Bullet Journal: gestionar proyectos

Reconozco que hasta que no empecé a utilizar el sistema bullet journal no me había planteado registrar mis proyectos de ninguna forma. Todo estaba en mi cabeza, y a veces anotaba tareas relacionadas con un proyecto concreto, pero era algo muy vago. Sinceramente, pensaba que si tenía un plan mental de lo que quería hacer, ya era bastante para llevarlo a cabo, craso error. He aprendido que los proyectos requieren de planificación, y cuanto más detallada, ¡mejor!

Una de las cosas que quería hacer en este post era enseñaros algunas páginas de mi bujo donde he ido desarrollando proyectos, pero no va a poder ser porque toda la información que tengo ahí prefiero que no esté en internet. Así que intentaré explicar de la mejor manera posible cómo lo hago :)

¿Qué entiendo yo por un proyecto?

Para mí la diferencia entre una colección normal y un proyecto se basa en el nivel de desarrollo que necesito hacer en mi cuaderno. Las colecciones por lo general son listas o información resumida sobre algún tema en concreto, como mucho pueden ocuparme dos páginas. Mientras que un proyecto consta de varias partes y de mucha información distinta (recopilación de ideas, un calendario, tareas, notas…), y ocupa varias páginas. Los proyectos son tareas grandes o metas que voy dividiendo en pasos.

Por ejemplo, la lista de las cosas que quiero meter en la maleta para unas vacaciones es una colección, pero si quiero renovar una habitación de casa, es un proyecto. Utilizo los proyectos para asuntos personales y también de trabajo (¿recordáis el Bundle DIY? Pues para eso por ejemplo preparé un montón de hojas varias semanas antes de que se pusiera a la venta).

Es como tener un mini bujo dedicado para un tema específico.

Cómo organizo los proyectos en mi bullet journal

Empiezo siempre en la siguiente página libre de mi recambio de colecciones (ya sabéis que yo uso un Traveler’s Notebook y tengo separadas la parte “agenda” y la parte “colecciones”).

Escribo arriba el nombre del proyecto, como título. Por ejemplo: “Promoción Bundle DIY” o “Curso Online Aprende a Tejer”, ¡lo que sea! Y empieza la fiesta :D

1. Primero utilizo una página como lluvia de ideas e información, algo así como un “brain dump” de todo lo que tengo en mi cabeza relacionado con ese proyecto. Qué cosas espero conseguir, qué creo que debería hacer, los pasos que no puedo olvidar, las fechas importantes y plazos. Así como inspiración, imágenes relacionadas (si hace falta)… es como un tablero de inspiración e ideas desordenado y caótico.

2. Después divido el proyecto en pasos, basándome en la información anterior y las fechas a cumplir. Por ejemplo, si quiero publicar algo en cierto día, divido las tareas que tengo que hacer antes de que llegue esa fecha. Es decir, convierto todo lo que he apuntado durante la lluvia de ideas en pasos accionables. En este momento no coloco nada en un día concreto ni en el calendario, solo me aseguro de que todo lo que he de hacer está por escrito, cada tarea y paso a tener en cuenta.

3. Ahora sí, preparo un calendario que incluye desde el momento en que voy a empezar a trabajar en el proyecto, hasta la fecha en la que ha de estar terminado (hay proyectos en los que el calendario no es necesario porque son cosas de carácter personal que no requieren de fecha de entrega o presentación). Este calendario lo hago como el del registro mensual. Me resulta muy fácil organizarme de esa forma y verlo todo rápidamente, y prepararlo como en el registro mensual no lleva apenas tiempo.

En el calendario voy colocando las tareas e información importante que ya conozco sobre el proyecto, y voy organizándome con las cosas por hacer para no agobiarme a última hora. No añado pasos detallados, es más una escala de tiempo para organizarme que una hoja sobre la que trabajar.

4. Una vez que está todo organizado y claro, paso a la parte de desarrollo, que puede ocupar tantas hojas como sea necesario, ¡es lo bueno del bujo! Lo que hago es ampliar la información sobre las tareas que tengo que hacer para el proyecto o desarrollar las notas que he ido tomando. Dependiendo de lo que sea, puede ocuparme poco o mucho espacio, y son cosas muy variadas según el proyecto. Por ejemplo, puedo hacer una lista de muebles que quiero comprar para esa habitación (en el caso de un proyecto de renovación de un cuarto), con información sobre la tienda donde voy a ir a verlos, o webs con productos, etc. Si por ejemplo hablamos del caso del Bundle DIY puede ser que anote cosas sobre promoción en redes sociales o que haga bocetos sobre un PDF para compartir en mi blog.

Es toda la información que quiero tener a mano, consultar o que puede ser relevante, pero que no se puede poner en el calendario.

5. El último paso es trabajar en el proyecto, ¡eso es lo más importante! Si no, todo el trabajo no habrá servido de nada, por supuesto. Pero con la preparación del proyecto ya tenemos una buena parte hecha. Es tranquilizador saber que no te olvidas de nada importante y que puedes reorganizarlo todo según necesites sobre la marcha (porque los cambios y los imprevistos, existen).

Así es como trabajo con la mayoría de proyectos o tareas grandes que tengo que llevar a cabo. Explicado así parece complicado o largo de hacer, pero en realidad se puede preparar todo en una hora y luego añadir información en las páginas en los días siguientes si es necesario. Y sí, he notado mucha diferencia en cuanto a productividad cuando me organizo de esta forma con los proyectos. Me ayuda a verlo todo de manera más real, más tangible.

¿Cómo organizáis vosotras los proyectos en vuestro bullet journal? ¿Lo hacéis en papel o en versión digital?

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

The Curated Closet: un armario a tu medida

Cómo de seria me estoy poniendo con el tema de armario. De verdad, quién me iba a decir a mí que me iba a importar tanto, aunque bueno, me importa por motivos diferentes a los que creía que lo haría, ¿se entiende? Es decir, me importa cero como herramienta para ir a la moda o vestirme “bien”, y me importa muchísimo como forma de expresarme y de ir siempre a gusto conmigo misma :P

Todavía me queda un poco para terminar el libro, y lo estoy disfrutando y usando de forma que no imaginaba. Hasta me he descubierto repasando varios capítulos y rellenando páginas y más páginas del cuaderno que preparé para este experimento. Ya lo dije, ¡pero sigo encantada! Os voy a hacer un resumen de lo que he ido avanzando hasta ahora, sé que me pedisteis fotos del cuaderno, y pensaba ponerlas aquí, pero la verdad es que es todo muy desastre y está lleno de anotaciones rápidas (y nada bonitas).

Mi estilo

Hasta ahora mi mayor meta era encontrar mi estilo a la hora de vestir. Pero estaba muy equivocada porque creía que tenía que encajar en un solo estilo, y ceñirme a él. Pensar en limitarme a un estilo único me daba dolor de cabeza… soy una persona creativa y hay días en los que me siento más rockera, otros en los que voy más ladylike, y otros en los que prefiero un estilo boyfriend. Todo eso y más soy yo. No puedo quedarme con uno solo porque sería perder parte de mi forma de expresarme con la ropa. Pero con The Curated Closet he aprendido que puedo oscilar entre varios estilos y mezclar, ¡y eso me gusta mucho!

Ahora tengo claro que mi mezcla de estilo francés, minimalismo y toque rock mola ;)

Mis colores, mis prendas que sí y que no

Con esto también he avanzado un montón. Hasta ahora no me había planteado el asunto de los colores. ¿No os pasa que si os ponéis a mirar en vuestro armario hay una paleta bien definida? Pues yo pensaba que no tenía unos colores favoritos y resulta que sí. En realidad casi toda la ropa que tengo ya pertenece a la paleta que he escogido finalmente con la ayuda de los ejercicios del libro, pero también he aprendido a ver qué colores no me van (por ejemplo, marrones oscuros, lilas o azul cielo). En el próximo post que haga sobre este tema os enseño todos los colores en su proporción correcta respecto a mi armario.

Otro de los ejercicios consiste en descubrir qué tipos de prendas y cortes nos gustan o no nos sientan bien, y por suerte ya lo tenía claro (debe ser lo único) antes de empezar a organizar mi armario. Los tirantes muy finos (en camisetas), el volumen en la zona de los hombros y los volantes en la parte central del cuerpo no me gustan. Sin embargo los vaqueros muy ajustados, los monos cortos y los vestidos maxi me encantan y me siento genial con ellos. Respecto a pantalones: o muy ceñidos o estilo boyfriend, pero nunca con corte recto o tipo bootcut. Y así con un montón de prendas, que os aburrirían si tuviera que enumerar una por una. De este ejercicio lo que más me gustó fue la parte práctica de ir a probarme cosas que de entrada nunca me probaría, y así poder experimentar con diferentes cortes y formas.

La lista de prendas que quiero incluir en mi armario

Una de las recomendaciones que se hacen a lo largo de todos los capítulos es que no nos deshagamos de toda la ropa que no nos gusta de una vez. Tiene mucho sentido, porque una vez que te has puesto con el libro, te emocionas, y si no tienes cuidado, te puedes quedar sin nada que ponerte (y no es broma, teniendo en cuenta que mi armario ya estaba muy seleccionado).

Aunque en un principio no iba a hacer limpieza porque creía que mi armario no lo necesitaba… la he hecho. Y puede que todavía elimine un par de prendas. No he sacado mucho, pero sí que había aún alguna cosa que me empeñaba en ponerme a pesar de no sentirme cómoda con ella, o ropa que me gustaba más en mi mente que puesta, cosas que pasan.

Y una vez que tenía claro el tema del estilo, de las formas y prendas que me gustan y los colores que quiero, faltaba lo más importante: hacer una lista de prendas que nos gustaría incorporar al “armario perfecto”. El requisito principal de esta lista consiste en ser muy específicas con las prendas. No vale decir “algo gris”, si no que hay que intentar concretar para poder buscar después. Por ejemplo: un jersey gris casual entallado y con cuello alto que actúe como un básico de armario.

Para la lista he utilizado la libreta y también la web de ASOS. No significa que vaya a comprar toda la ropa ahí, pero he ido guardando prendas que coinciden con lo que voy a buscar para así tener una lista mucho más visual y concreta. La lista final también os la enseñaré en el próximo post sobre el tema del armario, cuando tenga todo más cerrado, junto a la paleta de colores.


Por ahora es todo lo que he avanzado, y me parece muchísimo. De verdad, si tenéis dudas o problemas con vuestro armario, no os puede faltar este libro, es mágico. ¿Alguien más está en el mismo proceso con su armario? A mí me encantaría terminar las tareas más grandes y difíciles antes de que acabe el verano, pero voy despacito… disfrutando de cada paso.

Escribe aquí tu comentario

Tu email nunca será publicado ni compartido. Los campos marcados son obligatorios *

Me llamo Gemma y soy una apasionada del craft y de la vida simple. En Wasel Wasel encontrarás inspiración para tus proyectos de punto, organización con el sistema bullet journal y mis aventuras en el mundo del minimalismo.

Follow

Mi tienda en Etsy

Sponsors

Suscríbete al blog

Los nuevos posts que publique llegarán directamente a tu email, no te perderás ninguna entrada :)

Bullet Journal en español

Menu