La importancia de dejar ir

Una de las cosas que más me cuesta hacer es dejar ir. Dejar ir situaciones, personas, cosas, sentimientos… y precisamente la habilidad de dejar marchar todo eso es una de las más importantes que podemos desarrollar en la vida. Es casi primordial tener esa capacidad para poder vivir feliz. “Nada es para siempre”, no puede ser más cierto, ¡ni siquiera nosotros somos para siempre!

A mí me ha costado muchísimo empezar a aceptar que tengo que soltar constantemente. Que cuanto más me resisto es peor y más duele. Para ser concreta, siempre he tenido problemas con dejar ir ciertas cosas: personas (con las que he tenido una relación), ropa (si la regalo no, pero ay, si se rompe… eso es otro cantar) y recuerdos. Me empecé a dar cuenta de esto cuando tuve depresión y ansiedad, mis pensamientos eran bastante circulares en ese momento y muy repetitivos. Tenía esa sensación de que mi cabeza nunca paraba de darle vueltas a las cosas, que nunca estaba “en paz”. Si habéis vivido algo así, entenderéis bien lo incómodo que puede ser estar así durante semanas, pensando siempre en lo mismo, no durmiendo por la noche porque estás pensando en las cosas que podrían haber pasado, en las que ya no pasarán, etc. Y bueno, realmente había sido así toda mi vida, desde bien pequeña, pero no me había dado cuenta y lo había tomado por algo normal.

En realidad creía que yo no era capaz de decidir sobre mi forma de pensar, de cambiarlo. Pero esta es una habilidad más que podemos desarrollar. No es fácil, pero sí podemos cambiar nuestra manera de pensar al respecto cuando tenemos que dejar ir algo. No es fácil, pero es necesario. Desde que empecé a trabajar en ello me siento mucho mejor. Más libre, más fuerte, más independiente emocionalmente, las situaciones complicadas ya no me afectan tanto y soy capaz de pasar página. Algo que yo necesitaba aprender a hacer en mi vida, porque lo de cerrar capítulos es otra cosa en la que fallaba completamente, y os digo que arrastrar situaciones y personas en la vida no es bueno.

Pero, ¿cómo hacerlo?

– Comprendiendo que casi todo es temporal. Por un lado esto resulta triste, pero por otro nos lleva a pensar que incluso los peores momentos (y nuestra tristeza) pasan. Todo pasa, solo hay que darse el tiempo suficiente. Y aunque no lo podamos ver en un primer momento, el tiempo cura.

Observa cómo te “enganchas” a ciertos pensamientos. Puede haber pasado un año o más desde que te sucedió algo importante, pero tú sigues pensando en ello con la misma mentalidad del momento en que ocurrió. Y no, con el paso del tiempo tú también has cambiado, ya no eres esa persona y por tanto no vale para nada pensar como tu antiguo yo. Darse cuenta de cómo nos anclamos a una situación o emoción es el primer paso para poder cambiar esta forma de pensar.

Deja de pensar que todo tiene un por qué o que debes entender hasta el mínimo detalle de las cosas. Para una mente curiosa esto es especialmente difícil. Durante un año entero estuve pensando en una situación que no entendía, UN AÑO. Quería saber por qué había pasado, por qué me habían hecho eso, y lógicamente por más vueltas que le di no conseguí nada. Solo perder mi tiempo. Piensa en el presente, en el ahora, y vívelo, porque el pasado no va a volver y no lo puedes cambiar. Repítete esto como si fuera un mantra.

La vida está llena de cosas nuevas y emocionantes. Pero no esperes a que vengan a ti, sal tú a encontrarlas. Esto es, mantente ocupada, haz cosas, aprende otras nuevas, prueba a hacer algo que te de miedo. Cuanto más te expones al mundo más cosas increíbles salen a tu paso. Tener esta actitud ayuda a confiar en que lo mejor está por llegar, y si no es lo mejor, será también algo genial y diferente. ¡Las experiencias buenas y malas nos hacen más completos!


Y ahora, para quitar hierro a esta entrada, te contaré que una de las cosas que más me cuesta hacer es tirar calcetines viejos. Jajaja, tal cual. No entiendo por qué, pero me da una pena tremenda. Hasta el punto de que me llego a poner triste cuando veo que tengo algún par que está viejo o a punto de romperse. Solo me ocurre con los calcetines, curiosamente. ¿Soy la única a la que le pasa?

En resumen: aprende y practica el arte de dejar ir. Cierra capítulos, deja de arrastrar situaciones que solo te lastran para vivir el presente. Hoy es un buen día para que zanjes alguno de esos asuntos y hagas las paces contigo mismo, empieza un cuaderno nuevo y limpio. Dejar atrás el pasado es clave para poder aprovechar lo que tienes delante ;)

Entradas relacionadas:
  • Sandra - Hola! Esta entrada ha llegado en el momento perfecto, como la anterior.
    Llevo con una tristeza encima desde hace meses, intento seguir hacia adelante pero mi mente siempre piensa en que podía haber sido si hubiera hecho tal cosa…si hubiese actuado de otra manera no estaría en esta situación y un largo etcétera he llegado a sentirme culpable por sonreír y todo por no dejar ir, por no dejar fluir. Gracias por esta entrada. Me alegro mucho p que hayas podido llegar hasta aquí. Un besazoResponderCancelar

    • Gemma - ¡Pues olvida eso! Las cosas suceden, de nada sirve lamentarse por algo que no hicimos, seguro que en su momento tenías razones para actuar como lo hiciste, ahora lo ves distinto porque has evolucionado como persona. No te pierdas lo que puedes ser ahora por algo que ya no puedes cambiar, te mando un beso muy grande :*ResponderCancelar

  • Sole Silbando - Puf, mi gran talón de Aquiles. Qué te voy a contar. Yo he tenido que trabajarlo a huevo, ya lo sabes. Lo que no lo hace más fácil. La parte teórica me la sé de puturrú de fua jajajaja… la práctica… Necesita mejorar XD
    Me ha encantado que reflexiones sobre esto, es uno de los grandes temas de la vida. De verdad lo creo.ResponderCancelar

    • Gemma - Yo creo que el de mucha gente… pero sería peor no darnos cuenta de que nos cuesta, jajaja. Es muy difícil, lleva años y práctica, pero es que al final no nos queda otra. Tú tienes un máster en esto, aunque ojalá no lo tuvieras, ya lo sabes :(
      ResponderCancelar

  • Carolina - Ais, gran tema y difícil abordaje. Alguna vez he sido consciente de lo liberador que es decir adiós, pero aun así -a mí personalmente- sigue costando.ResponderCancelar

    • Gemma - Eso sí, es MUY liberador, quizá sea eso lo que me empuja a seguir conquistando ese miedo a soltar…ResponderCancelar

  • Claudia - Gracias Gemma! Yo tuve una situación la cual estoy intentando soltar desde hace seis meses. Me costó entender que uno no puede esperar que los demás hagan lo que uno hiciera. Me detuve a pensar y pensar en lo mismo sin respuesta. Antes de fin de año empecé a botar todo aquello que no me sirve: ropa, zapatos, mobiliario viejo y personas que no aportaban nada en mi vida. A veces uno se detiene en un evento negativo y le da mil vueltas al mismo inútilmente. Pudiera ser un pretexto para no ver o resolver otros problemas más importantes. También nos impide ver la otra parte: la gente buena que nos acompaña, los buenos momentos y el cariño que recibimos. Cuesta, a unos en mayor o menor tiempo pero al mirar atrás podremos ver que lo logramos.ResponderCancelar

    • Gemma - Uf, te entiendo mejor de lo que crees. Una de las cosas de la vida que provoca más frustración es la de esperar que los demás actúen como nosotros (o como a nosotros nos gustaría). A mí me costó bastante aprender a dejar de pensar de esta forma. ¡Y tienes mucha razón en que siempre vemos más lo negativo que lo positivo! A menudo me ocurre esto en el terreno profesional, es como que los logros o lo bueno no me parecen “tan importantes” como los fracasos.ResponderCancelar

  • blanca - Mi mamá estuvo hospitalizada dos meses y cuando la trajimos a la casa falleció luego de una semana y a veces me la paso pensando y rememorando el tiempo que pasamos en el hospital y en que no sirvió para nada, y lo tengo tan presente que siento que si voy ahí, al hospital, ella va a estar.
    Saludos, me gusta mucho tu página.ResponderCancelar

    • Gemma - Mucho ánimo, siento que hayáis tenido que pasar por esa situaciónResponderCancelar

  • mariana - Parece que estás hablando de mi, he pasado ya casi dos años atascada en el mismo rollo,le doy vueltas y vueltas tratando de entender el porque de la situación (problemas con mi hija). He vivido un verdadero infierno, no solo yo, la familia completa. me cuesta soltar, estoy en ello, gracias a comentarios como el tuyo y algunos consejos de especialistas, lo estoy logrando, despacio pero constante, lo veo como un aprendizaje a encontrar una nueva manera de vivir. Besos ÜResponderCancelar

    • Gemma - Es que encima si es algo familiar cuesta todavía más, porque es más cercano y no puedes simplemente evitarlo o pasar de ello. ¡Te deseo mucha suerte en el camino!ResponderCancelar

  • Rosa Ma Navarro - Gran tema el que has tocado hoy Gemma. Por suerte yo soy de las que los pensamientos y las cosas negativas de la vida las suelta rápidamente, pero vivo con una persona que no es así y es realmente agotador. Ojalá supiera como ayudarla porque además no se deja.
    Una abrazo.ResponderCancelar

    • Gemma - Pues danos algunos consejos ;)

      No me había planteado cómo debe ser desde el punto de vista contrario. Solo recuerdo cuando a mí me pasaba algo así, es la sensación de que no puedes parar de pensar en algo, por más que quieras, es como que la idea no abandona tu cabeza y no lo puedes evitar. Sé que eso no lo justifica, pero de verdad que es inevitable y cuesta muchísimo de pararResponderCancelar

  • Aurora - Gracias por compartirlo me hizo mucho bien porque me siento terrible tengo q de jarel pasado y ya se como graciasResponderCancelar

  • Irma - GEMMA!Creo que todas pasamos por estad cosas graciad por traer el tema!! Claro que es dificil!!! Pero cuando ponemos fria la mente ves que llegamos sin nada y nos vamos sin nada!!! Y que hay que disfrutar al maximo lo que tenemos en su momento!!! Decir,hacer y tener en el momento gozarlo al maximo.
    yo tambienme pongo triste pero pienso que vendra algo mejor!!! Y confio en Dios que asu será!! Abrazo!!!ResponderCancelar

  • María Aurora - Me encanta leerte siempre encuentro alguna cosa con la que me encuentro muy identificada contigo y esta vez especialmente… ahora para mi es más fácil dejar ir pero hace un tiempo me costó años de terapia… Ojalá te hubiera conocido antes, pero claro en aquella época tu eras una niña y habría sido difícil. Ahora con tus posts me ayuda mucho a reflexionar…Un beso grande, como tú GemaResponderCancelar

    • Gemma - ¡Muchas gracias por tu comentario! Saber que estáis ahí y que muchas veces os sentís identificadas con lo que leéis es muy importante para mí :)

      Para mí las charlas con la psicóloga fueron muy esclarecedoras, me ayudó mucho hablar sobre esto y entender cómo funcionaba mi cabeza. De nuevo, MUCHAS GRACIAS :***ResponderCancelar

  • dragonfly - Ayyy Wasel, te leo y me siento tan identificado. Le doy tantas vueltas a cosas que pasaron y no volverán (aunque le doy algunas vueltas menos de las que les daba), me cuesta dejar ir a personas, guardo un montón de cosas en su mayoría absurdas y también me cuesta tirar ropa vieja, aunque esté rota, en mi caso sobre todo zapatillas.

    Yo también he sufrido (o sufro, hoy es UNO DE ESOS DÍAS) de ansiedad y depresión y los días menos buenos se que no me encuentro bien cuando un mismo pensamiento negativo se repite hasta el infinito o cuando recuerdo momentos que pasaron hace uno o dos años constantemente.

    Muchas gracias por éste post, nos va a servir de ayuda a muchos.ResponderCancelar

    • Gemma - Mira, una de las cosas que más me ha ayudado a soltar emocionalmente es deshacerme de muchos recuerdos de otras personas, de momentos… Me he visto en muchas situaciones de tirar cosas y estar la mismo tiempo llorando, pero te prometo que es mejor. No tener esas cosas contigo, o cerca, es un mundo. Libera y ayuda.

      Como persona que ha tenido ansiedad y depresión (y que siempre creo que tendré aunque ahora esté bien, porque para mí es algo que sé que puede volver), no puedo darte un truco mágico, pero sí sé que no se puede tirar la toalla. Un besoResponderCancelar

Pintar un cuadro en dos horas con Salir Con Arte

Lo que os voy a contar hoy me emociona especialmente. Es una de esas cosas que haces sin pensarlas demasiado, porque si las pensaras no te atreverías a hacerlas. Por lo menos si eres como yo, introvertida y poco dada a situaciones en las que se juntan cosas que no dominas + gente desconocida + probarse a una misma. Y seguro que muchas de vosotras os apuntaríais a algo así sin pensarlo (por eso mismo lo cuento, ¡para que probéis!), pero para mí es importante :)

Hace un par de semanas, justo antes de que terminara el año, me apunté a una experiencia pictórica de Salir Con Arte. ¿Y esto qué es? Pues consiste en acudir a un local de tu ciudad, y pintar un cuadro en dos horas mientras te tomas algo. Así como suena. No es para gente que pinta, ni para grandes dibujantes, es para cualquiera que tenga un mínimo de inquietud. Los profes te guían en todo el proceso para enseñarte a reproducir el cuadro de esa sesión, y además tienes todos los materiales incluidos.

Salir Con Arte
Salir Con Arte
Salir Con Arte

Una noche descubrí que esto existía y me pareció una forma genial de terminar el año, haciendo algo diferente, creativo y divertido. ¡Y me encantó! Seguro que repetiré en cuanto vuelvan a hacer otra sesión en Alicante con un cuadro que me guste. Convencí a mi amigo Rafa para que fuera conmigo, y nos lo pasamos súper bien :)

El local escogido fue The October Press, un sitio increíble que yo no conocía (y que seguramente no hubiese descubierto si no llega a ser por esto). Es un bar, una tienda, una imprenta, un café… es cultura, así en general. Ya podéis haceros una idea con las fotos de esta entrada. Yo me lo quería llevar todo, jajaja. Y encima tienen un perrito que es amor puro, no se puede pedir más.

Salir Con Arte
Salir Con Arte
Salir Con Arte

Yo me tomé una cervecita mientras pintaba el cuadro, porque no sé cómo me hubiera salido con algo más fuerte, jajaja. Los profesores te van ayudando todo el tiempo para que tu cuadro salga como el original, y curiosamente, a nadie le salió algo feo o mal hecho. ¡Y todos terminamos nuestro cuadro en las dos horas que dura el evento! Vamos, que si estáis pensando que es algo complicado porque no habéis pintado nunca, olvidadlo, es una experiencia muy guay incluso para alguien que no ha cogido un pincel en su vida.

Salir Con Arte
Salir Con Arte
Salir Con Arte
Salir Con Arte

Salir Con Arte funciona en muchísimas ciudades de España, podéis ir viendo todos los que se organizan aquí. Lo interesante es escoger un cuadro que os guste, claro está, o con una técnica que os gustaría aprender. A mí me gustó aprender a pintar nubes, que era algo que no había hecho nunca y resulta que es más fácil de lo que pensaba :D

Además, si dais Like a la página de Facebook de Salir Con Arte, tenéis un descuento a la hora de reservar plaza. ¡Y os recomiendo que veáis el vídeo de presentación de su web!

Salir Con Arte

Y ahí podéis ver el resultado de nuestras dos horas de pintura, los cuadros que pintamos Rafa y yo, jajaja, para mí gusto quedaron genial y se nota lo bien que nos lo pasamos.

Os recomiendo mucho que probéis esta experiencia, es súper divertido tanto para uno mismo como para ir con amigos o hacer un regalo, si buscáis un plan diferente para pasar la tarde al mismo tiempo que descubrís locales nuevos, ¡no lo dudéis!

Entradas relacionadas:
  • Carolina - Menuda experiencia, vaya que si mola!!
    A mí me acabas de dar una idea de propósitos de Año nuevo: lanzarme más a planes así (que de otra manera no hubiera hecho ni loca jajaja)ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Nos lo pasamos genial! En ningún momento sentí que nadie estuviera preocupado de verdad por si hacía mal su cuadro, y si alguno decíamos algo los demás nos echábamos a reír, en plan “pues mira el mío” o “pues ven y me pintas esto a mí porque los míos son una birria”, pero todo de buen rollo :D

      Esto son esas cosas a las que siempre te gustaría apuntarte, pero que no te atreves. Por eso en cuanto me saltó el anuncio de que esto existía me apunté, para no arrepentirme, que me conozco, jajajaResponderCancelar

  • Sandra - Muchas gracias Gema! Por este descubrimiento!! Me he enamorado nada más verlo y como soy de Alicante, lo probaré. Estoy deseando lanzarme a cosas así. A ver si vuelvo a reencontrarme con la pintura. Muchas gracias de verdad. Un bedazoResponderCancelar

    • Gemma - Te lo recomiendo completamente :D Eso sí, ve fijándote en los eventos que aparecen en su web porque ahí puedes ver el cuadro que se va a pintar (para saber si te gusta o no), a mí me gustaba el que pintamos y además me pega bastante con la decoración de casaResponderCancelar

  • Lilith - La actividad tiene una pinta estupenda, qué pena que no tienen nada programado aquí en Asturias de momento, tendré que esperar a ver si se animan a venirse por éstas tierras!
    Los cuadros os han quedado geniales por cierto, muy interesante la entrada :)ResponderCancelar

    • Gemma - Pues te prometo que hacer hacen, porque me suena de haberlo visto en la programación anteriormente. Hacen muchísimos eventos, así que atenta :DResponderCancelar

  • Carolina - Acá en Argentina también se hace! Todavía no me anime a ir, pero viendo lo bien que se la pasaron seguramente este año lo voy a intentar!
    Encontré tu blog de casualidad buscando algo en Google, me encanta!!
    Te mando saludos desde argentina :DResponderCancelar

    • Gemma - Te animo a que lo pruebes, yo me lo pasé mucho mejor de lo que creía que sería, jajaja. Un beso!ResponderCancelar

  • Cristina Nicolás - A partir de que edad pueden acudir??? GraciasResponderCancelar

    • Gemma - Hola, pues no te sabría decir porque como estoy bastante lejos de la mayoría de edad, jajaja, pero puedes consultarlo en su webResponderCancelar