Mis Favoritos #36

Estaba deseando que terminara este mes. Ha sido un suplicio (excepto por un par de momentos buenos), pero nada dura para siempre, y ahora toca recibir mayo con los brazos abiertos.

Los días sin Romeo siguen doliendo muchísimo, y las noches son todavía peor… no consigo dormir o irme a la cama sin haber soltado alguna lágrima. Vader y yo vamos tirando, y es sorprendente ver todos los cambios que ha tenido que hacer para adaptarse a la ausencia de su hermano. Cada día lo lleva mejor y al menos ya vuelve a comer con normalidad y parece que se está adaptando a estar solo en casa (en toda su existencia nunca ha vivido sin Romeo). En fin, quería volver a dar las gracias a todas las personas que me escribisteis, por aquí o en privado, gracias. Significa mucho para mí.

Aquí tenéis los favoritos de este mes, y (sorpresa) casi todos hablan de minimalismo ;)

Cómo dejar de lado la adicción al móvil sin tener que comprar nada más, en unos sencillos pasos.

He colaborado en una nueva sección del blog de Reportera Literaria, concretamente hablo de biblioterapia y de esos libros que me han cambiado la vida.

Este Tumblr. En otro orden de cosas, estoy pensando en abrirme un Tumblr para compartir cosas varias de cuadernos, etc.

– Almacenar comida en la nevera sin plásticos y sin residuos.

El 5% menos puede marcar la diferencia.

– Seguimos con el ejemplo de hacer limpieza de armario. No solo es posible, es necesario.

Y además, no puedo perder la ocasión de recomendaros una película que podéis encontrar en Netflix: Spectral, y por supuesto, estáis tardando si no habéis visto todavía 13 Reasons Why. También os recuerdo que empezamos nuevo KAL en unos días y que esta vez podéis elegir vuestra técnica favorita entre punto y ganchillo, ¡apúntate y teje con nosotras!

  • Saray - ¡Mucho ánimo! el tiempo acaba paliando un poco ese dolor, pero hay que pasarlo, no hay otra.

    Me ha encantado lo del móvil, y a ello me pongo, aunque reconozco que estoy bastante desintoxicada a como veo al resto de la gente jeje, pero nunca es suficiente.

    Ya te comenté por twitter pero de netflix el documental de Minimalist me encantó :)
    Así como lo del frigo, todo los tupper que tengo son de cristal, fuera plastiquete
    Y del 5%…¡qué gran verdad! pero no sé si te pasa, que yo nunca tengo suficiente (de menos, quiero decir jaja) siempre buscando quitar más tiempo y más cosas para dedicarme a vivir ^^ResponderCancelar

    • Gemma - Nos parecemos mucho :D

      Ayer, que era fiesta aquí, por un motivo u otro estuve más de lo que quería pendiente del móvil, y no sabes lo mal que me sentí por la noche cuando me fui a dormir, jajaja. Tengo pendientes un montón de documentales.

      Yo siempre quiero menos: menos cosas, menos compromisos, menos personas/situaciones que me roben tiempo vital… ¡es un bucle sin fin!ResponderCancelar

      • Saray - ¡Qué vicio malo tenemos con esto del minimalismo! jajaja, fíjate que yo, cuando es fiesta, es cuando menos miro el móvil, y, no sé si te pasa, pero ahora veo al resto de la gente y me digo…si yo antes era así (que no lleva el rollo minimalista o gasta por gastar) ¿cómo era posible? ¡lo que puede cambiar la mentalidad!

        Pues si tienes algún documental del tema que recomiendes, encanta de verlo ^_^ResponderCancelar

  • Helena - Siempre tan interesante todo!!!! ResponderCancelar

  • Carolina - Bueno, bueno, tengo que leer con calma tu primer favorito porque sí, definitivamente tengo un problema con el móvil xD
    Por cierto, ¡también he caído con 13 Reasons Why! Madre, brutal. “The OA”, también de Netflix, me enganchó mucho.
    Creo que necesito un detox digital… jajajajaja
    Mucho ánimo con el duelo. Espero que pronto vaya pasando. Y un abrazo muy fuerte!ResponderCancelar

    • Gemma - Con The OA estoy a la espera de la siguiente temporada, porque me enganchó desde un inicio pero los dos últimos capítulos… no sé yo, me dejaron un poco sin saber qué decir, jaja.

      Sobre Romeo, you know.ResponderCancelar

Minimalismo aplicado: hacer la compra

Hace un tiempo que empezamos a hablar de las compras en esta sección de minimalismo aplicado, pero no había escrito sobre un tipo de compra muy importante (si no la que más importancia tiene), y es la compra que hacemos para casa, es decir: la compra de comida, de productos de higiene personal o para el hogar, etc. Aunque básicamente voy a referirme aquí al tema de los alimentos que consumimos, también se aplica a otras cosas como los productos de limpieza o las cosas que solemos comprar en pequeñas tiendas de barrio.

Y es que por muy minimalista que seas, es inevitable que tengas que ir al super, porque por suerte o por desgracia la mayoría de nosotros vivimos en ciudades y no tenemos una granja que nos autoabastezca. Pero hay maneras de hacer de ese acto de compra algo más sostenible y minimalista, sin duda ;)

Primero, antes de nada, tengo que recordar lo de siempre: el minimalismo requiere esfuerzo. No puedes pretender sentarte en el sofá y que tu compra sea más sostenible sin hacer nada. No puedes ir a hacer la compra al salir del trabajo, con el piloto automático, muerta de hambre, y pretender que tu cesta sea saludable sin más. Porque eso no sucede. Cambiar nuestros hábitos requiere tiempo y poner de nuestra parte. Dicho esto, es verdad que si vamos haciendo pequeños cambios podemos notar una gran diferencia, ¡no todo está perdido!

¿Qué entiendo por una cesta de la compra minimalista y/o sostenible?

– Es un carrito de la compra en el que llevamos todo lo que necesitamos, que nos evita tener que volver a mitad de semana a comprar algún ingrediente suelto (y haciendo que siempre piquemos con algo más que seguro no nos hace falta).

– Contiene mucha materia prima para cocinar platos ricos y buenos para ti, y pocos productos procesados.

– Todos los productos que incluimos vienen de una lista de cosas que usamos y necesitamos normalmente.

– Hay productos ecológicos y de proximidad.

– Hay productos a granel y en envases que llevamos de casa.

– Los productos frescos como la fruta y la verdura son de temporada (¡es muy importante educarse sobre este tema!).

Podríamos decir que es una cesta de la compra planificada, y creo que ahí reside el secreto del éxito a la hora de comprar y no estar gastando más dinero del que deberíamos, y sobretodo es donde se esconde el secreto para comer mejor :P

Yo le doy mucha importancia a comer bien. No quiere decir que nunca jamás coma cosas que no debo, (soy humana y claramente quiero probar diferentes cosas, pero de manera muy ocasional). Pero sí he ido haciendo una serie de cambios que repercuten directamente en mi salud y en mi forma de hacer la compra. Por ejemplo, dejé de tomar azúcar hace un par de años, tampoco suelo cocinar con sal, he reducido mucho el consumo de procesados (que a veces son taaaan convenientes), leo bien las etiquetas de los productos y me he pasado a los productos eco para muchas cosas. Además, consumo siempre de temporada y compro en el mercado. Y cocino, cocino un montón. Hay cantidad de alimentos que solemos comprar preparados y en realidad son muy fáciles de hacer en casa, donde podemos controlar los ingredientes y la preparación.

Llegados a este punto sé que más de una me va a decir “Es que no tengo tiempo para todo eso” o “No tengo ganas de complicarme con la compra, es algo que quiero hacer cuanto antes y ya está”. Lo entiendo, de verdad. Hacer la compra no es mi mayor pasión, ni mi mayor hobbie, seguro que el de nadie. Pero cuando entiendes que esa actitud influye directamente en tu salud (y por tanto en tu vida), que eres lo que comes y que conforme están las cosas hoy en día más te vale preocuparte de eso, el chip te cambia. Siempre lo comparo con un coche: ¿pondrías en tu coche la peor gasolina o de procedencia dudosa? ¿No crees que eso afectaría a su funcionamiento? Seguro que ahora crees que merece la pena molestarse un poco más por hacer la compra bien, ¿a que sí?

Cómo lo hacemos en casa

Las cosas que voy a enumerar a continuación son el fruto de un proceso largo, de un par de años o más. Quiero decir con ello que no debes pretender hacer todo eso de la noche a la mañana y por supuesto, debes buscar también tu manera, porque la mía solo es eso, mía. Ni la mejor, ni la más adecuada para todo el mundo, solo la que nos funciona en casa a nosotros.

– Hacemos una compra grande cada mes y medio aproximadamente. En esta compra entran todos los alimentos básicos como bebidas e ingredientes secos que no se estropean y que usamos para cocinar, etc. Lo compramos en el mismo super porque tenemos tarjeta de clientes y nos hacen ofertas personalizadas y además nos lo traen a casa, y podemos pedirlo online (nos ahorramos tiempo y además no hay que traer peso). Esta compra suele contener casi siempre lo mismo y todo lo que incluimos viene de una lista que hemos ido elaborando y puliendo para saber qué necesitamos. Así no tenemos que ir al súper constantemente y no compramos tonterías.

– Los sábados por la mañana madrugamos y hacemos la compra de productos frescos como verduras, frutas, carne y pescado en el mercado. No es la opción más económica, pero sí la más saludable. Además, nos aseguramos de que todo lo que compramos es de proximidad o de nuestro país (os sorprendería la cantidad de verdura y fruta que viene de fuera cuando aquí tenemos una excelente, preguntad y veréis).

– Aprovechamos toda la comida. Si algo no se va a consumir, se congela o se cocina para ser aprovechado, no se tira nada.

– Sustituimos todo lo que podemos por productos ecológicos (hay productos que consumimos eco exclusivamente, por ejemplo los huevos, el aceite, etc.). Suelo ir a un supermercado ecológico donde compro bastantes cosas.

– Igualmente, todo lo que podemos comprar a granel lo compramos, y si encima la tienda te deja llevar tus propios envases, mejor. Aunque en mi ciudad lo de llevar tu envase aún no está muy extendido y muchos sitios no lo permiten.

– No compramos pescado de piscifactoría. En cuanto a carne, escogemos la opción eco, ibérica o de corral, dependiendo del animal. Además, tenemos un carnicero de confianza, que elabora muchos productos el mismo con ingredientes controlados (¡hace hasta croquetas y san jacobos!).


Parecen muchas cosas a tener en cuenta, pero prometo que es mejor que ir al supermercado de la esquina y comprar todo lo que tienen en las estanterías sin pensar. No es necesario mucho tiempo para ver el cambio (y notarlo en tu cuerpo). Además, aunque muchas de las cosas que compramos tienen un precio más elevado que la opción “fácil”, se ahorra bastante, ya que necesitas comprar menos cantidad porque es de más calidad, y aprendes a cocinarlo tú, cosa que también es muchísimo más barato.

¡Se me olvidaba! El post está orientado principalmente a alimentos, pero hacemos igual con los productos de higiene personal y de hogar. Hemos cambiado todo lo que podemos por opciones más sostenibles (jabón sólido, cosméticos naturales, con poco empaquetado, etc.) y en cuanto a limpieza también hemos sustituido muchos productos por otros hechos en casa (no usamos fregasuelos comercial, ni limpiacristales, por nombrar algunos).

Espero que este post os haya dado algunas ideas, otro día os hablaré de cómo nos organizamos para el tema de las comidas, que está muy relacionado con el tema de la compra. Aquí somos dos personas, una de ellas come fuera de casa todos los días (con tupper) y siempre comemos platos tradicionales cocinados en casa, ¡y prometo que no nos volvemos locos para llegar a todo!

  • Tania - Súper interesante esta sección y este post en concreto! Tenemos que ir concienciándonos poco a poco de que siempre podemos hacer las cosas un poco mejor, y de que, en contra de lo que nos quieren hacer creer, no es tan complicado, con un poco de planificación y sentido común todo viene rodado.
    Aprovecho para hacerte una petición, y es que desarrolles en otro post el tema de la limpieza, los productos que usáis y cómo lo hacéis, ya que me interesa mucho. He descubierto el vinagre aromatizado con limón para limpiar cocina y muebles, pero me entran dudas en cuanto a productos para limpiar por ejemplo el baño y fregar los suelos.
    Muchas gracias!!ResponderCancelar

    • Gemma - La verdad es que sí, como dices, hay que ir concienciándose. Es que nos lo ponen todo tan fácil y tan bonito, en plan vas y lo compras y te lo comes sin tener que hacer nada… que es normal. Si le añadimos que nadie te dice todo lo que hay en ese tipo de alimentos y que cada día tenemos menos tiempo, pues ya tienes el cóctel perfecto :(

      Sí, haré un post sobre el tema de cocinar y también sobre el de la limpieza, pero ya te digo de entrada que el vinagre es un producto fundamental que usamos para montones de cosas de la limpieza en casa, por ejemplo, ¡es con lo que yo friego el suelo de casa y queda perfecto!ResponderCancelar

  • Saray - ¡Me ha encantado! nosotros, por temas de tiempo, al trabajar en horario partido los dos de lunes a sábado, y con el peque tuvimos que hacer, cuando nació, un menú mensual, lo tenemos pegado en el frigorífico y tenemos otro semanal, al que vamos pasando lo que toca esa semana (tenemos cinco semanas planificadas), entonces, el viernes por la mañana echamos un vistazo al menú de la siguiente semana, miramos toda la cocina para ver qué es lo que nos hace falta y lo anotamos, solo lo que nos hace falta para el menú de la siguiente semana, nada más. La carne la compra mi madre en el carnicero de toda la vida, al igual que la verdura y la fruta que nos la compra en el mercado.

    No te digo la cantidad de pasta que hemos ahorrado en este año y medio…alucinante.

    También hemos probado cajas de las que venden online de fruta y ha sido una experiencia satisfactoria, nada que ver, ahora andamos a la busca y captura de unos tomates decentes, porque da pena verlos…ResponderCancelar

    • Gemma - La organización con el tema de las comidas es clave, para mí en eso reside el “éxito” a la hora de comer bien todos los días y que no sea un motivo de estrés. Nosotros tenemos cierto número de platos para las comidas de mediodía y lo que hacemos es ir alternándolos entre sí según lo que hayamos cocinado la semana anterior, por ejemplo. La verdad es que con lo que es la comida no tenemos problema en repetir algún día entre semana, imagino que los que sean muy puntillosos con eso tendrán que buscar su propio método, jajaja.ResponderCancelar

  • Maite - Muy interesante este articulo. Te felicito.
    Yo estoy en ese momento de ir mejorando hábitos, en la misma linea que comentas tu y cada vez me gusta más. Es un hecho que debemos simplificar nuestra vida, llevar una vida más saludable y ser, como consecuencia, más felices.
    Gracias por esos consejos que nos has dado y te animo a que sigas escribiendo sobre el temaResponderCancelar

    • Gemma - ¡Gracias a ti por leer y comentar! Menos mal que cada vez hay más gente que empieza a preocuparse por estas cosas ;)ResponderCancelar

  • Carolina - Agradezco mucho que digas que los cambios empezaron hace años porque si no me sentiría un poco mal conmigo misma jajajajaja.
    En mi casa no cocinar no es una opción porque nos gusta mucho comer y sano. Nos funcionan los menús semanales: buscamos recetas de temporada o recetas para hacer con los ingredientes que hay por casa. Y creo que sí que tiene un impacto en el bolsillo grande. Lo de tirar comida es PECADO MORTAL (así tengo el congelador hasta los topes jajajajaja). Y últimamente me he unido a un grupo de chicas que también se reúne los sábados por la mañana para comprar en el mercado local y estoy intentando que ese sea mi próximo cambio.
    ¡Espero ir en la dirección correcta! ^^.ResponderCancelar

    • Gemma - Jajajajaja, será posible… lo mismo alguien con mucha fuerza de voluntad puede hacer todo eso de golpe, quién sabe. En mi caso ha sido algo que hemos ido mejorando con el paso de los años, porque como dices, nos gusta comer bien, ¡pero no sufriendo por ello! El congelador de aquí también tiene de todo, y encima como somos dos (como vosotros) casi todo viene para más cantidad y siempre nos da para dos veces.

      En tu ciudad hacéis cosas muy molonas, qué envidia. Aquí los sábados bajo la media de edad como 40 años, jajajaResponderCancelar

  • Sara - Exacto, como bien dices, es cuestión de “molestarse” un poco. Con planificación (una lista) y dedicándole un poco de esfuerzo, se pueden hacer cambios. En mi ciudad no hay sitios donde comprar a granel, pero hay algún mercado tradicional todavía o tienda suelta (casi todo lo ha centralizado un par de cadenas de supermercado). Como dices, es algo más caro comprar en ellas…solo a veces. Pero la calidad no tiene punto de comparación, por no decir el trato (recomendaciones, encargos, etc). ¿Dónde compras a granel y ecológico en Alicante? Me gustaría conocer sitios, para cuando voy de veraneo.ResponderCancelar

    • Gemma - Aquí tampoco hay mucha cosa, ya sabes que esta ciudad está más enfocada al turismo y hay poco sitio para negocios de ese tipo. Por suerte, en mi barrio (que es uno de los peores de Alicante, jajaja), el carnicero ha montado un mini super dentro de la carnicería con un montón de productos a granel. Queda decir que no son eco, pero sí permiten llevar tus envases. Luego también tienes a granel en Alcampo y en un par de tiendas eco del centro, los frutos secos de Herbolario Navarro son muuuuuy buenos.ResponderCancelar