Mis Favoritos #34

Sigo con mi sensación de agobio por lo rápido que pasa el tiempo. No sé si quiero que corra o que se pare, no doy abasto organizándome con todo lo que quiero y tengo que hacer. Eso sí, el agotamiento hace que duerma muy bien por la noche (¡algo bueno tenía que haber!).

Ya se empieza a notar que el invierno está terminando y agradezco la luz extra que hay al final del día, además, ¡he empezado un nuevo diario! ¡En un nuevo formato! Ya os contaré…

Aquí tenéis los favoritos de este frío mes de febrero ;)

– Inspiradoras fotos de la Women’s March en diferentes ciudades y continentes.

Sellos súper útiles para bujos y agendas.

– Dudando entre esta camiseta y esta otra. ¿Cuál es vuestra favorita?

8 cosas de plástico que debes dejar de usar ya.

– Deseando probar alguno de estos colores (versión permanente o semi, como hasta ahora he ido usando, el spray no es lo mío) en cuanto termine con el violeta que tengo en casa. Tienen un pelirrojo precioso.

– Por cierto, si estáis suscritas a la newsletter de la página oficial de Bullet Journal ya lo habréis visto: se avecina versión app del sistema. No estoy segura de si quiero o no quiero que exista.

Las zapatillas perfectas para estar en casa, ¡me enamoré! <3 - Más allá de que se pudiera hacer mermelada con la fruta y demás, no tenía ni idea de que existe un cacharrito para preservar fruta y verdura. ¡No únicamente como mermelada! Y parece que lo de preservar se está poniendo de moda otra vez. Ahora mismo no me lo planteo, pero sí para un futuro cercano :)


¡Este fin de semana toca newsletter! Apúntate usando el formulario que encontrarás al final de la página si quieres recibirla. Esta semana también he subido dos nuevos colores de cubiertas a la tienda Etsy, por si aún faltas tú en esto de organizarte y quieres un cuaderno que te acompañe en todas tus aventuras.

¡Feliz finde!

Entradas relacionadas:
  • Saray - Ayyy, yo tuve sellos de agenda…al final nada, con el boli y pista, pero los veo y son TAAAAAn cuquis.

    De las camisetas me quedo con la del corazón, es más sencilla, me guuuusta.

    Y del plástico puedo decir que no uso nada de eso :), fuera plastiqueteResponderCancelar

    • Gemma - A mí me sirven solo dependiendo de cómo sean… si es para poner fechas o hacer formas y así adelantar, sí, ahora ya para controlar mil cosas, ¡luego no los uso! Jajajaja.

      Yo tampoco uso nada de lo de la lista :DResponderCancelar

  • Ruth - Me han encantado los sellos!! y de las camisetas sin duda elegiría la segunda, si fuera para mí, claro está!!
    De verdad que me da mucha envidia tener el pelo de colores, pero esto de buscar trabajo me lo impide (todavía la gente lo mira raro) Eso sí, si en verano no trabajo, cae un morado fijo!! XD
    ¡¡¡Buen finde!!!ResponderCancelar

    • Gemma - Tengo el corazón dividido con las camisetas, ¡la primera es preciosa pero la segunda es de guerrera como yo! Jajaja, me molan los rayitos, y no tengo ninguna camiseta negra. Ya te contaré cuando pruebe alguno, si duran como me dura a mí el mío que también es temporal, bien, pero si se notan poquito o se van rápido, lo siento pero con el mío estoy muy contenta y hay muchísimos colores más.
      ResponderCancelar

  • Patricia - Hola Gemma! Tus favoritos (y tu blog en general) siempre me inspiran muchas cosas. Me ha encantado ver esas fotografías de la Women’s March! Con respecto a las camisetas, ahora que se acerca el verano, yo voto por la blanca con el corazón rosa.

    Y, por si le sirve a alguien, quería dejaros mi favorito del mes de febrero (y candidato del año). Es un libro que trata en primera persona una historia de superación personal preciosa. Se titula “Salvaje” y creo que nunca he encontrado un libro al que su título le vaya mejor: http://www.reporteraliteraria.com/2017/02/salvaje-de-cheryl-strayed.html.

    ¡Feliz fin de semana!ResponderCancelar

    • Gemma - Esas fotos debería verlas todo el mundo, tanta diversidad y todo el mundo reclamando lo mismo, me inspira :)

      Voy a ver el libro que recomiendas porque me suena pero no sé si es por ver tantos libros o porque lo tenía en la lista de pendientes, jajajaResponderCancelar

  • Carolina - Las fotos de la Women’s March me han impactado muy mucho :O
    Y… mi voto para la primera de las camisetas!! Ou yeaaahResponderCancelar

    • Gemma - Pagaría (de hecho la camiseta que compré la voy a pagar, claro, jajaja), por ver la cara de quien la lea cuando la lleve puestaResponderCancelar

  • griselda - me gusta tus favoritos. es la edad lo que pasa.mi reflexion es esta-cuando es uno niño no ve la hora de cumplir años ,por hacers emas grande y ya cuando esta uno grande no se fija en esas cosas. llega a ser algo preocupante.yo ya no digo mi edad ni me acuerdo cuantos tengo.ja, ja.mi madre dice que ella ya no los festejaResponderCancelar

    • Gemma - ¡Siempre hay que celebrarlos! Otro año más en este planeta, cosa que me parece maravillosa :D

      Feliz fin de semanaResponderCancelar

  • ana.m.velandia - Ay! yo estoy en fase de tomar conciencia de aprender a decir no, para no sentir que el tiempo me persigue o lo persigo yo a él…
    No me había enterado de la versión app del bullet, la verdad es que siento curiosidad y creo que habían tardardado en sacarla… ya veremos si responde a nuestras expectativas y necesidades.
    Feliz viernes de pizza ;)ResponderCancelar

    • Gemma - Te voy a contar una cosa… llevo como dos semanas priorizando tiempo libre… y me funciona, jajaja. Y no me siento ni mal. Por ejemplo, hoy he terminado ya todo el trabajo y lo que había en mi lista y me voy a pasar casi todo el finde haciendo cosas fuera. Trabajaré un poquito mañana o el domingo en cosas de la semana que viene, pero vamos, que sé que no son prioritarias. Todo lo que haga ya el resto del tiempo es opcional. Y curiosamente liberando ese tiempo para mí, me estoy haciendo más productiva :OResponderCancelar

  • encarna - los nuevos colores los travelers son el marrón oscuro y el fresa serrare?
    estoy esperando a comprarme uno y no me decido por el color. vi fotos de unos grises oscuros y azul oscuro, pero ahora mismo no los veo. esperare a ver otros colores y alguna rebajada de las que sueles poner. perdí la oportunidad el mes pasado cuando regalagas la pockett!!
    enhorabuena x tus entradasResponderCancelar

3 trucos infalibles para evitar el desorden

Hace mucho, pero mucho tiempo que no sé lo que es el desorden. Ni siquiera recuerdo desorden antes de llevar a cabo el Método Konmari. Y no es porque me considere súper ordenada (soy ordenada y me encanta la organización, pero os aseguro que no llego a ningún extremo raro, jajaja). Hay días en que llego a la noche súper cansada, otros en los que simplemente no me da tiempo a hacer nada y algunos en los que básicamente no tengo ganas de hacer otra cosa que tumbarme y leer o pensar. Vamos, como la mayoría de la gente. No es que tenga un ratito libre y me ponga a ordenar, no.

Y es que simplemente descubrí que es mucho más fácil ordenar una o dos veces y no volver a desordenar, que andar revolviendo todo el tiempo. Lo sé, dicho así no parece una idea que se le haya ocurrido a un genio, pero es la pura verdad. Si te pegas la paliza de ordenar conscientemente muy bien una sola vez (o muy de vez en cuando como digo siempre que pasamos por un momento de cambio personal, etc.), y después mantienes todo bajo control, lo de ordenar cada dos por tres se esfuma.

¿Conocéis a alguien que siempre que recibe visita tiene que pasarse un par de horas antes ordenando? ¿Esa eres tú? Pues yo no lo hago. Porque no me hace falta. Ahora mismo os podríais pasar por casa en diferentes horas y días y la encontraríais básicamente igual. Y eso me ahorra mucho tiempo y me da mucha paz, que es lo importante. Que de estrés ya vamos servidos ;)

Vale, ya os he dicho que no es magia pero, ¿cómo lo hago? Lo primero de todo es saber que hay que trabajar. El desorden no se arregla solo, nadie va a ordenar tu casa por ti (o sí, si tienes suerte y dinero, no es mi caso). Pero se puede mantener casi eternamente una vez que hemos ordenado.

Selecciona lo que entra, a cambio di adiós a algo

Hay que tener mucho cuidado con las cosas nuevas que traemos a casa, más allá de si nos inspiran alegría. MUCHO CUIDADO. Es fácil comprar lo que no necesitamos porque tenemos casi de todo al alcance de la mano y la tentación en las tiendas es grande. Todo lo que entre en casa tiene que pasar un test previo: ¿es útil? ¿de verdad lo necesito? ¿es un regalo que no quiero/no me hace falta/no me gusta? ¿tengo otro parecido o que quiero sustituir? Hazte estas preguntas.

Las casas tienen un espacio limitado, menos es más, y si no dejas de adquirir cosas al final será muy complicado mantener el orden. Prueba con algún reto diario o semanal en el que escondas algo que tienes en casa durante un tiempo (para ver si lo necesitas o si lo echas de menos).

Todo en su lugar

Entender esto me hizo notar un gran cambio en el orden de casa. Todo debe tener un lugar asignado, un lugar fijo. Su sitio, por decirlo de alguna manera. Si no lo tiene, acabarás moviéndolo y nunca estando a gusto. O peor, lo terminarás amontonando porque está fuera de su sitio.

Hacer esto también te ahorrará comprar muchas cosas. Porque en vez de comprar algo y luego ver dónde lo pones, harás el proceso a la inversa. Decorarás rincones y ocuparás espacios en función de lo que falta ahí, de lo necesario.

Y sí, yo he tenido cosas a las que por más vueltas que he dado no he podido encajar en casa. Simplemente no terminaban de estar en el sitio adecuado, lo notaba. Ya fuera por funcionalidad, por estética o uso, siempre me llamaban la atención visualmente porque no podía verlas ahí. ¿Qué se hace con esas cosas? Tienes dos opciones: si las necesitas por su uso, deberás guardarlas en un lugar fuera de la vista. Si no las necesitas imperiosamente, deshazte de ellas regalándolas, vendiéndolas o donándolas.

Técnica “leave no trace”

Otra cosa muy importante, una vez usado, deja el objeto de nuevo en su lugar. Que sea como si nunca hubieras estado en esa habitación, es decir, no dejes rastro. Devuelve siempre todo a su sitio cuando termines la actividad o antes de irte a la cama. Con esto es casi imposible desordenar. Y no me vale lo de que los artistas son desordenados, de eso nada. Necesitas espacio despejado para que las ideas fluyan. Yo muevo y saco un montón de cosas durante el día (especialmente los días en que hago fotos de productos o cuando me pongo a hacer cosas en el Traveler’s Notebook), pero siempre devuelvo todo a su sitio al terminar.

Al principio da pereza, porque estamos cansados y tenemos mil cosas por hacer. Pero a la larga te ahorra mucho tiempo. Es cuestión de disciplina. ¿Me apetece guardar la ropa cuando me cambio al llegar a casa? No, claro que no, pero te aseguro que me apetece menos tenerla en una silla amontonada toda la noche y tener que hacerlo al día siguiente… Piensa en el tiempo real que tardas en dejarlo todo como estaba y verás que normalmente son solo un par de minutos, cinco como muchísimo. El problema viene cuando dejas para el día siguiente varias de esas tareas, ya no son tres minutos lo que te lleva hacerlas.


Y por último, aunque lo voy a dejar fuera de los trucos que he dado arriba, añadiré que el almacenaje también es importante. Ya sabéis que no estoy muy a favor de tener que comprar cajas y otros soportes de almacenaje a no ser que sea estrictamente necesario, pero si tienes que hacerlo, procura que te gusten. Y si lo que vas a guardar dentro tiene el propósito de ser usado (por ejemplo, materiales de manualidades que te gustaría usar en esta vida, jajaja), lo mejor es que etiquetes las cajas de forma visible. Si no ves lo que hay dentro es más posible que no le prestes atención, y no queremos que eso pase :)

¿Cuál es vuestro truco infalible para evitar el desorden?

Entradas relacionadas:
  • Saray - No puedo estar más de acuerdo, un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio, es como un mantra y ¡oh, dios! cuando dejamos algo que no tiene su sitio…puede pasar la semana entera ahí, agonizando y esperando ser colocado (me supera xDDD) un truco infalible para ordenar: es no tener demasiadas cosas, así sabemos lo qué tenemos y, sobretodo, donde lo tenemos: en su sitio xDDDDResponderCancelar

    • Gemma - Durante un par de meses tuve un montón de cosas sobre mi mesa que no sabía dónde colocar. Ahí estuvieron, sin “casa”. Me daba tanta rabia verlas que era imposible olvidarse de ellas, hasta que les busque sitio o me deshice de algunas.

      Cuanto menos tenemos, más espacio para pensar ;)ResponderCancelar

    • Gemma - Está claro que con niños la vida es otra cosa, ¡pero no creo que sea imposible conseguir orden! Cuando ejercía como educadora infantil siempre recogían todo al terminar de jugar :D

      Para mí la clave es que ellos tengan su propio espacio diferenciado y separado, igual que yo necesito un espacio para trabajar, ¡ellos para dar rienda suelta a sus juegos!ResponderCancelar

      • viocanto - Yo también he trabajado con niños como monitora con niños de cuatro a seis años, y no tiene ni punto de comparación.
        Entiendo los conceptos de no acumular cosas, de devolver cada cosa a su sitiio, pero sinceramente, he visto a muchas madres añadir otro lastre más de frustración porque viene una gurú como Marie Kondo a dar la receta mágica de la vida feliz y ordenada y ellas se ven que a las once de la noche todavía no han conseguido un momento para meter la taza del desayuno en el lavavajillas (y esto es un ejemplo literal).
        Que en una situación así alimentar el caos natural añadiendo nuestro propio desorden no ayuda, y que tener unas costumbres interiorizadas puede mitigarlo es una cosa. Venderle a alguien que a lo mejor ha estado tres horas esperando a tener un rato libre para ir a mear (también es un ejemplo literal) que el problema es que no sigue un método es para darle hasta que te sangre la mano.
        Y ya se que me estoy encendiendo, pero es que es ver el nombre de esa tía y me cabreo. Propone unas cuantas ideas prácticas envueltas en tanta purpurina zen y pseudofilosofía oriental que pierde toda autoridad.ResponderCancelar

        • Gemma - Pero es que la gente se toma las cosas demasiado a pecho. No puedes tomar un método como dogma porque entonces vienen las frustraciones. Es igual que querer darle a un niño todo 100% sano, ¡no es fácil! Y sinceramente creo que el orden con niños sí es posible, porque lo he visto y lo veo cada día, y no son súper madres ni nada, simplemente se organizan bien (aquí que el padre comparta exactamente las mismas tareas es algo que doy por hecho, porque yo no lo concibo de otra manera). No sé, no creo que ella haya inventado la rueda, pero sí ha convertido en un método fiable una serie de técnicas y creo que se pueden aplicar a todo el mundo. Eso sí, como he dicho, no es la panacea. Nadie puede organizar por ti, nadie te va a convertir en una persona ordenada salvo tú mismo y no se puede tomar todo literalmente. Su método funciona, las rutinas son clave para todo en la vida, pero yo pienso que no es EL MÉTODO definitivo para no tener que volver a hacer limpieza de cosas. Porque siempre lo digo: lo que necesito hoy no es lo mismo que necesitaré el año que viene. Algo que hoy tiene todo el sentido para mí, dentro de unos meses puede que haya perdido su utilidad si mi vida cambiaResponderCancelar

          • Saray - Yo creo que si se puede ser organizado con niños, yo tengo uno, y aunque es pequeño le estamos intentando inculcar unos valores, claro está que si tiene 100 juguetes no vas a tener ganas de colocarlo a las 11 de la noche, pero como dice Gemma todo son rutinas, nosotros las tenemos interiorizadas y nos da el día para mucho, yo tengo un negocio y lo saco adelante, me da tiempo a hacer mis tareas, a tener la casa decente, estar con mi hijo y hacer ejercicio y mis cosas, cuestión de cambiar la mentalidad, es jodido, pero se puede, doy fe.

        • Gemma - Añado: lo que he publicado aquí no está relacionado con el método de Marie Kondo, es por mi propia experiencia (me refiero a los consejos del post)ResponderCancelar

  • Ruth - Me ha resultado muy curiosa la observación sobre algún objeto que no encaja en el sitio que se le ha colocado. A mí también me pasa y me da sensación de intranquilidad, pensaba que eran sólo cosas mías XD
    Por suerte en mi casa somos bastante ordenados y puedes ir a cualquier hora del día que siempre estará recogida, pero llevo una temporada que me ha dado por dejar el abrigo en una silla hasta el día siguiente y no la recojo por pereza, como si costara mucho abrir la puerta del armario, jajaja!! En fin, al menos soy consciente de ello y llevo dos días intentando vencer la pereza y guardándolo en su sitio, y me siento mejor haciéndolo! :)ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Te entiendo! Jajajaja, es que me refería precisamente a eso, lo de llegar a casa y dejar algo en un sitio que no es el suyo, es como que ya altera la visión de esa habitación, yo me entiendo, jajajaja.

      Hace como seis años que tengo estos muebles en la habitación y hasta hace pocos meses no había encontrado lo que quería tener en el cabecero de la cama. Imagínate la de cosas que he ido cambiando ahí, y ninguna me parecía que fuera bien… ha sido horrible XDResponderCancelar

  • Patricia - ¡Hola Gemma! Me siento súper identificada con lo de “un sitio para cada cosa”. En mi casa cada objeto tiene su lugar así parece siempre que todo está perfecto aunque no haya hecho mucha limpieza ese día ;)

    ¡Un abrazo!ResponderCancelar

  • Carolina - Creo que, salvo contadas excepciones, me veo identificada en todo lo que haces para no tener que darme la paliza recogiendo. Pero ay amiga, que vivo con alguien que es todo lo contrario. A mí ver la ropa tirada en la silla no es que me moleste, es que me HACE DAÑO!! Voy a enseñarle este post a ver si le hago entrar en razón ;)ResponderCancelar

    • Gemma - Te entiendo, yo vivo con mi tía y ella es así… Es de esas personas que desordena y mancha por donde pasa, muy frustrante a veces porque sé que si no fuera así tendría la mitad de trabajo que tengo habitualmente en casa…ResponderCancelar

  • nancy - La mejor motivación para ser ordenado, es vivir y padecer unos días en una casa muy desordenada, donde todo se pierde, se desperdicia, se acumula. Estoy temporalmente en la casa de mi mama, donde esta proyectando construir dos o tres habitaciones mas, porque en la casa de seis habitaciones donde vive sola, no le alcanza. Así podrá acumular mas inutilidades, poner infinidad de adornos en cada centímetro que encuentre, haciendo un revoltijo de estilos y colorinches insoportable. menos mal me voy pronto. Igual la quiero!!!Es divina!!!ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Madre mía! Y nunca mejor dicho… la verdad es que yo no sé si podría soportarlo, jajaja, creo que maría un ataque de estrés o de pánico o algo :P

      ¡Paciencia!ResponderCancelar

  • ana.m.velandia - Me parecen uno consejos buenísimos!! Estoy muy de acuerdo con lo de que cuesta esfuerzo, pero como dices, no creo que sea titánico y a la larga es para bien ;)
    En mi caso tengo tendencia al caos y aceptarlo ha sido una de las mejores cosas que he hecho. Mi pareja es el polo opuesto y es el que con su experiencia me ha demostrado que el punto 3 es fundamental, asi que si sólo te puedes quedar con uno recomendaría el 3.ResponderCancelar

    • Gemma - Sí, es que a veces la gente cree que si eres ordenado (porque ven orden en tu cosas, etc) es porque te viene de nacimiento y nooooo. Qué te voy a decir a ti, si además estamos las dos con lo de las rutinas a tope, jajaja, todo cuesta. Aunque tengas tendencia a ser ordenado, sigue costando igual, porque sería muchísimo más fácil ser desordenado… el ser humano, qué complejo es, jajaja.ResponderCancelar

  • Melma - Me gustan mucho tus posts sobre orden y organización porque yo soy un puro desastre en potencia jajaja Soy tu ying! O tu yang XDD Y desde que te leo la verdad que me picaste con ese gusanillo y poco a poco voy intentando no acumular, eliminar y encontrar un equilibrio entre la urraquilla que vive en mí y mi necesidad de “luz” en mi vida (Así es como yo llamo a que esté todo en orden y puedas recibir visitas sin que salgan horrorizadas o eches esas dos horas previas en ordenar…)

    Estoy de acuerdo en que estas tres claves que has dado son las que hacen que todo fluya mejor, y que cuesta trabajo implantar ¡Y más con niños! Pero se consigue!

    Leía los comentarios y me sentía identificada en todos los sentidos con lo de los niños. Yo soy de las que leí a Marie Kondo, me llevé las manos a la cabeza y me dije que no iba a ser capaz porque me llevaría toda la vida… Pero la verdad es que cuando me calmé, no me lo tomé como un “hazlo” impositivo ni una verdad absoluta, y lo miré desde un punto de vista abierto he podido aplicar muchas cosas a mi vida y a mi caos.
    Y estoy contenta :)

    Al final es todo es cuestión de equilibrio.
    Besos grandes!ResponderCancelar

    • Gemma - Cuando leí el libro de Marie Kondo pensé lo mismo: esto tomado al pie de la letra y más aún por personas que no tienen esa tendencia al orden o que son desordenadas, está condenado a ser como una especie de acto de locura. Su método para mí es bueno, pero no se puede coger y aplicar directamente sin anestesia en alguien que es lo opuesto. Porque antes tiene que haber una base. Si no, además de ser un proceso eterno y doloroso de desprenderse de cosas, todo volverá a como estaba antes de que te des cuenta.ResponderCancelar

  • Tania (Petite Blasa) - ¡Pues la verdad es que mis trucos son los tuyos!

    Siempre tengo presente la frase que dice “Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio”. Todos los objetos, mientras no están siendo usados, deben permanecer en su lugar, y no admito otra posibilidad, jajaja.

    Me hacía mucha gracia cuando, de adolescentes, mis amigas me decían “Hoy no puedo quedar, que tengo que ordenar mi cuarto” y yo echaba un vistazo alrededor y en el mío no había nada que ordenar.

    Reconozco que soy un poco Monica Geller, llego a disfrutar ordenando y limpiando, pero realmente no es necesario llegar a ese punto. Sólo se trata de huir de la acumulación (de suciedad, de desorden, de cosas, etc.). Keep it simple!ResponderCancelar

    • Saray - Jajaja, ya somos dos Monicas Geller por el mundo, ¡me encanta ordenar! y veo las casas de los demás y hay veces que me encuentro pensando ¡pues le hacía yo buen apaño a esto! xDDDDResponderCancelar