5 formas de hacer tu cuidado capilar más sostenible

Cómo hacer tu cuidado capilar más sostenible

Una de las preguntas que me hago a menudo en mi día a día es “¿Cómo puedo convertir este acto en algo más minimalista y sostenible?”, y con “este acto” me refiero a esas actividades que solemos realizar sin pensar, a las que estamos acostumbrados a hacer rutinariamente. Para mí es en esas actividades en las que reside la primera oportunidad de cambio hacia una vida más sostenible, precisamente por eso, porque las hacemos sin pensar (y casi siempre siguiendo el camino que nos marca la sociedad, la publicidad, etc. porque es a lo que estamos acostumbrados).

Al igual que con la ropa, hacer pequeños cambios en el cuidado personal es de lo más fácil que hay para empezar en el minimalismo. ¿Cuántas veces te lavas el pelo cada semana? ¿Cuántos productos utilizas en el cabello? ¿Eres consciente de la cantidad de químicos y porquería que acaban en el agua (y en tu cabeza)? No voy a hacer aquí una campaña contra el champú convencional, pero sí haré un pequeño resumen: el champú tal y como lo conocemos no es lo que tu pelo necesita. Está lleno de tóxicos y se carga toda la protección del cuero cabelludo. Lo único que consigues es que cada vez necesites más productos para tenerlo “bonito”, cuando en realidad lo que estás haciendo es asfixiarlo, o peor aún, estropearlo de verdad.

Y ojo, tampoco estoy diciendo que dejes de lavarte el pelo, puesto que vivimos en sociedad y a todas nos gusta tenerlo limpio, además, no olvidemos que día a día la suciedad también se deposita sobre el cabello. La idea es limpiarlo sin agredirlo, al mismo tiempo que intentamos utilizar productos respetuosos con nuestro cuerpo y el medioambiente ;)

Lávalo con menos frecuencia

Lavar el pelo todos los días es innecesario. Al lavarlo con productos agresivos lo que haces es indicarle al cabello que produzca más grasa (si lo tienes graso) para compensar la pérdida de protección de cuero cabelludo. ¡Y si lo tienes seco solo contribuyes a empeorar el problema! Cuando dejamos de lavar el pelo a diario es posible que pasemos por un período de adaptación hasta que la producción de grasa se regule, pero esto es normal. Si haces deporte cada día puedes enjuagarlo con agua al terminar para eliminar el sudor, y alternarlo con los días de lavado.

Antes me lavaba el pelo casi todos los días, y me duraba muy poco tiempo limpio. Además, lo alisaba con planchas y también utilizaba unos cuantos productos para peinarlo. Desde que dejé todo eso atrás y empecé a poner en práctica el resto de cosas de este post, he conseguido que el pelo se mantenga limpio unos 4-5 días, y en invierno algo más. Y prácticamente no le hago nada. Fue dejar de “atacarlo” a diario lo que produjo cambios más visibles.

Utiliza champú seco

Hacer champú seco en casa es de lo más sencillo de mundo (aunque también tienes multitud de marcas que lo comercializan, pero no es tan sostenible). Y no, no es una guarrada utilizar champú seco entre lavados, así que dale una oportunidad. Descubrir este producto ha sido la salvación para mí: pelo más sano, menos lavados, menos tiempo perdido en peinarlo tras el lavado, y ahorro de tiempo.

Además, si eres de las que se tiñe el pelo, el champú seco te ayudará a mantener el color más tiempo, y por ende, necesitarás teñirlo con menos frecuencia, por lo que estará más protegido y también contaminarás menos.

Pásate a un champú natural

¿Has oído hablar del método “no poo“? Consiste en dejar el champú convencional y utilizar solo productos como el bicarbonato o el vinagre (o incluso solo agua) para lavar el cabello. Puedes investigar más en internet si estás interesada en probarlo, pero eso sí, si decides hacer el cambio, mi recomendación es que jamás utilices bicarbonato disuelto en agua para lavar el pelo. Nunca. Por más que leas por ahí o que conozcas a alguien que está utilizando ese método. A la larga produce muchísimos problemas en el pelo y en el cuero cabelludo, a menudo irreversibles. Hay alternativas 100% naturales y sostenibles que sí son beneficiosas y respetuosas con tu cabello (lavarlo con arcillas, con harina de centeno, con vinagre… no es broma).

Debido a la dureza que tiene el agua en la zona donde vivo, usar solo agua para lavarlo no es posible (deja residuo en el pelo), por eso me pasé a los champús sólidos 100% naturales. No contienen ninguno de los tóxicos del champú convencional y por lo tanto limpian sin ser agresivos. Cuando gastes tu champú, prueba con los de Lush o Kiaora. Sus champús sólidos duran muchísimo y dejan el pelo precioso.

Cambia tu tinte por uno vegano y sin amoníaco

Obviamente, lo mejor sería no teñir el pelo, pero puede que seas como yo y te encante probar colores nuevos o de fantasía. Si es así, cambia tu decolorante por uno sin amoníaco, y haz lo mismo con tu tinte (si es vegano, todavía mejor).

Ahora no utilizo decolorante, pero cuando lo he tenido que usar he comprado éste sin amoníaco que puedes encontrar en el supermercado. En cuanto a tintes, tienes marcas como Artic Fox, veganas, cruelty free y sin químicos agresivos ni alcohol.

Lava y seca en frío

Elige secarlo al aire siempre que puedas y lávalo con agua fría o tibia en lugar de caliente. Cuando lavamos el pelo con agua muy caliente abrimos el poro del cabello y eso hace que quede desprotegido y que el color se pierda (si lo llevas teñido). Es mejor acostumbrarse poco a poco y bajar la temperatura del agua, así el pelo queda brillante y activamos la circulación del cuero cabelludo :)

Yo no lo he lavado con agua caliente desde hace más de dos años, y en términos de salud y color del cabello hay una enorme diferencia.

Y ya sé que todas queremos el pelo que no tenemos (si tienes rizos lo quieres liso y si lo tienes liso lo quieres rizado), pero es mucho mejor aceptar el tipo de cabello que tenemos que maltratarlo con planchas y secadores. Cuídalo desde el lavado y aprende a quererlo y a peinarlo tal y como es. Casi todos los problemas que tienes ahora con tu pelo vienen por el uso de productos de peluquería convencionales que has estado utilizando toda la vida.


Por último, aunque lo he dejado fuera de los consejos pero igual de importante, es cuidarlo desde dentro. Come bien, incorpora más frutas y frutos secos a tu dieta y deja de comer procesados, verás un cambio en tu pelo (y en tu salud en general). Hasta no hace mucho no me había parado a pensar en lo importante de la alimentación para el cabello, siempre me había centrado más en la piel. Pero sí, se nota.

Y vosotras, ¿cómo cuidáis vuestro pelo de forma sostenible?

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

Cómo limpiar una estilográfica

Cómo limpiar una estilográfica fácilmente

Desde que compré mi primera pluma en mayo, mi amor por las estilográficas solo ha hecho que crecer y crecer. Si pensaba que lo único que tendría que hacer era aprender a escribir con ella, estaba muy equivocada. Tener una estilográfica conlleva una gran responsabilidad, jajaja. Al menos así es como lo sentí yo cuando empecé a investigar sobre su mantenimiento, sobre las tintas que podía utilizar en ella… Una pluma no tiene nada que ver con un bolígrafo, requiere un cuidado especial para poder seguir disfrutando de ella y que nos dure muchos años. Por suerte, aunque ese mantenimiento haya de ser más o menos constante, es sencillo. Lo más importante de todo es limpiarla de vez en cuando y hacerlo correctamente.

¿Por qué tengo que limpiar mi estilográfica?

Aunque la tinta que utilizas en tu pluma está especialmente diseñada para ella, es inevitable que deja algo de residuo con el paso del tiempo. Este residuo, por muy pequeño que sea, puede obstruir la salida de la tinta y también afectar al trazo cuando escribes. Así que por eso es conveniente limpiarla de vez en cuando, básicamente cuando se presenta una de estas situaciones:

– Se nos ha terminado el cartucho o la tinta que estábamos usando y queremos cambiar de color. Limpiarla es imprescindible para que el color de tinta viejo y el nuevo no se mezclen, ya que durante un tiempo estaríamos escribiendo con una mezcla de ambos colores hasta que la tinta nueva reemplazara todo residuo de la anterior.

– Hace más o menos un mes/mes y medio que no hemos limpiado nuestra estilográfica (esto también se incluye si la usas a diario).

– Por supuesto, antes de guardar una pluma que no vamos a usar (si en un mes no la has utilizado, vacía la tinta y límpiala) tenemos que limpiar y secar bien todo rastro de tinta de su interior.

¿Si utilizas tu pluma a diario y no vas a cambiar de color también has de limpiarla cada cierto tiempo? ¡Sí! Cada mes y medio más o menos estaría bien. Si tienes más de una estilográfica, es bueno que reserves un ratito al mes en tu calendario para darles un buen baño :)

Muchos piensan que limpiar una estilográfica es un proceso complicado o tedioso, pero a mí me parece de lo más sencillo, y podría decir que me resulta relajante… Y lo mejor, luego viene la parte divertida, que es volver a llenarlas de colores bonitos.

¿Cómo lo hago?

Dependiendo de la estilográfica que tengas y del sistema que utilice para la tinta (cartucho, convertidor, émbolo…) la forma de limpiarla puede variar ligeramente, pero el proceso es básicamente el mismo.

Primero, quiero dejar claro que solo has de usar agua para limpiarla. Nada de lejía, ni amoníaco, ni productos de limpieza, únicamente agua y en todo caso si está muy sucia o si tiene tinta demasiado seca, una mini gota de lavavajillas. Es muy importante que no utilices ningún otro limpiador, porque podrías dañar los componentes de la estilográfica. También existen limpiadores específicos para este fin, pero no son necesarios y es un gasto de dinero bastante tonto.

Para ilustrar cómo se limpia una estilográfica, nada mejor que este vídeo de Goulet Pens, cuyo proceso resumo más abajo. En el minuto 7 se puede ver cómo limpiar una pluma de principio a fin, pero el resto del vídeo también es lo suficientemente interesante como para verlo entero:

Para limpiar tu estilográfica necesitarás un vaso con agua (usa agua destilada si el agua donde vives es muy dura), acceso a más agua para poder rellenar el vaso con agua limpia, y un trozo de papel absorbente o un trapo de tela. Si quieres secar bien el interior de la pluma, también necesitarás un par de bastoncillos de algodón.

1. Primero vaciamos la tinta que quede en la estilográfica (si queda). Puedes hacerlo en su botella original o directamente en el vaso de agua.

2. Vamos rellenando y vaciando la pluma con el agua. Lo haremos una y otra vez hasta que el agua del interior se vea limpia.

3. Para comprobar que ya no queda tinta, utilizamos el trapo o el papel. Si hay rastros del color, repetimos el paso 2 (puedes y debes cambiar el agua cuando esté muy sucia).

Cuando hayas terminado, vuelve a rellenar la pluma con la tinta o cartucho que quieras.

Si tenemos una estilográfica que ha estado sin usarse mucho tiempo y vemos que nos cuesta quitar los residuos de tinta, podemos dejarla sumergida en agua con una gota de lavavajillas durante toda la noche (solo la parte del plumín y el convertidor). Así la tinta se ablandará y podremos limpiarla siguiente el proceso de arriba más fácilmente.

También puedes utilizar este método con una jeringuilla SIN aguja, que es mucho más rápido y que además te servirá para limpiar convertidores y cartuchos usados (que puedes rellenar de nuevo después).


El proceso de limpieza de una estilográfica es en realidad bastante divertido. ¡Siempre estoy deseando terminar el cartucho o la carga para probar colores nuevos! Y tú ya no tienes excusa para saltarte este paso tan importante del mantenimiento de tu pluma ;)

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu