerpo. No bebo leche de vaca porque está llena de porquería y me resulta tan extraño como si bebiera leche de gato. No quiero iniciar aquí un debate sobre la leche, creo que todos tenemos la suficiente información hoy en día y si no, podemos buscarla.

A cambio, bebo leche vegetal ecológica, principalmente de avena. Ya he dicho que no tomo soja porque tiene muchos efectos hormonales, pero no le hago ascos a la leche de arroz, de almendra, de quinoa… Por si no lo sabéis, hacer este tipo de bebidas vegetales en casa es muy fácil.

DOY UN PASEO LARGO CADA DÍA, USO LA BICI, CAMINO…

No me gusta el deporte, lo admito. Lo máximo a lo que llego es al senderismo y al yoga, todo lo que sea sacarme de ahí, uf. A cambio, sí puedo decir que camino muchísimo. Voy a todas partes andando, y me encanta. Si algo está a 40 minutos o menos andando, allá que voy. Para el resto de cosas utilizo la bici, y siempre que puedo me escapo con ella a hacer alguna ruta. Dicen que si mueves las piernas mueves el corazón y no puedo estar más de acuerdo.

BEBO AGUA ANTES DE ACOSTARME Y JUSTO AL LEVANTARME

Antes de ir a la cama bebo un vaso de agua, para que mi cuerpo tenga con qué funcionar mientras descanso (¿sabías que hacer esto previene los infartos cuando duermes?). Cuando me levanto, repito la operación, para ayudar al cuerpo a activarse y empezar bien el día. Parece una auténtica chorrada, pero se nota.

Y por si alguien tiene dudas, no me levanto en toda la noche para ir al baño.

5 cosas que no hago

NO TOMO AZÚCAR

De nuevo, no quiero hacer una guerra contra el azúcar aquí, pero es MUY MALO para tu salud. Hace un año y medio que dejé de tomar azúcar y la vida sin él no es un asco. Posiblemente ayuda que nunca haya sido de dulces, pero tengo que decir que consumo muchos más productos de ese tipo ahora que antes, eso sí, gracias a todo lo que existe hoy en día sin azúcar. Vivir con una persona diabética también ayuda, te hace más consciente de que está presente en casi cualquier alimento.

Además de que es malo, he llegado a la conclusión de que los alimentos tienen su sabor y punto, y si tengo que añadirles azúcar para hacerlos apetecibles, es que no me gustan. Lo mismo digo de los edulcorantes. Ahora me encanta el café sin azúcar ni endulzantes, cocino repostería sin él… Por supuesto, eso no quita que alguna vez si quiero comer algo y no lo hay sin azúcar, lo coma. Pero cuando dejas de comer azúcar, tu cuerpo cambia. Una semana después de dejarlo, ya no quieres mirar atrás.

NO USO MICROONDAS

Es más, no tenemos micro en casa. Cuando hicimos la obra, decidimos regalarlo. Y no es que sea una paranoica de las ondas radioactivas ni nada de eso, es simplemente que no calienta igual que los fuegos de la cocina. Además, tampoco me gusta por muchos motivos más, uno de ellos, que explica bien aquí, es que la comida necesita su tiempo para hacerse, para cocinarse, etc. No alimenta igual algo que has hecho en el microondas que algo cocinado a fuego lento, y eso después va a parar a tu cuerpo.

Si para hervir un vaso de agua y hacerme un té no puedo esperar dos minutos de mi vida, mal vamos.

NO TOMO BEBIDAS ALCOHÓLICAS DESTILADAS

Hace años que dejé de tomar bebidas destiladas (entre las que se incluyen ron, brandy, tequila, ginebra, etc.) y sólo tomo bebidas alcohólicas fermentadas (vino, cerveza y sidra). Para resumirlo, os diré que las bebidas fermentadas pasan por un proceso totalmente natural, mientras que las destiladas sufren un proceso artificial. A grandes rasgos, las fermentadas son sanas, las destiladas no.

Siempre digo que no bebo, pero lo que realmente quiero decir es que no salgo de esas tres bebidas: cerveza, vino, sidra. Es más, todos los días bebo una copa de vino, o tomo un vaso de cerveza o sidra con la comida.

Para que os hagáis una idea de las calorías vacías del alcohol: con el vino, el cava, la sidra o la cerveza no llegamos a 100 calorías por copa, mientras que con un combinado como gin tonic, etc. sobrepasamos las 500. Si eres de las que sale y se toma dos o tres copas, calcula.

NO COMPRO LIBROS EN PAPEL

Leo muchísimo y comprar libros en papel no es sostenible. Así que todos los compro en ebook. Por supuesto que no es la misma sensación, pero si al año leo unos veinte libros o más, que no voy a releer ni quiero conservar cogiendo polvo en una estantería, no es viable comprarlos en papel. También voy a la biblioteca cada semana.

Siempre hay excepciones, como los libros craft, que sí compro de vez en cuando si merecen mucho la pena.

NO USO EL MÓVIL EN LA CAMA NI ANTES DE ACOSTARME

Probado está de sobra que la luz que emite la pantalla del móvil impide a nuestro cerebro prepararse para dormir (o por lo menos, para dormir bien). Además, no es nada bueno acostarse y no dejar de mirar Instagram, Twitter, el correo… realmente pienso que los móviles se han entrometido en nuestras vidas de una forma brutal. La cama es sólo para dormir y para hacer cosas divertidas ;)

Una hora antes de acostarme, dejo el móvil de lado. Pongo el modo avión y me olvido de él. Y por la mañana lo mismo, nada de mirarlo recién levantada. Primero desayuno, planifico el día y cuando ha pasado casi una hora, entonces, desactivo el modo avión. Desconectar es muy necesario.


Otro día os hablaré más en profundidad de algunas cosas que he mencionado en esta lista, pero creo que os podéis hacer una idea de cómo implementar pequeñas rutinas saludables en vuestra vida, sin tener que hacer grandes cambios.

Feliz fin de semana :)

Entradas relacionadas:
  • bertorulez - Deberia empezar a coger ejemplo de muchas de estas cosas que haces y que no haces, porque yo mismo comprendo que muchas de las que hago son un error y que cambiarlas será un proceso muy beneficioso para mí. Creo que voy a proponermelo porque quiero lograrlo!! Un besote y estoy totalmente deacuerdo que la cama es para dormir y para hacer cosas divertidas unicamente jejejeResponderCancelar

    • Gemma - Bueno, piensa que todo esto ha sido un proceso de poco a poco, no he hecho todo a la vez, jajaja, seguramente eso me hubiese hecho fracasar XDDD

      Pero por ejemplo si empiezas con algo como lo de beber un vaso de agua antes de acostarte y al levantarte, lo interiorizas como una rutina súper rápido y eso ya es un paso grande :DResponderCancelar

  • Noe - Yo tengo una guerra con el azucar! Te envidio, soy super adicta y no consigo dejarlo de lado aún sabiendo lo malo que es. No sé terminar de comer y no coger algo dulce, me vuelvo loca :(

    Y lo del jabón no me lo había planteado y me gusta mucho la idea :DResponderCancelar

    • Gemma - Reconozco que seguramente si me encantara el dulce, esto me hubiese costado un montón :/

      Prueba a comprar bollería y dulces sin azúcar, que los hay y por suerte ya no valen carísimo ni cuestan de encontrar. La semana pasada por ejemplo trajimos a casa unas palmeritas de hojaldre sin azúcar y no se nota la diferencia, hasta cosas con crema y nata sin azúcar. Si es que lo del tema azúcar es un poco mafia… desde que sé que hay empresas que pagan a otras por ponerle azúcar a los alimentos que fabrican, me da muy mal rollo.

      Y cuando lleves un tiempo sin comerlo, verás qué diferencia (no de peso ni nada, porque yo no he adelgazado por dejar el azúcar), pero tu cuerpo está mucho más ligero y notas que funciona mejor :)ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Qué fuerza de voluntad! Admiro a los que sabéis llevar a cabo vuestros buenos propósitos. Muchos de estos puntos han sido mis “debería” desde hace mucho tiempo. Aunque sé que muchos, jamás podré conseguirlos (lo de la leche por ejemplo). Pero también me he dado un par de palmadas, porque oye, pensaba que estaba fracasando en todas y veo que alguna que otra cosa sí que he cambiado ^^ Muchas gracias por ser la voz de mi conciencia jajajaja…ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Pero qué vas a estar fracasando! Buah, si me pongo a mirar todo lo que hacen los demás, me deprimo, jajaja, porque para mí esto está muy integrado en el día a día y no me entero. Lo que me alucina es la gente que se vuelve loca intentando no generar residuos y tal (yo intento reducirlos al mínimo, pero reconozco que si me cuesta mucho esfuerzo, no lo hago y me voy a la siguiente opción). Es imposible ser perfecto en hábitos, porque cada uno tenemos un estándar de “correcto” e “incorrecto” :P

      Maldición, ahora veo que esta entrada me da para otro post más, jajaja.ResponderCancelar

  • Agata - Me ha encantado el post! EnhorabuenaResponderCancelar

  • Gemma - Hola Gemma:
    Me ha encantado leerte, yo llevo ya dos años largos que hago lo mismo que cuentas y se nota.
    Me ha intrigado la leche de quinoa, yo la he hecho de arroz, avena, almendras, anacardos… pero quinoa no… tendré que investigar.
    Muchas gracias.ResponderCancelar

    • Gemma - ¿Sabes qué? Esta Navidad descubrí de casualidad los anacardos y me encantaron, tuve que ir corriendo a comprar porque decidí que no podía vivir sin ellos, jajaja.

      El proceso realmente es igual que el del resto de leches vegetales. A mí realmente no me gustó su sabor, todo lo que me gusta cocinada, en la leche lo encuentro raro con un regusto final que no me gusta del todo. ¿Has probado la leche vegetal de alpiste? Me sentí como un pajarito cuando la probé, pero está rica :PResponderCancelar

  • Nere B - Coincido en varias cosas, yo también soy de madrugar, bebo agua y paseo. Amo el yoga, pasear, ir de ruta y andar en bici como tú y el resto de deportes como que no… Bebo leche vegetal, a veces soja, a veces almendras, a veces arroz. El motivo por el que tomo a veces de soja es porque me cuesta encontrar leches de los otros tipos que no lleven azúcares añadidos. Y hacerla yo misma en casa no es una opción para mí.
    A mí también me chiflan los jabones sólidos, siempre lo uso en las manos y en la cara, para el cuerpo utilizo uno de Weleda líquido, que también es natural.
    Me gustaría saber más sobre lo de que no tomas azúcar, a mí me resulta super complicado (quizá porque no soy mucho, por no decir nada, de cocinar), prácticamente todos los alimentos envasados llevan azúcar de una forma u otra. Llevar una dieta a base de carnes/pescados, huevos, arroz, legumbres, verduras, semillas y frutas/frutos secos me resulta muy esclava. Aunque ciertamente sería la más saludable.
    Yo hasta hace poco no tenía microondas, nunca lo he necesitado, pero me lo regalaron mis padres y ahora que lo tengo lo uso para calentar comida y té básicamente. Cocinar no cocino mucho en él.
    Yo directamente no bebo nada más que agua. No me gusta el alcohol, de ningún tipo, y los refrescos contadas ocasiones.
    Tampoco uso el móvil en la cama, pero es que tampoco lo uso mucho en general. No soy de esas que están pegadas a él constantemente.
    Sobre los libros en papel todo lo contrario, lo siento pero es que no puedo con los ebooks, no me gusta leer ahí. Además amo los libros como objeto en sí, me encanta pasar páginas, subrayar y anotar cosas en ellos, verlos en mi estantería… Colecciono libros y películas que me gustan.
    Un besazo!ResponderCancelar

    • Gemma - Hola Nere, yo no suelo hacer la leche en casa, más que nada porque no dispongo de tiempo para hacer tooodo a mano en casa, por lo menos ahora mismo. Si buscas leches sin azúcares ni nada que no sea avena, almendras, etc. y agua añadido, te recomiendo que mires las que tienen en la sección bio o eco del súper, porque hay un montón (soy como tú y me fijo en que sólo tengan el ingrediente principal y agua, nada más).

      Sobre la comida, creo que lo de cocinar tiene mucho que ver. Por ejemplo, en casa siempre, siempre se come plato de cuchara al mediodía. Así que unas veces son lentejas, otras menestra… para no perder tiempo, aprovecho los domingos y hago la comida de la semana (somos dos, normalmente con tres comidas distintas paso la semana, repitiendo algún día con lo que va sobrando en la olla), luego la guardo en la nevera o la congelo, dependiendo de lo que sea. Comprar en el mercado y en la carnicería/pescadería de mi barrio ha cambiado mucho mis costumbres también. Por ejemplo, aunque es más cómodo, nunca compro carne en el súper y prefiero traerla de la carnicería aunque gaste diez minutos más. ¡El congelador es tu amigo! Si tuviera que cocinar todos los días de plato, me daría algo. Pero se puede comer bien y sano sin hacer mucho esfuerzo :D

      Y tienes razón en lo de los libros, para nada es igual, menos mal que me desquito con los libros de punto y ganchillo, esos sí que los atesoro como ninguna otra cosa…ResponderCancelar

  • BegoÑa - Algunas cosas las hago….bebo leche de almendras o avellanas, no tomo azúcar (hace años, tomaba azúcar morena integral de caña, pero ya ni eso), bebo un vaso de agua al acostarme (o una infusión de rooibos) desde hace siglos aunque no sabía de sus beneficios, no tomo bebidas alcohólicas y utilizo jabón sólido. Todo lo demás, queda pendiente, aunque reconozco que algunas cosas, como el microondas y el móvil por la noche (soy madre-gallina y me gusta saber a qué hora volverá mi hija por la noche) me van a costar más tiempo. Y prescindir de tres libros al año de papel….eso me parece casi una heroicidad!
    Me gusta tu actitud saludable y positiva.
    Se te nota en la cara de felicidad que tienes!
    Un besazoResponderCancelar

    • Gemma - ¡Begoña! Si tuviera hijos sería como tú, seguro XDDD

      Por curiosidad, ¿qué tipo de jabón sólido utilizas? ¿Tienes alguna marca favorita?ResponderCancelar

      • BegoÑa - Pues te vas a reír, porque utilizo uno que se llama Chimbo. Es como el jabón lagarto de toda la vida. Me lo recomendó un familiar (médico francés). Dice que es el mejor jabón antibacteriano, hidratante y limpiador que existe. Y, cuando viene a España, se lleva varios para repartir en los quirófanos de su hospital. Mano de santo! Al menos, en mi caso…ResponderCancelar

  • Lou - Hola Gemma! He dado con tu blog esta semana por casualidad, y ahora no puedo dejar de leerlo!
    Ainsss, cómo me gustaría poder usar la bici a diario como medio de transporte, jo :( Desafortunadamente, vivo en Madrid (ciudad no demasiado apta para bicis en general), en la otra punta respecto a donde está mi lugar de trabajo. Supongo q querer es poder, pero demasiadas cuestas y llegar sudando a la ofi no es plan, jeje.
    Lo del jabón sólido es una verdad como un templo, los líquidos hacen mogollón de espuma (cosa q me encanta), peeero es q no duran nada de nada! I ❤ Lush too ^_^
    Pretendía iniciarme en el ganchillo próximamente, con algún kit facilito para hacer amigurumis… alguna recomendación? en general soy bastante nula para las cosas manuales, pero bueno, me gustaría intentarlo.
    Mil gracias por todo y ánimo con tu blog! Me encanta!
    P.d. De momento a lo q sí me he animado ha sido a registrarme en postcrossing, ahora sólo me queda encontrar postales chulas para enviar!ResponderCancelar

    • Gemma - Te entiendo bien con lo de la bici… Alicante tiene un montón de desniveles, así que la uso cuando voy a hacer recados por aquí cerca o para hacer rutas (que por suerte desde aquí al lado hay un montón de caminos ciclistas), pero no bajo con ella al centro porque todo son cuestas de locura…

      Jajaja, no te quiero decir nada, pero en mi Escuela Online tienes un curso con kit de materiales para aprender todo lo que necesitas sobre amigurumi :P

      Yo creo que no hay nadie nulo para nada, es echarle ganas y buscar el camino más adecuado a nosotros, posiblemente no lleguemos a ser astronautas ni pintores famosos, pero eso no quita que en el camino nos lo pasemos igual de bien intentándolo.ResponderCancelar

      • Lou - Gracias por los ánimos!!! Ya me había registrado en tu web de la escuela, pero aún no me ha dado tiempo a echarle un ojo, voy a ello! =)ResponderCancelar

  • maukykimau - Estamos igual en muchas cosas!!! Yo tb dejé el azucar hace un año, algo que me parecía casi imposible se ha convertido en una de mis mejores decisiones. Yo si era muy muy “dulcera” muchomucho :S. Mis caminatas no bajan de 1 hora al día, llueva, truene o sea como sea desde hace más de 10 años. El jabón sólido idem…anda que no se nota para l@s que tenemos piel sensible… El microondas ya nunca lo he utilizado, es un electrodomestico del que nunca he tenido necesidad…y cuando lo he usado en casa de alguien me ha parecido siempre un poquillo “porquería”… Los lacteos quizá lo que mas me cuesta son el queso y los yogures, pq leche realmente nunca he tomado… así que intento no abusar de su consumo y punto.ResponderCancelar

    • Gemma - ¿Y cómo lo conseguiste con el azúcar? Porque siempre me pregunto cómo lo hace una persona que sea de dulce :)

      Pues mira, yo también tomo de vez en cuando yogures y queso, con mucha moderación. No entiendo por qué no me sientan mal, la verdad. Intento eso sí que sean eco, y mejor aún si la leche es de cabra, pero vamos, mi kéfir no me lo quita nadie…ResponderCancelar

      • maukykimau - Pues casi no sabría decirte ni como lo he conseguido!!!Soy muy disciplinada, y lo cierto es que si me propongo algo voy a por ello!!! Comencé sustituyendolo en pastelería por panela,azucar de coco…pero sobre todo con compotas de fruta que hago o con pasas y orejones… poquito a poco con el sabor de las frutas iba necesitando menos azucar, y cuando me di cuenta… Pero ya hace años lo hice con la sal y me pasó lo mismo, empecé a usar muchas especias y a degustar de verdad los sabores de las cosas, y ahora mismo no tengo ni sal en casa…salvo la que ya llevan alimentos como el pan. Luego con las infusiones uso estevia pura en hoja que infusiono con el té o la propia infusión, con lo que ya queda dulce y no necesito nada más. La verdad es que todo es proponerselo…es increible como nos adaptamos a cualquier cosa!!ResponderCancelar

  • Carolina - Ole por tus 5+5! Que sepas que admiro mucho a los que, como tú, habéis desterrado el azúcar de vuestra vida. Yo llevo años sin tomar azúcar blanco, pero si moreno, y me gustaría dar el paso definitivo para eliminarla.
    Respecto a los móviles antes de acostarse, no se si conoces una app llamada Twilight (disponible para Android e iOS); se sincroniza a tu hora del día de manera que a medida que oscurece, la aplicación reduce en tu dispositivo la luz azul -la causante de que nuestra melatonina se vaya por ahí de comedia y no podamos dormir.ResponderCancelar

    • Gemma - Carolina, eso ya es un gran paso :D

      Como digo siempre, todo es hacerlo despacio y moderadamente. Si por ejemplo consigues utilizar la mitad del azúcar que tomas ahora, ya sales ganando.

      En el móvil ahora utilizo el modo nocturno que han puesto en iOS, lo tengo programado para que cada tarde-noche cambie la iluminación y quite la dichosa luz azul, jejeje.ResponderCancelar

  • Bicha - Que buen post, muy divertido. Me has hecho pensar varias cosas. Debería enumerar en mi BuJo mis si y mis no. Gracias por la ideaResponderCancelar

  • Dayana Marin - Hola Gemma! te sigo desde hace un tiempito desde Venezuela.. y en verdad me encantan tus posts! este me dejo boquiabierta.. pues hay cosas en las que coincido.. por ejemplo con lo de caminar mas.. y eso del jabon.. mi mami murió hace 2 años de cáncer y he evitado en lo posible todo lo químico.. asi que uso jabones neutrales y/o artesanales que yo misma hago inclusive.. Con el azúcar me da muchisima pena pero me es tan dificil.. y con dos nenes (4 y 7a) se me complica mas aun!
    Pero con respecto a tu primer y ultimo punto.. levantarse y acostarse mas temprano y lo del celular,.. wow! me has dado una bofetada con eso porque son muy malas costumbres que tengo.. Pero tratareeee
    Lo de la leche es quizas dificil en Suramerica pero averiguare..
    Saludos desde Venezuela! ;-)ResponderCancelar

    • Gemma - Hola Dayana, siento mucho oír lo de tu madre… aquí también es cada vez más común (hasta en gente de mi edad) y es muy triste, porque claramente gran culpa la tienen todos los químicos que nos metemos en el cuerpo, muchas veces sin saberlo y sin poder evitarlo.

      ¡Lo del móvil verás cómo puede cambiar mucho la forma en la que te acuestas y te levantas! Se nota desde los primeros días. Yo solía irme a la cama con mucha ansiedad precisamente por haber estado mirando todo lo que hay redes sociales, utilizando Whatsapp, leyendo emails, etc. Y eso sólo me hacía pensar en todas las cosas que tenía para el día siguiente, así no hay quién descanse.

      Un abrazo.ResponderCancelar

  • Mariza Rodriguez - Hola Gemma, acabo de descubrir tu blog y tiene mucho que ver con lo que pienso, me encanta lo que aqui has puesto. Yo vivo en México, y pienso igual de los libros, ya hace dos años que no compro nada de papel pero leo diario en mi ipad mini, la verdad es que es super brillante y cansa mucho los ojos, quisiera saber que dispositivo usas o si sabes de alguno que sea compatible con varios formatos. gracias y has ganado una seguidora.ResponderCancelar

    • Gemma - Jejeje, pues yo también los leo en el iPad y para que no me moleste la luz, lo que hago son varias cosas:

      – Primero de todo, me aseguro de que los libros estén en formato .epub, ya que eso permite hacer ajustes en el color de la pantalla, tamaño de letra, etc.

      – Pongo el fondo en color negro. Esto me costó un poco al principio, pero luego es mucho más cómodo para la vista, empieza cambiando el fondo blanco a uno color crema (tienes las tres opciones en la aplicación de iBooks).

      – Me aseguro de que el brillo de pantalla está en automático. Por la noche utilizo una lamparita con baja intensidad y al tenerlo así en automático, el brillo se ajusta y no es molesto.

      – Por último, ahora puedes programar un modo noche que hace que la pantalla pierda esa luminosidad azul de la que hemos estado hablando más arriba, así que es todavía más ideal.

      Espero que te haya servido :DResponderCancelar

  • Ruth - Me ha encantado este post, no sabes cuanto!!!
    En algunas cosas coincido contigo, otras no puedo porque son materialmente imposibles por mis circunstancias. Por ejemplo, en mi trabajo tengo que usar el microondas, no hay otra forma de calentarse la comida, pero los fines de semana sí hago la comida con mucho mimo y tranquilidad. Nada como comer algo recién hecho al calor del gas de toda la vida!!! jajaja
    La leche me encanta, pero me la tengo que tomar con Nesquik porque si no me sabe fatal fatal…he intentado tomar otras leches pero no acabo de acostumbrarme.
    Estoy quitándome del azúcar, y más después de ver el famoso documental, pero estoy en ello, aunque tenga que hacer un máster para entender las dichosas etiquetas! Estoy comenzando a andar (es bueno para evitar las dichosas migrañas) aunque sea media hora al día. Respecto al papel…reconozco que no puedo evitar comprar libros físicos, no sé si soy una romántica o que, pero ese olor o tocarlo mientras leo me puede.. en fin, ya veremos que hago en un futuro. Resumiendo, intento llevar una mejor calidad de vida dentro de mis posibilidades, pero aspiro a ir mejorando poco a poco en este sentido :)ResponderCancelar

    • Gemma - Bueno mujer, como digo siempre, no hay que ser súper restrictivos, yo tampoco lo soy siempre. Hay veces que es imposible poder cumplirlo todo.

      Con lo del azúcar sí te digo que la cosa es complicada porque casi todo lleva azúcar, como has dicho, hay que leer muy bien las etiquetas… a mí me deja alucinando la cantidad de productos en los que no encuentro sentido a que hayan puesto azúcar, es increíble…ResponderCancelar

  • Helena - Me parecen unos hábitos de lo más saludables. Muchos de ellos los hagoncomo tú… excepto lo del móvil… de verdad estamos enganchados y deberíamos relajarnos un poquito con el tema de estar conectados a todas horas.
    Un besito !!ResponderCancelar

    • Gemma - ¿Sabes qué fue lo que me hizo darme cuenta del enganche que tenemos al móvil? Lo típico de estar con amigos y yo no tocarlo para nada pero ver que los demás están TODO EL TIEMPO mirando a la pantalla. A mí me hace sentir súper mal, lo odio profundamente XDResponderCancelar

  • Myriam - Pues yo tengo que reconocer que coincido con pocas cosas, ¡y que admiro mucho que hayas conseguido algunas! Bajo mi punto de vista, ahora mismo hay un poco de paranoia en temas como la leche, el azúcar, las harinas…obviamente, si abusas de esas sustancias es malo para tu cuerpo, pero tomadas con moderación no creo que sean perjudiciales. Por ejemplo el tema de la leche: soy alérgica tanto a la soja y la avena como a los frutos secos, por lo que no para mí lo malo sería cambiar de leche. Me encanta la leche de vaca, pero al día lo máximo que tomo es un vaso con el desayuno y un yogur, y nunca he sentido la necesidad de cambiar de hábitos.

    Coincido contigo en que no me gusta el microondas, de hecho sólo lo uso para calentar el desayuno. Le quita el sabor a las comidas, además de que no calienta igual. Tampoco miro el móvil antes de dormir, salvo para poner el despertador, y estoy en proceso de adaptar mi cuerpo a madrugar: soy de las que trasnocha, pero reconozco que lo natural debería ser levantarse con el sol para aprovechar todas las horas de luz…veremos si este año consigo ese objetivo!

    Un saludo!ResponderCancelar

  • Gemma - Bueno, yo no digo que la leche sea perjudicial. Simplemente es una cuestión de incongruencia con mi edad y mi especie. Está científicamente demostrado que no necesitamos leche para obtener el calcio necesario (está en otros alimentos) y no veo normal estar bebiéndome algo que es para cachorros de otra especie. Además, las vacas lecheras son abusadas constantemente (físicamente y emocionalmente), ya que las inseminan artificialmente, les quitan a sus crías para que no se beban la leche y las explotan hasta el punto de que la leche está llena de pus y otras cosas a causa de las infecciones que tienen en las mamas. A los seis años les suele dar un ataque y se quedan tiradas en el suelo, entonces vienen con una grúa y se las llevan para matarlas. Todo esto para mí es más que suficiente para no beber leche. Sé que todo esto suena muy hardcore, y yo ni siquiera soy vegetariana ni nada, ¿eh? Pero una vez que lo sabes y lo has visto… uf, no puedes hacer como que no pasa nada.

    Sin embargo, debo decir que la leche de cabra y de oveja no se obtiene con este proceso lamentable, así que es una buenísima alternativa para los que quieren consumir leche, yogur y queso. Yo tomo queso y yogur y lo hago de leche de oveja o de cabra.ResponderCancelar

  • Paulina - Me gustó mucho tu recuento de cosas =)! Tienes razón que no es muy sustentable comprar libros en papel, pero no hay nada mejor que la sensación de tener uno nuevo. Abrazos.ResponderCancelar

    • Gemma - ¡A mí también me encanta esa sensación! Pasar las páginas, el olor… pero lo reservo para los libros de manualidades y para cada semana cuando voy a la biblioteca :DResponderCancelar

  • Amelia - ¡Hola Gemma!

    Me encantan tus decisiones. Dejé el azúcar hace un par de años y he cambiado por completo. Yo era de las que no dejaba de pensar en el chocolate o el postre y tenía que decirme que no. Ahora es que no me tienta nada. De hecho este invierno estuve tomando una cucharada de miel por las mañanas con mi cacao puro y por la noche me daban antojos de comer algo. Dejé otra vez la cucharada de miel (era menos que eso) y dejé de notar ese impulso.

    Otra cosa curiosa con el azucar es que una vez haciendo un taller de costura nos daban algo de almuerzo y no se les ocurre otra cosa que poner huesos de santo (vamos, mazapán) con infusión. Yo estaba muerta de hambre esa mañana y no tuve más remedio que comerme un par. Por la tarde, incluso después de haber comido hacia un rato, empecé a encontrarme fatal, como si me hubiese picado la mosca del sueño, como si tuviera jetlag. Hasta que no comí algo y equilibré los niveles de azúcar no me encontré otra vez bien. Me sorprendió muchísimo, había tenido un bajón de azúcar y todo por darme el atracón por la mañana. Digo atracón aunque fueran solo dos huesos de santo porque yo no tomaba nada de azucar, solo el de la fruta.

    Hago leche de almendra con la chufamix y la endulzo con datil :-) Coincido en muchas cosas más contigo, pero el tema del alcohol más que ninguno. No sabes lo que te estas echando al cuerpo. Yo bebo vino (una copa o dos) y cerveza de trigo o tostada, lo demás ni me gusta ni me sienta bien. Mis resacas son brutales y no me merece la pena gastar dos días de mi vida para que alguien no me tache de aburrida o sosa. No necesito beber para divertirme. Cuando bebo es porque me apetece.

    Mucho ánimo con esos hábitos y enhorabuena por haber llegado hasta aquí :-)

    Un besoResponderCancelar

    • Gemma - Se nota muchísimo cuando comes algo con mucho azúcar, a mí me sigue sorprendiendo. Es como que el cuerpo no te funciona igual de bien, como estar atontado o lento… no sabría explicarlo de otra forma. Y en cuanto al alcohol, igual, yo no soy de resacas ni nada, pero cuando bebes alcohol destilado de forma más o menos habitual, te puedes dar cuenta de que hasta el cuerpo se hincha más y retienes líquidos. Lo que pasa es que como casi todo el mundo lo hace y no dejan de consumirlo, pues no se dan cuenta. Pero en una semana se aprecia notablemente el cambio. Y además, son calorías completamente vacías.

      ¡Estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho!ResponderCancelar