Rift Sweater, desafiando la maldición del jersey

Rift Sweater de Brooklyn Tweed

Me cuesta expresar con palabras lo orgullosa que estoy de este proyecto. Puede parecer un jersey sin más, pero no es solo eso. Es muy especial. Hasta la fecha el proyecto más laborioso que he tejido, el que más tiempo me ha llevado (hola, falta de horas en el día) y seguramente en el que he puesto más cariño y amor. Estoy acostumbrada a tejer jerséis para mí, pero reconozco que no he tejido jerséis para nadie más, y que si alguien me lo proponía, incluso siendo de mi familia, buscaba la manera de escurrir el bulto, jajaja. Las tejedoras me entenderéis. Hay algo de “sagrado” en tejer una prenda tan grande para otra persona. Al menos para mí. Y más aún en este mundo de fast fashion.

Rift Sweater de Brooklyn Tweed

¿Puede haber una historia de amor detrás de un jersey? Quizá detrás de éste. No sé si de amor o de inconsciencia, jajaja. Me voy a remontar a cuando Barbitas y yo nos conocimos (por cierto, hoy será la primera vez que haga aparición por aquí). Una de las primeras cosas que le dije es que era tejedora, obviamente. Y casi instantáneamente me pidió que le tejiera un jersey. Para mí era mitad reto, mitad locura. Si tejéis, supongo que estáis al día de la maldición del jersey, y además, yo pensaba en lo poco que nos conocíamos y en los tres mil millones de cosas que podían salir mal. Para las no iniciadas: la maldición del jersey predice que si tejes un jersey a tu novio antes de estar casada, romperéis o saldrá corriendo. En definitiva, que te dejará antes de acabarlo o justo después. ¡Ahí es nada! Algunas historias cuentan que si haces un error en el jersey o tejes uno de tus cabellos entre la lana la maldición se anula. Parece ser que la cuestión aquí reside en si estás casada o no. Y bueno, nosotros no lo estamos, así que crea o no crea en la maldición, algo de mal rollo sí me da, es inevitable.

Rift Sweater de Brooklyn TweedRift Sweater de Brooklyn TweedRift Sweater de Brooklyn Tweed

Supongo que todo esto viene por la cantidad de trabajo que hay detrás de tejer un jersey. Los hombres se pueden sentir intimidados porque has puesto mucho esfuerzo en él, porque no les guste o porque signifique indirectamente un compromiso. Quién sabe. En mi caso no he sentido que fuera así, a lo mejor porque fue Barbitas el que insistió, y el que no quería que le tejiera otra cosa. Así que mi consejo (suponiendo que no lo dejemos ahora que he terminado el jersey, jajaja) es el mismo que aplico al resto de regalos tejidos: no los tejas si el que lo va a recibir no te lo ha pedido expresamente, punto.

Pero sí me surgieron muchísimas dudas: ¿Qué patrón elegir? ¿Qué le gustaría? ¿Y la lana? ¿Qué colores? ¿Usar la mejor lana posible o algo más moderado? No mentiré, he puesto mucha ilusión en este proyecto, soy como una niña pequeña para estas cosas. Estuve alrededor de tres semanas buscando patrón y lana, pero mereció la pena :D

Rift Sweater de Brooklyn Tweed

Después de mirar entre varios modelos, y con la premisa de que fuera un jersey simple pero a la vez con algún detalle interesante, me decidí por el Rift de Brooklyn Tweed. Todos los patrones de Jared Flood para hombre son maravillosos y me moría de ganas de tejer uno por fin. Su sencillez me cautivó, y la construcción de la prenda me llamaba la atención.

Es un jersey relativamente fácil de tejer, el patrón viene perfectamente explicado y en muchas tallas. Debe quedar suelto, y eso me llevó a error la primera vez que lo tejí y me encontré con un jersey enorme cuando ya había terminado el cuerpo. ¡Tuve que deshacer y volver a empezar! Pero eso sí, esa vez fui muchísimo más rápido. Todas las técnicas necesarias vienen en el patrón y me gustó probar aumentos y disminuciones de los que nunca había oído hablar (cuando llevas tanto tiempo tejiendo, aprender cosas nuevas es estimulante).

Rift Sweater de Brooklyn Tweed

Sobre la lana, ¡qué descubrimiento! ¡Estoy totalmente enamorada! Puede que haya encontrado a mi alma gemela lanera, cómo me alegro de haberme decidido por esta marca. En un principio quería tejerlo con la lana que recomienda el patrón, la Shelter de Brooklyn Tweed. Busqué una buena sustituta en cuanto a grosor, calidad, y acabado mirando entre otros proyectos acabados en Ravelry. Y en particular me gustó un jersey tejido con Gilliatt, de De Rerum Natura. Barbitas quería un jersey azul, de un azul bonito, me dijo. Y como quería ir sobre seguro, le hice un collage de fotos con los azules más bonitos de Shelter y de Gilliat. En unas horas había ido descartando tonos hasta quedarse, sin saberlo, con el Nuit. Un azul precioso lleno de matices que solo se pueden apreciar de verdad en directo. Es el color más rico que he visto nunca.

Pedí la lana directamente en la página de De Rerum Natura y el servicio y el trato fueron excelentes, llegó muy rápido y empaquetada con amor (¿os he dicho que esta la na está producida de forma ecológica?). Ahora solo sueño con tejerme algo para mí en uno de los colores que tienen disponibles.

Rift Sweater de Brooklyn Tweed

Estoy enamorada del jersey, y del que lo lleva, no le podría quedar mejor, aunque sea algo imparcial con mi opinión ;)

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

Prepara tu propio vermut en casa

Cómo preparar vermut en casa paso a paso, ¡te encantará!

¡Nos encanta tomar el vermut los fines de semana! Yo no era para nada de vermut, solo lo tomaba en ocasiones especiales, pero ahora espero el momento del aperitivo del domingo con ansia. Tenemos suerte de que en Alicante haya varias vermuterias y podemos probar una carta bastante extensa de vermuts (incluso ya empiezo a tener favoritos y a diferenciar entre matices y sabores). No me preguntéis por qué, pero salir a tomar el vermut no tiene nada que ver con salir a tomar una cerveza o un aperitivo sin más, de verdad, si no lo habéis hecho nunca, probadlo :P

Como somos muy de DIY, la idea de preparar nuestro propio vermut no tardó en aparecer en nuestras cabezas, y cuando descubrimos que el proceso no era nada complicado, ¡corrimos a buscar todos ingredientes!

A pesar de que el proceso es fácil, requiere de experimentación (y algo de paciencia). No hay una sola forma de preparar vermut, y a veces encontrar el matiz final que nos guste puede llevar un par de intentos. Al fin y al cabo, el vermut es vino con especias, aguardiente y algo de azúcar. Las especias y su cantidad, y el vino que usemos harán que los sabores sean diferentes. Eso sí, es muy divertido ir probando y ajustando hasta dar con el sabor perfecto. De las tres variedades que hicimos inicialmente, hubo una que ni siquiera se podía oler de lo fuerte que era, jajaja. Mi consejo es que midas todos los ingredientes con cuidado, y una vez que tengas la primera tanda y la hayas probado, vayas haciendo pequeños cambios. Dicho esto, ¡vamos a hacer vermut!

MATERIALES E INGREDIENTES

– Botella de cristal con tapa con capacidad de al menos 1 litro (recomendable 1,5 litros y que tenga el cuello algo ancho para poder introducir los ingredientes). Nosotros compramos tres botellas de cristal y nos costaron menos de 1€ cada una. Para el embotellado final, puedes comprar una con tapón de clic, son ideales para el vermut y las venden también decoradas.

– Bolsa para especias o colador de malla fina.

– 1 litro de vino blanco, preferiblemente semi-seco. No hace falta comprar un vino caro, las especias harán su trabajo, pero tampoco compres el vino más barato del super. Nosotros usamos un vino de alrededor de 2,5€ que ya sabíamos que estaba bueno porque lo uso también para cocinar.

– Una cáscara de limón y otra de naranja (retira bien las partes blancas).

– Media vara de canela en rama.

– Una vara de vainilla.

– 1 cucharadita (de postre) de las siguientes hierbas: cardamomo, cilantro, bayas de enebro, flor de saúco, genciana, clavo, salvia, anís estrellado, jengibre, tomillo y ajenjo. NO TE PASES con la genciana y el ajenjo, amargan muchísimo y si pones de más, no podrás beberte el vermut, no exagero. Es mucho mejor que la primera vez pongas menos cantidad de estas dos hierbas. Todas ellas puedes encontrarlas en cualquier herbolario sin ningún problema.

– Azúcar moreno.

– Aguardiente de orujo o vino de Jerez.

PREPARACIÓN

1. En la bolsita para especias (si no tienes, puedes poner los ingredientes directamente en la botella, pero asegúrate de contar con un colador de mala muy fino para poder filtrar la mezcla después), colocamos todas las hierbas y le damos un par de golpes para que se abran y se machaquen un poco.

2. Vertemos el vino en la botella de cristal, añadimos la bolsa con las hierbas y especias (o directamente en la botella), la cáscara de limón y naranja, la rama de canela y la de vainilla.

3. Cerramos bien y dejamos que repose durante 15 días en un lugar oscuro y seco de casa. Puedes meter la botella en un armario de la cocina, por ejemplo. De vez en cuando, cuando te acuerdes de ella, le das un meneo.

4. Pasado ese tiempo, colamos la mezcla para que quede bien limpia y le añadimos 3 cucharadas soperas de azúcar moreno caramelizado. Mezclamos muy bien. Opcionalmente, podemos añadir un chorrito de licor de orujo o vino de de Jerez.

5. Volvemos a embotellar el vermut y lo guardamos en la nevera. Si esperas una semana más, estará aún más rico.

Lo mejor es ir probando el vermut durante el proceso, así puedes retirar antes las hierbas y especias si es necesario. El licor de orujo no alterará los sabores ni el color, mientras que el vino de Jerez le dará un toque algo más dulce, pero el uso de cualquiera de los dos es opcional. Puedes guardar el vermut en la nevera hasta un año, pero estoy segura de que no te durará tanto, jajaja.


Sírvelo muy frío (¡importante), en vaso grande y acompañado de hielo y una aceituna. Y para el aperitivo, patatas fritas, olivas, encurtidos o conservas le irán genial. Puedes preparar varias tandas en botellas bonitas para regalar, y si te lo tomas en casa, quizá te venga bien hacerte estos posavasos. Qué aproveche :)

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Organiza tu vida digital

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Menu