10 consejos para trabajar mejor

consejos-para-trabajar-mejor

A veces, aunque trabajes todo el día sin despegarte del ordenador, no consigues hacer nada. No acabas ni una sola de tus tareas pendientes. Los emails se acumulan en la bandeja de entrada, hay montones de archivos abiertos en la pantalla y te duele la cabeza. Si trabajas desde casa o si tienes un blog, seguro que esta situación te resulta familiar. Por eso hoy quiero compartir contigo algunos trucos que te ayudarán a trabajar mejor (y en consecuencia, tendrás más tiempo libre para hacer otras cosas que te gustan). No son infalibles ni mágicos, pero a mi me funcionan y he notado una gran diferencia desde que los he incorporado a mi rutina de trabajo.

1. Haz un horario. Lo primero que tienes que hacer es definir lo que será tu jornada de trabajo, las horas que vas a dedicarle. Se realista. Si cada día tienes que dedicar un par de horas a hacer tareas del hogar, anótalo. No pretendas hacer una jornada de ocho horas porque no lo conseguirás. Mejor 4 ó 5 horas en las que trabajarás sin distracciones. Tampoco vale que hagas este horario mentalmente, necesitas escribirlo o imprimirlo y tenerlo a la vista todo el día.

Las rutinas son necesarias para ser productivo, saber lo que tienes que hacer en cada momento te ayudará a crear un flujo de trabajo. Como cuando ibas al colegio o al instituto.

2. No hagas dos cosas a la vez. Parece que puedes estar al email, escribiendo un post y tuiteando, todo al mismo tiempo, pero no. Hay muchos estudios que han demostrado que hacer más de una cosa a la vez disminuye la concentración y hace que cometamos más fallos. Nuestro cerebro sólo puede hacer bien las tareas de una en una, dedicando toda su atención a una sola actividad.

3. Utiliza listas. Lo he dicho muchas veces y lo seguiré diciendo, las listas son imprescindibles. Te ayudan a establecer prioridades y a ser más organizada (es como quitarse un poquito de estrés de encima). Utiliza una app o un cuaderno, pero haz esa lista la noche anterior. Así cuando te levantes por la mañana podrás ponerte a trabajar de inmediato.

4. Nada de series o películas mientras trabajas. Igual que he dicho lo de no hacer dos cosas a la vez, tampoco es bueno tener la televisión o una serie como ruido de fondo. Te distrae, aunque pienses que no. Si quieres escuchar algo al mismo tiempo que trabajas, haz una playlist con música relajante, para aumentar tu concentración.

Spotify tiene unas listas estupendas para trabajar. También me encanta Noisli y la uso todo el tiempo mientras trabajo (y antes de dormir en su versión app).

5. Programa horas para consultar y gestionar el correo. Si cada vez que recibes un email paras de trabajar para leerlo, pensar la respuesta, escribirlo, etc., perderás mucho tiempo de trabajo productivo. La mayoría de correos no necesitan de una respuesta inmediata.

Asigna un momento del día para responder emails, por la mañana o por la tarde, como prefieras. Si el volumen de correo es muy alto, puedes hacerlo dos veces al día. Yo por ejemplo lo hago antes de empezar a trabajar cada mañana y al terminar por la tarde. Los correos que recibo fuera de esos momentos, se quedan esperando hasta el día siguiente, con excepción de que sean urgentes.

Si tienes un blog o página web, asegúrate de indicar qué días de las semana o qué momentos del día dedicas a responder los emails de la sección “Contacto”, así tus lectores sabrán cuándo esperar tu respuesta.

6. Desactiva las notificaciones de redes sociales. Si sólo vas a hacer una de las cosas de esta lista, que sea esta. Desactiva todas las notificaciones de Facebook, WhatsApp, Twitter, Instagram, etc., en tu móvil y ordenador. Verás cómo aumenta tu productividad de forma espectacular. No necesitas saber cuando alguien le da “like” a tus fotos, ni cada vez que alguien deja un comentario en tu blog, te prometo que no. Es complicado desengancharse, pero muy liberador.

Como hiciste con el email, asigna un tiempo determinado del día para consultar las redes sociales. Y si te preocupa no publicar contenido para promocionar tu blog, utiliza herramientas como Buffer o IFFT, para programar las publicaciones que necesites.

7. Un momento sólo para ti. Todos los días tienes que dedicarte un ratito, sin negociaciones. Cuando pasas mucho tiempo trabajando, acabas tan saturada que es necesario realizar alguna actividad para liberar tu mente. Esto puede ser cualquier cosa simple, como un paseo por el parque, escuchar música que te gusta durante unos minutos tumbada en la cama, ver un programa de televisión… Haz algo que no esté relacionado con el trabajo y que te permita no pensar en ello.

Parece una paradoja, pero una parte de trabajar mucho y bien, es no trabajar.

8. Trabaja en serie. En vez de saltar de una tarea a otra, agrúpalas. Por ejemplo, dedica un día a la semana a preparar el contenido semanal de tu blog (escribe todos los posts y déjalos programados), otro día a hacer fotos para tus proyectos, otro día a trabajar en colaboraciones, etc.

Si tienes una tienda online, aplica esto a tu trabajo. Planifica qué días trabajarás en nuevos diseños, cuáles dedicarás a preparar paquetes y qué día de la semana irás a enviarlos. Trabajar de esta manera te hace mucho más eficiente, y de nuevo, te ayuda a crear una rutina saludable.

9. Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado. No pongas excusas, aunque seas una persona desordenada. Al terminar tus horas de trabajo, dedica un rato a ordenar tu escritorio. Coloca todo en su lugar y deshazte de lo innecesario. Mantener el entorno de trabajo ordenado influye directamente en tu estado de concentración, no pienses que es una tontería. Ordena los bolígrafos, tira los papeles que ya no te sirven, guarda lanas y telas… Cuando te sientes en la silla al día siguiente, verás qué sensación más agradable. Nada de perder tiempo buscando cosas que necesitas, nada de caos, sólo trabajo.

10. Nada de trabajo antes de dormir. Especialmente una vez que has cenado y te has relajado, o cuando ya te has metido en la cama. Para trabajar al 100% tu cuerpo necesita descansar y dormir plácidamente. No es buena idea acostarse y empezar a repasar Twitter o las estadísticas de tu blog de ese día. Voy a ir más lejos y te diré que lo mejor que puedes hacer es no utilizar el móvil en la cama. En vez de eso, lee un poco o charla con tu pareja, pero pasa de internet.

Todas estas cosas me han ayudado mucho a mejorar mi día a día en el trabajo. Ahora ya no me distraigo y además, noto que estoy concentrada en lo que hago (algo que antes me costaba mucho, porque mi mente pasaba de un tema a otro sin poder evitarlo). Como consejo extra, también te recomiendo cambiar tu espacio de trabajo siempre que te sea posible. Por ejemplo, un día a la semana traslada tu oficina al parque o a una cafetería tranquila y trabaja desde allí. Si no tienes conexión a internet donde quieras ir, no importa. Ve con un cuaderno y bolígrafo. Yo intento hacer esto una vez al mes y es alucinante ver cómo cambia tu perspectiva de trabajo.

¿Hacéis alguna de estas cosas en vuestro día a día? ¿Qué otros consejos o trucos utilizáis para mejorar vuestra productividad? ¡Me encantaría saberlo!

  • amvelandia - Muchas gracias por compartir!! yo he empezado a implementar el horario y aunque aún no lo consigo cumplir del todo, ha mejorado mucho mi productividad. Tomo nota de todas.ResponderCancelar

    • Gemma - Yo tampoco lo consigo cumplir al 100%, porque trabajando desde casa siempre te surgen mil cosas a lo largo del día y es complicado, pero la verdad es que no quiero imaginarme el desastre que sería no tenerlo, jajaja.ResponderCancelar

  • Isabel - Salir es fundamental!! trabajar en casa es lo mejor que hay, pero si uno no se da el tiempo de tomar aire se hace un poco monótono y aburrido, yo salgo día por medio a andar en bici en las mañanas, eso cambia completamente el panorama, o con sólo dar una vuelta al parque o ir a comprar ayuda, suena ridículo, pero a veces hay días que no salgo!! Buenísimos consejos Gemma!! un beso!ResponderCancelar

  • Maria - Totalmente de acuerdo, es muy difícil, pero hay que intentar cumplirlo, si no no hay manera… y es super frustrante estar todo el día sin parar y acabar con la sensación de no haber hecho nada. Cumpliendo estos consejos esa sensación desaparece, eres más consciente de lo que haces en cada momento.ResponderCancelar

  • Maite ParafernaliaBlog - ME ha parecido súper interesante el post. Cuando he tenido que estar a tope trabajando desde casa mas o menos usaba tus mismos trucos y creaba una buena rutina. Mi problema viene cuando solo puedo sacarle ratitos al día. Ahí es cuando me cuesta entrar en el modo concentración ON.ResponderCancelar

  • María - ¡Hola! Buenos consejos, he estado pensando desde hace unos días en poner un “horario” en el que suela contestar los mails, pero me da la sensación de que sea una tienda o algo así. Creo que al final acabaré por hacerlo porque a veces parece que no tengo vida, todos los días hay algo que contestar y siempre me da reparo no hacerlo al instante.ResponderCancelar

    • Gemma - Bueno, tampoco es necesario que lo pongas tipo: “los emails se responden de 10 a 14 horas”, jajaja. Pero por ejemplo puedes poner que recibirán contestación normalmente al día siguiente, o que todos los correos que recibas después de las 18 horas los responderás al día siguiente, algo así.

      Por cierto, me ha gustado mucho la estética de tu blog y me voy a quedar un ratito mirando :DResponderCancelar

  • Armiarma - Consejos muy sensatos todos y muy bien explicados. Gracias.ResponderCancelar

  • Esther - Eres igual que yo. Está claro que si una no es organizada no acaba haciendo nada. Yo nací así, con horarios, listas, agendas, avisos, mails, recordatorios. Todo tiene su fecha, su hora, su destinatario. ¡Soy cuadriculada en cuanto a mi tiempo! Me ha encantado el post, ver que hay más como yo ahí afuera ;) Un besote neni!ResponderCancelar

  • Petite Blasa - ¡Un post de 10! A mí me cuesta muchísimo crear rutinas si no tengo unas obligaciones fuera de casa, que es lo que me pasa ahora mismo. Algunas de esas cosas las hago, pero otras no y quiero ponerlas en práctica: hacer un horario, reservar momentos para mí y evitar trabajar antes de dormir. Una cosa que me ayudaría muchísimo sería vivir sola, porque mis padres siempre me enredan con alguna cosa y habitualmente me resulta imposible hacer las tareas que quiero justo cuando quiero; pero esto ya es mucho más difícil de conseguir para mí ahora mismo :PResponderCancelar

  • Leyre - Muy útil! me lo apunto! y voy a intentar lo delas notificaciones, aunque lo veo dificil! XDResponderCancelar

  • Lanukas - ¡Un post súper, súper interesante! Yo soy muy ordenada y metódica pero desde que trabajo en casa, es puro desastre y mi gran problema es que me cuesta priorizar. Tus consejos me van a ir muy bien y ahora mismo me voy a poner con ellos!
    Besotes!ResponderCancelar

  • Judit - Soy super “cuadriculada” pero creo que voy a poder aplicar muchos de tus consejos para mejorar!!!
    Muy buen post, …interesantísimo y muy recomendable …un abrazo fuertote!!!ResponderCancelar

  • Ariadna - Tomo nota de todo!! ;PResponderCancelar

  • Marta - Geniales tus consejos! Yo tuve una época en la que trabajaba desde casa y había días que mi concentración era completamente nula, a la mínima me distraía y no me cundía nada el tiempo. Hasta que un amigo me habló de la técnica pomodoro y conseguí centrarme de nuevo ;)ResponderCancelar