Las increíbles microminiaturas de Manuel Ussá

Lo sé, sé que esta entrada no es algo que publicaría habitualmente en el blog. Pero es que me quedé tan impresionada con el trabajo del artista Manuel Ussá, que tenía que compartirlo. Porque lo que él hace es algo que hay que ver al menos una vez en la vida. Os prometo que después de haber entrado en los dos museos que hay sobre su obra en Guadalest, te cambia la perspectiva del mundo.

Manuel Ussá es un artista alicantino de 84 años que lleva toda su vida esculpiendo obras de arte con la particularidad de que lo hace en miniatura. Pero no tal y como entendemos la palabra “miniatura”, si no que trabaja a una escala tan pequeña que él mismo ha tenido que construir las herramientas de trabajo (sus pinceles son invisibles al ojo humano, no es broma). Trabaja controlando la respiración y aprovechando la pausa entre latido y latido de su corazón para no destruir las piezas. Tal cual. Ya sólo con esto, os podéis imaginar que lo que hace es bastante particular.

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

Los dos museos que podemos visitar y que contienen su trabajo están en Guadalest, uno es el Museo Microgigante y el otro es el Museo Macrogigante, y aunque en los dos hay miniaturas, son bastante distintos. La entrada a cada museo cuesta 4€, pero podéis comprar el pase para los dos museos por 6€. No podría deciros si uno me gustó más que el otro, son diferentes y para mí merecieron la pena ambos.

Las imágenes de arriba corresponder a obras del Museo Macrogigante, y como podéis ver, el trabajo de Manuel Ussá se inspira en la naturaleza y trabaja sobre materiales como conchas, semillas, piedras e insectos. Y sí, lo que veis arriba es una hormiga de verdad tocando el violín :)

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

Este museo es una pasada porque combina obras minúsculas con otras enormes. Todas las esculturas del museo las ha hecho él y se centran en una obra llamada “El corazón de la naturaleza”. En la planta baja hay un corazón que simboliza las raíces y atraviesa el techo para llegar al piso de arriba donde está el árbol con sus ramas y frutos. Es increíble y está lleno de detalles que puedes pasar horas contemplando.

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

Para poder ver las microesculturas es necesario utilizar lentes especiales y microscopios, son tan pequeñas que con una lupa no es suficiente. Lo más alucinante es que si intentas ver algunas a simple vista, podrías decir que estás mirando un espacio vacío, porque son prácticamente invisibles. Tenemos a la hormiga tocando el violín, un autorretrato de Manuel Ussá esculpido en un grano de arena, una plaza de toros construida en la cabeza de un alfiler, una pulga montando en bici…

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

De este museo, mi escultura preferida es la que veis arriba, el nacimiento de un hombre desde el interior de una semilla. La escultura gigante del piso superior del museo también me gustó mucho por la cantidad de detalles que tiene. Para poder contemplarlos todos, hay un espejo que cubre el suelo y refleja toda la parte del techo.

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

¡La escalera para subir a la segunda planta es una caracola gigante!

En este primer museo, que encontramos justo a la entrada del pueblo (hay que pasar por delante de él para seguir ascendiendo por las calles), está permitido hacer todas las fotos que queramos, y su encargada estará encantada de explicaros en qué se inspira Manuel Ussá para construir sus miniaturas.

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

En la subida al castillo, en la calle principal del pueblo, encontramos el segundo museo, el de Microminiaturas. Aquí la cosa cambia: aunque seguimos hablando de esculturas en miniatura, para poder ver éstas hacen falta lentes mucho más potentes porque todo es realmente enano e invisible. Arriba podéis ver a mi amigo Rafa contemplando un elefante esculpido sobre la cabeza de un mosquito. ¡Ja, parece que me lo esté inventando, pero no!

Podéis ver que no exagero con lo de que son invisibles al ojo humano:

Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá
Museo Microminiaturas y Macrogigante Manuel Ussá

Entre las cosas que podemos ver en este segundo museo están la Estatua de la Libertad dentro del ojo de una aguja (también está la Torre Eiffel y la Torre de Pisa), una rosa pintada en la sección de un cabello, la Maja Desnuda de Goya pintada en el ala de una mosca, una carrera de galgos en un cabello… y un montón de esculturas de ninfas pequeñísimas a lomos de insectos, dentro de semillas, etc. También hay varias obras clásicas talladas en tiza, en miniatura, cómo no.

Este museo es más pequeño que el primero pero para mí fue más impactante por el tamaño de las esculturas. Lo único malo es que no se pueden hacer fotos, las que veis aquí las hicimos de tapadillo :P


Resumiendo, me parece increíble que esto exista. Que alguien tenga ese arte y esa dedicación (lo de trabajar entre latido y latido me deja sin palabras) y no sea algo reconocido, uf, es algo que no puedo entender. Ya sólo por estos dos museos merece la pena venir hasta Alicante y visitar Guadalest. De las cosas más insólitas que vais a ver en vuestra vida.

Entradas relacionadas:
  • motagirl2 - Yo estuve de pequeña y me impactó un montón! Ahora me has dado ganas de volver :DResponderCancelar

    • Gemma - Jajaja, yo también fui cuando era muy pequeña, pero la verdad es que no recordaba casi nada de lo que había en el museo, así que esta vez ha sido muy impactante ver todas las esculturas, algunas te juro que no me creía que de verdad estuvieran ahí O_OResponderCancelar

  • Christian - ¡Es impresionante! Yo he estado varias veces en Guadalest y en sus peculiares museos y es algo que recomiendo a todo el mundo si tienen la oportunidad de ir. Merece mucho la pena porque te maravillas con cosas diminutas, con detalles minúsculos.

    ¡Gran post!ResponderCancelar

    • Gemma - ¡Y tanto! Para mí mereció mucho la pena entrar a los museos que hay en el pueblo, especialmente a estos dos. El de las torturas medievales me dio muy mal rollo, jajaja.ResponderCancelar

  • Carolina - Increíble! Me ha impactado mucho la técnica de cómo trabaja el artista y que tenga que fabricar sus propios instrumentos :OResponderCancelar

    • Gemma - En la entrada al museo hay una vitrina donde se pueden ver todas las gafas, lentes, lupas y demás que ha usado a lo largo de los años para poder hacer las miniaturas, es muy fuerte. Es que por ejemplo, hay algunas que no son visibles al ojo humano, es como mirar un expositor vacío… sólo las ves con el microscopio. Y lo de que trabaja entre latidos del corazón para no romper las esculturas, bueno, eso ya es la leche. Sólo puedo pensar en la dedicación y el esfuerzo que requiere esto, para que luego digan que el arte no vale para nada.ResponderCancelar

Mis favoritos #29

El verano se acaba… hace unos cuantos días que lo noto. Las noches por aquí ya no son iguales y empieza a refrescar (aunque aún hay alguna en la que no podemos dormir por el calor), todo el mundo se prepara para el inicio del curso, y ya no hay tantas flores en el barrio. Me va a dar mucha pena que se termine el verano, pero lo cierto es que espero con ilusión la llegada de septiembre porque traerá muchas cosas nuevas. Además, han sido tres meses de cerrar viejos capítulos de mi vida, y voy a empezar otoño con muchos cabos atados y la sensación de que todo puede pasar.

Cosas que me han encantado este mes:

Mis Favoritos #29 - Longboard

Volver a montar en el longboard, que había dejado unas semanas de lado porque mi compi de longboard tuvo una caída (y yo soy buena compi y esperé a que se hubiera recuperado).


Mis Favoritos #29 - Comer panal

Hacía muchos años que no comía panal, ¡podría estar todo el día con un trozo en la boca! Esta cajita de panal es mi fiel compañera últimamente (esto es una de esas cosas que deberías hacer si vas a Guadalest).


Mis Favoritos #29 - Sellos y scrap

Estos sellos de Kelly Purkey que han llegado justo a tiempo para esta página sobre las Perseidas en mi Traveler’s Notebook (y gracias Amazon por vender cosas a precios y envío razonables).


Mis Favoritos #29 - Blackie

Esta semana hemos sido uno más en casa, mis padres se han ido de vacaciones y Blackie se ha quedado con nosotros (y os puedo asegurar que tres perros son demasiado, voy a tardar una semana en recuperarme).


Los enlaces interesantes del mes:

– Tengo un problema (llamadlo obsesión) con los bolsos de ganchillo. Lo que me pasa es que no puedo dejar de pensar en hacerme uno, o varios. Y cuando más raritos, mejor. Como este, o este. Y de este ni os digo <3 - ¿¿Habéis visto los "September Specials” de Traveler’s Lounge?? Traveler’s Factory ha sacado un montón de novedades para el año que viene y me va a costar mucho no hacerme con ninguna, pero la edición del aeropuerto de Narita… ay.

– Hice este curso de branding en SkillShare y os lo recomiendo si queréis definir vuestra marca un poco más. Es claro, conciso y cortito, así que os da tiempo antes de volver al trabajo (y en el enlace tenéis 3 meses de Premium por 0,99$).

– Necesito hacerme esto.

Bullet Journal for Professionals. Y de paso, te recuerdo que tenemos un grupo de Bullet Journal en español que está cerca de sobrepasar los 1000 miembros :D

Un montón de tutoriales para trabajar en telar de alto lizo.


Por cierto, quería dar las gracias a todas aquellas que se han tomado la molestia de contestar a lo que pregunté en la última newsletter, y deciros que vuestros deseos son órdenes y que lo que yo tenía en mente para esta nueva temporada del blog coincide totalmente con lo que me habéis pedido, ¡muchas gracias por darme vuestra opinión!

Que tengáis un buen fin de semana.

Entradas relacionadas:
  • Carolina - Uy la mochilaaaaaa, entiendo tu necesidad de hacerlo ya!
    Y CAL para un bolso de ganchillo?? ;)
    Por último, panal, es la primera vez en mi vida que lo veo :O con el culo torcido me acabo de quedar, jajajaja.
    Cada vez más me gusta la sección de favoritos, yuhuuuuuu!ResponderCancelar

    • Gemma - Pues la del post está hecha con un pantalón, aunque mi idea es hacerla con tela y cuero, porque quiero poder elegir colores, etc. Y además no tengo nada con qué hacerla, jajaja. Oye, lo del CAL no me parece mal, ¡solo necesito saber qué tipo de bolso elegir! Que no creo yo que haya mucha gente que quiera hacer el del pug XDDD

      ¿No sabías que se come? Jijijiji, está muy rico, es miel claro, pero con mucho más sabor :)ResponderCancelar

  • motagirl2 - ¡Pues yo estoy justo al revés! Este año mi chico y yo decidimos cogernos las vacaciones en Septiembre, y no me arrepiento en absoluto! Está todo el mundo con la bajona de la “vuelta al cole” y yo en plan “¡sólo me queda una semana para irme de vacaciones!”, haciendo planes y todo eso jaja
    Pensaba q trabajar en Agosto iba a ser más duro, pero entre el aire acondicionado, los clientes de vacaciones, el horario de verano… Vamos, está siendo muy light.
    Y además, en Septiembre es todo más barato, hace más fresco (=menos pereza para hacer cosas), hay menos gente… Vamos, todo ventajas :)ResponderCancelar

    • Gemma - Es que septiembre es el mejor mes para viajar en vacaciones, en esto estoy completamente de acuerdo. Ya se ha vuelto todo el mundo a casa y hace menos calorcito :DResponderCancelar

  • Ruth - Lo del panal me ha dejado impactada!! No conocía su existencia ni lo he visto en la vida, jajaja!!
    La verdad es que da pena que se termine el verano, más que nada porque he podido disfrutar de casi 3 semanas de relax, y eso es toda una novedad. Da pereza tener exámenes y tener que estudiar en verano pero bueno, se lleva como se puede. Eso sí, el inicio de Septiembre para mí es inicio de nuevo año y creo que va a ser estupendo y muy movidito!! :)
    Me encanta el bolsito de crochet del zorrito, es muy monoso.
    P.d. Mola el dibujo del zorro del longboard, sigo pensando que como tatuaje no tiene precio :PResponderCancelar

    • Gemma - Jajajaja, pues aquí por lo menos yo lo he encontrado en dos sitios (uno de ellos es Guadalest que es donde lo compro cuando voy, una vez al año, no hace daño). La primera vez que lo vi me quedé flipando porque no tenía ni idea de que se pudiera comprar y comer así. No soy fan de lo dulce y no tomo azúcar, pero sin embargo el panal me encanta. Es como un caprichito saludable :)

      ¡Y yo también pienso lo de la pegatina del longboard! No sé yo si llevarla cuando quiera tatu nuevo y que le cambien un poco la cara a la chica para que se parezca algo a mí, jajaja, es muy yo.ResponderCancelar

  • Raquellogs - ¡Me ha encantado la mochila hecha con un pantalón!
    Me lo voy a estudiar porque soy totalmente nula en esto de coser, pero me he “enamorao”.

    ¡Besitos!ResponderCancelar

    • Gemma - Me leí el tutorial entero y me pareció relativamente fácil, y yo también soy nula para la costura, jajaja, no paso de saber hacer bolsas de tela, dobladillos y poco más. ¡Conseguiremos hacer la mochila! Hay que proponérselo :)ResponderCancelar

  • Rafael - Para mi volver a coger el longboard también ha sido de mis cosas favoritas, que después del “accidente” ya había ganas, y más de cogerlo contigo!!!! gracias por esperarme :)
    Y lo de la mochila con el pantalón mola mil, yo tengo varios para que hagamos una prueba, que mi pata es más larga, jajaja, eso sí, hay que hacer 2!!!! jajajaajResponderCancelar

  • Sole Silbando - Sabes que nunca he probado un panal? Qué digo, no sabía ni que se pudiera! Me has dejado intrigadísima.
    (Pobre perrillo, con esa carita da una pena…)ResponderCancelar