3 tratamientos fáciles con arcilla verde

Hasta hace poco no había utilizado nunca arcilla verde para cosmética. Si es cierto que una de mis mascarillas favoritas que he usado durante años está hecha con distintas arcillas, pero ya venía preparada en un bote, así que no es lo mismo. Fue a raíz de comprar un envase enorme de arcilla verde (para hacer los polvos faciales) cuando pensé en qué podría usarla. Por supuesto, lo primero que me vino a la mente fueron las mascarillas, pero hay muchas aplicaciones más que yo desconocía.

¿Qué propiedades tiene la arcilla verde?

Su principal propiedad es que es purificante y cicatrizante. La arcilla verde se puede usar sobre pequeñas heridas para curarlas y evitar que se infecten. Al ser purificante, es adecuada para pieles grasas y con impurezas, ya que limpia los poros. Además, deja la piel suave y estimula la circulación. Esto sería más o menos un resumen de sus principales características, pero si buscáis un poco podréis encontrar todos los usos y aplicaciones de este ingrediente.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprarla y prepararla?

Como en todos los productos que vamos a utilizar para cosmética casera, lo más importante es comprarla en un sitio de confianza. Acude a un herbolario o tienda de productos naturales y si puede ser ecológico o bio, mejor que mejor. Merece la pena saber con seguridad de dónde proviene la arcilla y su proceso de extracción antes que ahorrarse un par de euros. Yo utilizo esta arcilla que viene en un envase de 1 kg y como veis es para uso externo (existe otra para uso interno que se bebe). Es un producto que rinde bastante así que no tengáis miedo de comprar un paquete grande porque le vais a dar uso.

Otra cosa que debemos tener en cuenta al utilizar arcilla verde o cualquier otro tipo de arcilla, es no utilizar cuencos ni cucharas de metal para manipularla o prepararla. ¡Esto es muy importante! Utiliza sólo recipientes y utensilios de madera, cristal, gres o plástico, ya que el metal desactiva las propiedades de la arcilla y además la arcilla estropea los metales.

Si es posible, utiliza agua sin cloro para preparar los tratamientos de arcilla. Puede ser agua de botella o agua destilada, no es imprescindible, pero sí recomendable.


Como he dicho al principio, hay cientos de usos cosméticos para la arcilla verde. Hoy voy a compartir aquí 3 tratamientos cosméticos a base de arcilla que he estado utilizando en los últimos meses. Son súper fáciles de hacer, naturales… ¡y funcionan!

Mascarilla facial para pieles grasas

Si tienes la piel grasa y con imperfecciones, la arcilla verde es ideal para ti :) Desinfecta y cicatriza granitos, limpia los poros y alivia la inflamación, además, controla el exceso de producción de grasa de la piel.

Ingredientes:

– 1 vaso de arcilla verde en polvo.
– 1/2 vaso de agua mineral.
– 1 cucharadita de miel.
– 1 cucharadita de aceite de oliva.
– 1 cucharada de zumo de limón.

Preparación:

En un recipiente de cristal o plástico ponemos el agua y disolvemos en ella la miel, el aceite de oliva y el zumo de limón. Cuando esté todo bien mezclado, vamos añadiendo la arcilla poco a poco mientras removemos hasta que se forme una pasta homogénea. Podemos aligerar o espesar la mezcla añadiendo más arcilla o más agua.

Forma de uso:

Aplicamos la mascarilla en el rostro limpio y dejamos actuar 10 minutos. Es normal ir notando la piel tirante conforme se va secando la arcilla. Para retirarla enjuágate la cara con agua templada (puedes también utilizar una toalla facial húmeda o una esponja mojada).

Baño de arcilla

No puede ser más simple, un baño con arcilla verde que elimina toxinas de la piel, cierra los poros y además la deja suave y revitalizada. También va genial si tienes dolores musculares. Y ya si lo preparas después de hacer deporte, mejor aún.

Ingredientes:

– 3 ó 4 puñados de arcilla verde en polvo(si no quieres añadirla con la mano, usa una taza).
– Opcional: aceite esencial favorito.

Preparación:

Llena la bañera con agua caliente (es importante que el agua esté bien caliente pero que no queme, para que la piel absorba todas las propiedades de la arcilla) y ve añadiendo la arcilla en polvo. Se disolverá al contacto con el agua. Añade ahora el aceite esencial si lo deseas.

Forma de uso:

Métete en la bañera y quédate dentro durante unos 15 minutos. Al salir, no te enjuagues ni te laves con jabón, ¡la arcilla verde no ensucia la piel!

Por cierto, no temas por las tuberías porque no las obstruye, aunque imagino que dependerá del tipo de arcilla y marca, en la mía viene especificado.

Tratamiento relajante e hidratante para pies y manos

Esto lo he estado utilizando un montón este verano. Tengo los pies súper delicados, y en verano se me secan muchísimo (además, noto mucho en los pies las caminatas bajo el calor y el sol). Combino esto con crema hidratante todas las noches. Y aprovecho para hacerlo también en las manos.

Ingredientes:

– 1 cucharada de arcilla verde en polvo.
– 3 gotas de aceite esencial de lavanda o melisa (yo uso de lavanda porque es el que tengo siempre a mano).

Preparación:

En un cuenco lo suficientemente grande como para sumergir pies y manos, añade agua caliente y la cucharada de arcilla. Luego añade el aceite esencial.

Forma de uso:

Mete los pies y frótalos uno contra el otro para masajearlos. Alterna manos y pies hasta que el agua se enfríe. Después seca sin enjuagar y termina con la crema hidratante.


Espero ir probando más cosas con la arcilla verde, los usos son casi infinitos… y hay mil adaptaciones de la mascarilla facial básica. De verdad, probadla, te cambia la piel de la cara (pero hay que ser constante, no vale ponérsela una vez cada medio año). Y como último tratamiento/consejo os recomiendo aplicarla sobre picaduras de mosquitos y demás bichos, siempre lo había escuchado, pero justamente ahora estoy haciendo mi propia crema para aliviar las picaduras y la arcilla calma completamente el picor. Mezclad la arcilla con un poquito de agua (lo justo para formar una pasta) y aplicadla sobre la picadura.

¿Utilizáis arcilla verde en casa? ¿Cuál es vuestro tratamiento o forma de uso favorita? Aquí se ha convertido en un imprescindible junto con el aceite de coco :D

*Imagen original del post de aquí.

Entradas relacionadas:
  • Ruth - Me chiflan estos posts de cosmética natural! Había leído siempre la receta típica de mascarilla, pero no tenía ni idea de los demás usos, lástima que no tenga bañera :( y conociendo tantas recetas es facil darle uso a tanta cantidad de arcilla. Siempre me había llamado la atención pero al ser demasiada la cantidad me daba pereza y miedo a que perdiera propiedades.Además me viene como anillo al dedo la receta de las picaduras de mosquitos :)
    Besotes!!ResponderCancelar

    • Gemma - Jejeje, yo tampoco tengo bañera, pero aprovecho cuando duermo fuera o en un hotel para usar todo lo que no puedo utilizar en mi ducha XD

      Anímate, ya ves que en realidad 1 kg no es tanto, entre unas cuantas mascarillas, y un par de baños para pies y manos, te aseguro que la gastas. Y más aún si también la utilizas para los polvos faciales o el champú seco.

      Estoy haciendo ahora mismo unas cuantas pruebas sobre las cremas para las picaduras, me falta ajustar algunas cosas y espero compartirla aquí. No tiene la mejor pinta del mundo, pero hace su trabajo ;)ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Me has dejado muerta con lo de los metales y la arcilla. Yo no he utilizado nunca arcilla verde, pero la blanca es mi salvavidas cuando me duele la mandíbula y siempre la mezclo con una cucharilla de metal -.-‘ Está bien saberlo. Si me iba bien antes, cuando la use bien, voy a flipar! jajajaja…ResponderCancelar

    • Gemma - En realidad si es poquito tiempo no pasa nada, quiero decir, si remueves poco tiempo la mezcla y no dejas la cuchara dentro, no es nada grave. Pero mejor acostumbrarse a hacerlo con una de madera. ¿Nunca has oído lo de los botijos de barro y cómo cambian el agua y sus componentes? No es broma, búscalo y verás, yo aluciné. Pues con esto es lo mismo, pero a pequeña escala. ¡El poder de las arcillas! :DResponderCancelar

  • Carolina - Yo estuve utilizando una temporada una mascarilla exfoliante de arcilla verde. Como dices, venía envasada y no es lo mismo. La pena es que soy la reina de “una vez cada mil siglos” jajajaja.
    Tú, por curiosidad, ¿con qué frecuencia te la aplicas, 1-2/veces semana?ResponderCancelar

SandShore Cardigan

Este verano me he propuesto tejer tres proyectos grandes de punto y ganchillo, y el primero que he terminado ha sido éste, el SandShore Cardigan de Alicia Plummer. Una rebeca de verano de media manga, con una franja de punto de red en la espalda. ¡Estoy enamorada del resultado! Ya he podido estrenarla durante varias noches (aquí aunque hace muchísimo calor de día, de noche la cosa cambia, y yo soy friolera). Y es que ya sabía yo que esta chaqueta me iba a venir muy bien, fue ver el patrón y añadirlo a mi lista de proyectos automáticamente :D

SansdShore Cardigan

La gracia de este patrón reside en la parte de la espalda, en la franja de punto de red que cruza de arriba a bajo y también en horizontal (aunque mucho más estrecha). Si os fijáis en la foto de arriba, esta franja de punto calado no está centrada en la espalda, si no que va a un lado, para que quede más interesante, ¡no es que yo me haya equivocado, jajaja! De todas formas, si sois más de simetrías, en el patrón vienen también las instrucciones para centrar el punto de red en la espalda. Pero a mí me parece mucho más bonito así.

Por lo demás es un proyecto sencillo, no lleva botones, ni siquiera los dos lados del frente se llegan a tocar para poder cerrar la rebeca, aunque se podría adaptar. El SandShore se teje rapidísimo, en un par de horas puedes tener separados los puntos de las mangas y los aumentos de los hombros terminados. Lo único algo más tedioso se hacer es el borde elástico que rodea toda la rebeca, que se teje recogiendo todos los puntos que van del lado derecho, pasando por el cuello, hasta el lado izquierdo. Pero como es el último paso, al final lo haces en un momento para poder terminarlo y estrenarlo :)

SansdShore CardiganSansdShore CardiganSansdShore Cardigan

Para tejerlo he utilizado una mezcla de lino y algodón de Drops: Bomull Lin. Tenía ganas de probar una mezcla con lino y dejar de usar sólo algodón para las prendas de verano, así que era la ocasión perfecta. La lana me ha sorprendido y me ha gustado mucho, es un gustazo tejer con ella y el acabado es mucho más suave y brillante que si sólo fuera algodón. Además, tiene más caída y más cuerpo. Lo único que debo decir es que esta lana estira un poco al lavarla, pero para este proyecto en concreto no me importa. Si fuera para un jersey o camiseta, bajaría el número de agujas.

Hice una talla S, teniendo en cuenta la medida de pecho, pero podría haber cogido la XS y hubiera quedado más entallado (estoy empezando a aprender que nunca me coincide la medida de pecho con el resto del cuerpo). Además, en vez de usar agujas de 6.5 mm utilicé de 6 mm, básicamente porque no tenía de ese número, jajaja. Los cálculos en cantidad de ovillos me salían como 6, pero terminé utilizando 5 ovillos, el sexto sólo empecé para la vuelta de cierre.

SansdShore Cardigan

Respecto a las fotos, podrían ser mejores y no le hacen justicia a la rebeca, pero a veces las cosas son así. Son el resultado de hacerse fotos tras un día de mucho trabajo y calor (de ahí mis caras de “no quiero fotos ahora”), a las nueve de la noche (de ahí que no tuviéramos luz). A pesar de todo, lo importante era enseñaros la rebeca ;)

SansdShore Cardigan

Si queréis un proyecto rápido y fácil de tejer, perfecto para el verano, os recomiendo este patrón encarecidamente. Yo lo incluí en mi armario cápsula con antelación ¡y le voy a sacar mucho partido!. Ahora estoy sumergida en la camiseta de ganchillo del CAL con YellowKnit, y ésa ya no sé si me va a dar tiempo a estrenarla este verano, pero aún así os la enseñaré cuando la tenga terminada. Podéis ver los detalles del proyecto aquí.

Entradas relacionadas:
  • laura - Me encanto!!! te felicito!!ResponderCancelar

  • Sandra - Que rebonita te ha quedado! A mi solo me queda el elástico de abajo y hacer todo el borde y estoy super contenta! :D Estoy deseando estrenarla y más viendo lo bien que queda puesta! :D

    Un besico!ResponderCancelar

    • Gemma - Si es que cuando te dije que se hacía rápido, lo decía de verdad, jajaja. Qué bien, ¡espero que la enseñes pronto!ResponderCancelar

  • Monica - Te ha quedado preciosa.Yo no se si algún día me animaré a tejer… Aunque me encantaría hacerlo. Te queda divina. BesosssResponderCancelar

    • Gemma - ¡Gracias, Mónica! Pues yo te aconsejo que no te animes, porque como empieces a tejer luego ya no querrás parar :PResponderCancelar

  • Irma - Te quedo super!!!
    Yo no doy una con la tejida!!ResponderCancelar

  • BegoÑa - Me encanta!!! Al final te copié y me he comprado unos ovillos de Bomull Line.. Pero como no soy tan rápida como tú tejiendo, los utilizaré para otro año, jajaja. Me ha gustado mucho la caída de tu chaqueta. Gracias por compartir. BesotesResponderCancelar

    • Gemma - Ay, Begoña… ¡pues da igual! Para el próximo verano estará genial también. Ya verás que es muy facilito de tejer.ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Es chulísimo y la mar de práctico. Me encanta el calado de la espalda. Es genial.ResponderCancelar

    • Gemma - Es lo que más me gusta a mí también, sobre todo que esté en un lado y no en el centro :D Seguro que más de uno cuando lo vea creerá que está mal puesto y que me equivoqué al tejerlo, ¡y precisamente ahí está lo interesante! Jajajaja.ResponderCancelar