100 cosas en 100 días: el resultado

100 cosas menos en 100 días

¿Recordáis este reto que empecé en octubre? ¡Pues ya lo he terminado! Si hubiera ido eliminando una sola cosa por día, lo habría terminado el 8 de febrero, pero cogí carrerilla y no pude parar.

Se me ocurrió hacer este reto porque había vuelto a llegar a ese punto de “sigo teniendo demasiadas cosas”, y si me preguntáis si he conseguido deshacerme de esa sensación… la verdad es que sí, por ahora. Esto solo confirma mi teoría de que tenemos demasiado, aunque hayamos hecho una limpieza a fondo, aunque hayamos pasado por el método Konmari, siempre podemos deshacernos de alguna cosa innecesaria más. Y os lo dice alguien que tras el método Konmari se desprendió de 2/3 de todo lo que tenía (y no ha vuelto a llenarlo), así que no me puede quedar mucho más. Como he repetido en otras ocasiones: nosotros no somos seres estáticos, cambiamos con el tiempo. Y por eso también deben cambiar los objetos que nos rodean.

Cuando empecé con el reto no estaba segura de si tendría 100 cosas de las que deshacerme, pero vaya que sí. He tirado más de 100 sin ninguna duda (he parado de contar en la lista cuando pasé de los 100 y algunas cosas que eran más de una las he agrupado). No me dediqué simplemente cada día a tirar una cosa al azar. Volví a repasar todas mis posesiones por partes. Empecé por el armario, seguí por el zapatero y la mesita de noche, los cajones de debajo de la cama, la mesa de trabajo, las estanterías… y en un arranque me salté una de mis normas para convivir con un no minimalista e hice una pequeña incursión en la cocina (que fue celebrada por el otro habitante humano de esta casa), y tiré muchísimas tazas. En fin. Que puedo dar gracias a que no quiero tocar nada que no sea mío, porque podría seguir tirando por mucho tiempo.

Como no quería que esta entrada fuera interminable, y muchas me dijisteis que os interesaría ver esa lista de objetos, he creado un documento y os lo he subido aquí. Sé que muchas cosas de la lista os van a parecer bastante aleatorias, pero es lo que fui apuntando conforme completaba el reto.

¿Y ahora qué? Pues ahora viene la parte que sigue siendo un auténtico reto para mí, sentir que cada cosa está en su lugar. Para que me resulte más sencillo, voy trabajando por zonas de la casa. Por ejemplo, el armario y la zona del cabecero de la cama están terminadas. He ido probando y colocando hasta que he sentido que estaba terminado. Ahora que esas zonas están tal y como yo quiero y me hace feliz verlas, es el momento de pasar a otra (creo que serán las estanterías). Supongo que no hay otra manera de hacerlo, pero si vosotras lo hacéis de otra forma, estaré encantada de recibir sugerencias :)

Totalmente recomendado este reto, por lo menos para hacerlo una vez al año.

  • Saray - ¡Aplauso grande! Y totalmente de acuerdo contigo, el KonMarie es solo el principio…desde que lo hice hace dos años han salido MUCHAS más cosas de casa, y nos hemos vuelto minimalistas todos (si bien es cierto que el peque de la casa no dice mucho del tema con un año jaja, pero así le vamos concienciando y a la gente que nos rodea para que no le avasalle con regalos y mierdas varias) y Dani, mi chico, está encantado con mi nueva faceta, vivimos más felices todos y es maravilloso.

    Ahora mismo mi ropa está TODA en una cómoda de cuatro cajones, tenemos una habitación prácticamente vacía porque hemos quitado un montón de cosas y lo que hemos quitado lo vamos dejando ahí…y lo vamos vendiendo en wallapop (maravilloso para pagarse las vacaciones junto con el reto ahorro jaja)

    Por cierto, nos estamos viendo el documental Tatarataivas (creo que lo tradujeron como My Stuff y creo también que te lo vi a ti) y es la leche, muy drástico para mí pero está molando mucho.

    Respecto a lo de colocar las cosas en su sitio, yo creo que he cubierto ya esta fase en toda la casa, fui por secciones también y si alguien me pregunta donde está cualquier cosa, lo sé…esto hace tiempo era impensable jajaResponderCancelar

    • Gemma - Sí, ¿verdad? El método Konmari es como el principio de todo, jajaja, yo lo veo como definitivo en el sentido de que es verdad que nunca me he vuelto a tener que pegar ese palizón de tirar y ordenar, pero luego vamos refinando como digo yo, jajaja.

      De verdad que haber conseguido todo eso en una familia completa es admirable, ojalá algún día pueda decir lo mismo :D

      Creo que no sé de qué documental me hablas, pero lo voy a buscar corriendo. Puede que sea “The Story of Stuff”? Porque ese lo he encontrado (pero aún no lo he visto).ResponderCancelar

      • Gemma - Vale, no dije nada, ¡ya lo he encontrado! A ver si este finde me lo veo, ¡gracias!ResponderCancelar

  • Carolina - Brava! ¿Así que fue fácil al final desprenderse de 100 cosas? Genial. Yo creo que de hacerlo, tendría que ir por secciones y hacerlo del tirón, si no, no sería capaz. De hecho, suelo aprovechar para hacerlo cuando hago el cambio de estación en el armario. Pero creo que hay rincones “oscuros” en la casa que necesitan un repaso antes de la primavera ;)ResponderCancelar

    • Gemma - Te prometo que sí, es más, con la tontada de ir apuntando, es como que cogí carrerilla y mi mente decía “¿para qué esperar a mañana? Tíralo ya”, jajaja. Estoy loquita. Socorro.ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - Primero de todo ¡ENHORABUENA!, por el reto conseguido y sobre todo por lo bueno que te ha traído.
    Me surge una duda, ¿lo repetirás cada año con 100 cosas o crees que repetirás sin un número concreto?, después de leer la lista (soy curiosa) me queda la duda de si con los años, si sigues sólo haciendo compras que necesitas o amas, creo que el número de cosas de las que desprenderse se reduce drásticamente, todo eso hablo desde el desconocimiento que yo no he hecho método Konmari (aún) y no me he embarcado en un reto así, con mis mudanzas cada poco ha sido una terapia ;)ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Tienes razón! Es que ahora mismo el número de cosas está tan bajo… que no creo que vuelva a poder sacar esa cantidad. Solo se me ocurre que podrían salir si por ejemplo cambiara radicalmente de vida, en plan que dejara de hacer muchas cosas que hago ahora. Supongamos por ejemplo que compro la furgo y me largo por ahí… entonces no podría tener tantas cosas, jajaja.

      Las mudanzas hacen muuuucho, es un buen método depurativo de posesiones. La idea es esa, bloquear la entrada a todo lo que no quieres, lo que no te encanta o no necesitas.

      Tengo pendiente el segundo libro de Marie Kondo, ya os contaré…ResponderCancelar

  • M. - Hola! La verdad es que me interesa mucho este tema porque yo estoy cerrando un ciclo y estoy aprovechando para deshacerme de muchas cosas. Antes que nada he de admitir que no he leído el libro de Konmari tal cual, pero si me he informado mucho sobre su método y me preocupa mucho lo de tirar sin piedad. He de decir, que estoy muy interesada en el reciclaje y en ayudar al planeta. Supongo que por eso también me ha encajado tanto el tema del minimalismo. Lo que me chirría del método Konmari es que parece que como solución primera y vital sea la de tirar cosas. He visto cientos y cientos de bolsas de ropa y de cosas en los grupos de facebook sobre el método, TODO para tirar y sinceramente no creo que eso sea así tampoco. Hay que ser un poco más responsable. Como te comentaba, yo me estoy deshaciendo de muchas cosas y lo que hago es separar. Hay cosas que obviamente son para tirar porque no se les puede dar otra vida (por ejemplo papeles qe han sido usados por AMBAS caras o tickets) pero creo que todo puede tener otro uso. Como te decía yo lo que hago es separar, poner en mi paso las cosas de las que quiero deshacerme, lo que me genera prisa en buscarles una solución porque obviamente me molestan :P Ahora por ejemplo tengo preparadas varias cajas de zapatos llenas de lápices y material de papelería que se va a llevar mi suegra a su cole para usarla como material en clase con sus niños. Los folios que puedan usarse por otra cara los agrupo y hago pequeñas libretas para apuntar cosas (nada del otro mundo una grapa y ya). Otra cosa típica es hacer trapos de las camisetas viejas :) Espero que este largo comentario sirva para alguna reflexión, como suelen hacerlo tus posts conmigo. Saludos y muchos besos!ResponderCancelar

    • Gemma - Pero yo creo que el problema no está en el método Konmari, el problema está en esa gente. El libro en ningún momento especifica que tengas que tirar todo a la basura, simplemente deshacerte de ello. Y ahí sí que le doy la razón de que cuando lo haces tal cual te quedas sin casi nada y te quitas muchísimas (más de las que creías) cosas innecesarias. Que guardabas “por si acaso” o porque están nuevas, o porque te costaron mucho dinero, o vete a saber por qué. Ahora, lo que hacer con ellas, salvo en cosas que no se pueden aprovechar, no lo menciona.

      En mi caso, siempre divido entre lo que se tira, lo que se regala o dona y lo que se vende. Y así con todo lo que he ido sacando de casa. No guardo nada ni aunque sea para usarlo en algún futuro lejano, porque sé que luego no se usa. Un beso ;D
      ResponderCancelar

      • M. - Lo achaco al libro porque me parece muy fácil decir “deshazte de él” y no “búscale una segunda vida, se consecuente con lo que has comprado”. En esta sociedad consumista hay que tener mucho cuidado con lo que se dice, porque ahora hablamos de objetos pero en realidad este tipo de pensamiento se puede extrapolar a mi parecer, a muchas otras cosas. También me da mucha pena leer que esa gente que se volvió loca tirando cosas luego las tiene que volver a comprar porque resulta que si que las necesitaba. Bueno dejé los grupos donde compartían esas publicaciones porque me estaba poniendo mala. Sobre lo de usar las cosas en un futuro lejano; igual no me expliqué bien, pero lo que yo hago es justamente buscarle un uso inmediato a esas cosas o transformarlas en cosas que voy a usar en un futuro próximo. He aprendido a tener en cuenta las cosas que ya tengo en casa y a no decir “necesito esto, voy a comprarlo”.ResponderCancelar

  • Mariza - Hola, me encanto que nos dejaras la lista de las cosas que sacaste, de haber estado cerca de ti te hubiera pedido que me vendieras tu cuaderno A6 jeje. Yo también estoy en un proceso de desprenderme de cosas, esta navidad vendí algunas por internet lo que me dejo dinero para los regalos de mi nena y de paso me enseña a elegir mejor lo que compro. Me encanta tu blog y siento un poco que eres mi amiga pues coincido en muchas cosas contigo. Saludos desde MéxicoResponderCancelar

    • Gemma - Jajajaja, se lo llevaron muy rápido :)

      Me encanta cuando me decís cosas así, la verdad es que yo me siento unida a muchas de las que me leéis, aunque parezca que no nos conocemos de nada, pero compartimos mucho, un besoResponderCancelar